Secretos y mentiras: La guerra de la información durante la Guerra Fría y hoy en día (1ª parte)

Guerra Fría En el curso de mi carrera de 30 años en la CIA, que comenzó unos años después de la construcción del Muro de Berlín en 1961, y terminó un puñado de años después de su caída en 1989, fui un participante activo en los juegos de propaganda, las acciones encubiertas (Covert Actions) de la CIA de esos años de la Guerra Fría. También fui un blanco ocasional de la propaganda de la KGB, sus Active Measures.

La rivalidad entre la KGB y la CIA era salvaje e imprecisa, pero había algunas reglas. Al menos para nuestro lado. Por lo menos entonces. Ahora esas mismas tácticas despiadadas usadas en el enfrentamiento de grandes potencias del siglo pasado están siendo adoptadas y adaptadas como estrategias normalizadas por el establishment político americano en la contienda electoral de una generación.

A principios de la Guerra Fría, el Congreso de EE.UU. ordenó que la CIA no permitiera que sus mensajes de propaganda de Covert Action (CA) contra la Unión Soviética fueran transmitidos a la opinión pública americana. En efecto, se nos prohibió incluso hacer propaganda inadvertidamente al país. Había una serie de buenas razones para esta prohibición, entre ellas que, con frecuencia, los ataques mediante CA más exitosos contra los soviéticos se basaban en verdades parciales, o incluso en falsedades absolutas. Eso era bastante justo en el enfrentamiento de casi medio siglo, en el que la verdad nunca fue tan esencial como el “¿funcionará?”.

La CIA hizo lo mejor que pudo para operar dentro de esas limitaciones; pero hubo algunas excepciones notables en las que una historia irrumpió en los medios de comunicación americanos y en la conciencia de la nación por su cuenta. En algunos casos, tal historia pudo haber sido recogida por la CIA e incorporada a su propio trabajo en el extranjero mediante un filtrado involuntario en los medios de comunicación de EE.UU. En otros casos, una historia pudo haber tenido la fuerza dramática para abrirse camino en los medios de comunicación de EE. UU por sí misma. En esos casos, poco podía hacer la CIA excepto asegurarse de que sus huellas digitales no estuvieran en la historia, y quedarse mirando mientras el espectáculo se extendía por todo el mundo y a través de América.

Un ejemplo notable de esa historia fueron las acusaciones del uso de bombas de juguete por las fuerzas soviéticas en Afganistán durante su ocupación militar de ese país, que duró un decenio. A mediados del decenio de 1980, un pequeño relato, que se originó vagamente en los combatientes de la resistencia afgana en Peshawar (Pakistán), estalló acusando a los soviéticos de emplear bombas de juguete, es decir, municiones de aire comprimido diseñadas expresamente para matar o herir a niños afganos.

La historia fue enterrada dentro de un flujo continuo de cuentos rococó, a veces difíciles de creer, que circulaban en la ciudad fronteriza de Pakistán. Casi de la noche a la mañana, las bombas de juguete se generalizaron y la historia estaba en pleno apogeo a nivel internacional. Tenía, de hecho, vida propia.

El relato provocó indignación en todo el mundo, con su reacción más explosiva en EE.UU. Artículos condenando la brutal táctica de disfrazar bombas como juguetes con el propósito explícito de mutilar o matar a niños afganos aparecieron en publicaciones que iban desde el New York Times hasta el Harvard Crimson. Las principales redes estadounidenses adquirieron imágenes, a menudo cocinadas o escenificadas, que mostraban cómo funcionaban supuestamente las bombas de juguete. Incluso hubo una demostración en una popular revista de noticias del domingo por la noche que mostraba una “bomba de juguete capturada” disfrazada de una muñeca rusa Matryoshka que explotaba con un efecto devastador.

¿Qué podría tener un mayor impacto que la visión de una muñeca rusa que explota en las manos de una niña afgana que cuida las cabras de la familia?  La cobertura masiva de los medios de comunicación incluso provocó una investigación de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

Fue una maravillosa y espontánea CA, completamente autogenerada. El mundo entero se unió contra el Imperio del Mal por sus ataques brutales y sin sentido contra los niños afganos. Eso hizo que los soviéticos se descontrolaran en Afganistán y en todo el mundo.

Pero era falso.

Como jefe de la CIA en Pakistán en 1986, mi misión incluía la gestión del programa masivo de CA de la Agencia en apoyo de los muyahidines afganos. En un papel que se asemeja al de un agente político británico del siglo XIX en la frontera noroeste, fui intendente y asesor político. Suministré miles de toneladas de armas a la resistencia afgana y dirigí sus esfuerzos de propaganda, todo con el único propósito de expulsar al 40º Ejército Soviético invasor de Afganistán.

Soviet PFM-1
Soviet PFM-1

Como la historia de la bomba de juguete creció exponencialmente, y como la CIA no tuvo participación directa en su creación, quería estar seguro de que Langley (sede del Cuartel General la CIA) conocía los hechos. Informé de que los llamados juguetes que, sin duda, habían herido y matado a tantos niños afganos eran en realidad submuniciones soviéticas conocidas como “bombas mariposa”, bombetas antipersonal PFM-1 de lanzamiento aéreo que se armaban después de impactar en el suelo. Esas municiones, según informé, dispersas en gran número en las colinas y valles del Afganistán, atraían, en efecto, la curiosidad de los niños afganos; al moverlas, aunque fuera mínimamente, las bombetas explotaban, matando o hiriendo gravemente al niño. En efecto, un número espantoso de niños afganos eran asesinados y mutilados por las minas mariposa soviéticas. Pero también, por supuesto, no se trataba de sub-municiones intencionadamente disfrazadas como juguetes, una distinción que podría ser realmente una diferencia.

U.S. Dragons Tooth BLU-46
U.S. Dragons Tooth BLU-46

En respuesta, recibí una llamada telefónica segura extraoficial de Langley en la que se me informó que tanto el director de la CIA, Bill Casey, como el propio presidente Reagan estaban profundamente conmovidos por la historia de la bomba de juguete. Encajaba perfectamente con la descripción del presidente de la Unión Soviética como “el Imperio del Mal” y gustaba extraordinariamente a todos en la Casa Blanca de Reagan. En ese intercambio también señalé que la mina mariposa soviética PFM-1 era una desvergonzada copia soviética de la submunición U.S. Dragons Tooth BLU-43, lanzada por nuestras fuerzas en gran número durante la guerra de Vietnam, con más o menos el mismo, triste y continuo efecto en los niños más de una década después de terminada la guerra. Dejé claro que no estaba en contra de promover la historia de la bomba de juguete, era efectiva más allá del sueño más salvaje de cualquier especialista en CA, simplemente me aseguré de que la CIA entendiera que la historia era falsa y que los soviéticos podrían profundizar en la narración. En ese caso, podríamos estar preparados para un contraataque centrado en el Dragons Tooth.

En medio de toda la furia de las bombas de juguete, el “residente” de la KGB en Islamabad me visitó en mi casa de Islamabad una noche para asegurarme que los rusos amaban a los niños tanto como cualquier otro y que la CIA estaba difundiendo mentiras descaradas. En una conversación razonablemente civilizada considerando el tema, señalé a mi homólogo de la KGB que, en ese momento de su ocupación de Afganistán, las fuerzas soviéticas habían matado alrededor de un millón de afganos, herido a otro millón y medio y habían llevado a tres millones más al exilio exterior. En todos esos grupos había un número significativo de niños. ¿Realmente quería seguir con este tema con ese telón de fondo? Se hizo evidente que el residente había recibido la orden de hacer esta representación, pero no tenía realmente su corazón en ello. La conversación terminó tan incómodamente para él como había empezado.

Más tarde, en un raro momento frívolo en una guerra oscura y sin alegría, hice que se enviara por correo un catálogo de Toys “R” Us de forma anónima y sin comentarios al residente de la KGB en su embajada en Islamabad. Él y yo nunca continuamos la discusión.

Si hay un final para la historia de las bombas de juguete, es este: todos los que, en los años 80, creían que los soviéticos usaban bombas de juguete en Afganistán, probablemente aún lo crean hoy en día.

El juego de la propaganda no fue en absoluto unilateral. Los soviéticos también tuvieron sus triunfos, siendo su explotación del VIH/SIDA un caso destacado. Después de que el VIH/SIDA comenzara su virulenta trayectoria a través de África y Asia meridional a principios de los años ochenta, la KGB no perdió tiempo en publicar que la mortal y exótica enfermedad había sido cocinada por el Ejército de EE.UU. en sus laboratorios de investigación de armas biológicas en Fort Detrick, Maryland, dentro del campo de sus Active Measures. El Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos fue incluido en la lista de la KGB por haber propagado subrepticiamente el virus a las desventuradas poblaciones de África y Asia meridional. Aunque no duró mucho como Active Measure, los efectos a largo plazo persistieron en el África subsahariana hasta finales de los años ochenta y después; e incluso puede que haya algunos teóricos de la conspiración en EE.UU. que siguen creyendo obstinadamente que el VIH/SIDA fue creado por el Pentágono para matar a las poblaciones de drogadictos y homosexuales de EE.UU., así como para atacar intencionadamente a las comunidades afroamericanas. De los ataques de las Medidas Activas de la KGB durante la Guerra Fría contra los Estados Unidos, el tema del VIH/SIDA fue uno de los más perturbadores.

En lo personal, la KGB me disparó de forma extraña cuando era jefe de la CIA en un país de África Occidental a principios de los 80. En un artículo, que no citaba la fuente en la prensa local de África Occidental, se alegó que yo supervisaba el “mercado de partes de cuerpos humanos de la CIA”. En esa maravillosa historia barroca, compraba los riñones, los ojos y los pulmones de donantes africanos involuntarios e incluso no deseados, y los enviaba a centros de trasplantes estadounidenses. ¡No lo pudo hacer mejor un especialista en Medidas Activas Soviéticas!

Fte. The National Interest (Milt Bearden)

Milt Bearden es un distinguido miembro no residente del Center for the National Interest.  Sus treinta años de carrera muy condecorada en la Agencia Central de Inteligencia incluyeron el cargo de jefe de la División Soviética y de Europa del Este en la Dirección de Operaciones, y como jefe de apoyo encubierto de la CIA a los muyahidines que luchaban contra las fuerzas soviéticas en Afganistán.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.