Robot LLAMA para aligerar la carga del soldado

Lo mejor para atravesar un terreno abrupto evidentemente son las piernas. Los vehículos de ruedas, a pesar de su eficiencia y movilidad sobre superficies planas, sufren en montañas sin infraestructura, y pueden ser frenados por las escaleras. Las orugas pueden desplazarse por terrenos accidentados, pero carecen de la velocidad y la destreza necesarias para desplazarse junto a los soldados a través de los pisos de una casa.

Para satisfacer sus necesidades logísticas en áreas donde los vehículos actuales no se desenvuelven bien, el US Army está recurriendo a un robot de cuatro patas, el Legged Locomotion and Movement Adaptation (LLAMA).

“El sistema es totalmente eléctrico y tiene actuadores de alto par y algoritmos para la percepción avanzada, inteligencia y control para la autonomía y el trabajo en equipo”, dijo el Ejército en un comunicado del 11 de septiembre sobre el LLAMA.

Esto significa que, es un robot construido para seguir a los soldados dondequiera que vayan, a través de terrenos accidentados o urbanizados, como lo haría un animal de carga. El LLAMA está construido para “aligerar la carga del trabajo físico y aumentar la movilidad, la protección y la letalidad”, aunque algunas de sus funciones entrarán en servicio antes que otras. El Ejército sugiere que la versión logística puede estar dentro de tan sólo cinco años, mientras que las versiones para otras misiones (LLAMA letal -LLLAMA-, por ejemplo) requerirán más tiempo y desarrollo de software autónomo.

Como inspiración logística, las llamas reales son una elección inspirada.

“Una de las razones por las que la llama sobresale como animal de carga es porque puede caminar unas 20 millas por día a grandes alturas, incluso por encima de los 17.000 pies, donde el aire es poco denso”. Se mueven en fila, a un ritmo lento, constante y seguro. Rara vez hacen ruido, excepto por un zumbido bajo cuando están contentos”, escribió John Kistler, autor de Animals in the Military: From Hannibal’s Elephants to the Dolphins of the U.S. Navy. “En cuanto al número de llamas, debe haber sido enorme, ya que se dice que un ejército Inca usó 25.000 llamas para su tren de carga.”

Los Incas construyeron todo un imperio, en parte sobre la base de la logística de este animal. Las ambiciones del Ejército para su LLAMA robótico son mucho más modestas, ya que visualiza la máquina de piernas, como un componente de una gran variedad de habilitadores del campo de batalla.

Si el LLAMA pasa de ser una herramienta de investigación a un compañero de campo de batalla, habrá triunfado donde otros robots de patas militares han fallado. El Legged Squad Support System, o LS3, fue una mula robótica de carga diseñada y financiada por Boston Dynamics y construida para el Cuerpo de Marines, que finalmente fue rechazada por ser demasiado ruidosa para ser lo discreta que se deseaba. La investigación sobre las máquinas de cuatro patas continúa, pero en gran medida como herramientas de exploración.

Para que el robot LLAMA tenga éxito donde el LS3 falló, necesita ser silencioso mientras lleva una carga como la que llevaría una mula. No tendrá todo el peso de un imperio andino a sus espaldas, pero cuando se trata de transportar suministros para el campo de batalla, la última milla importa tanto como cada milla anterior.

Fte. C4ISRNET