Responsabilidad de China por el brote de Covid19, responsabilidad del Estado y desafíos jurisdiccionales

china coronavirusComo dice el refrán, “La historia se repite”, se afirma que China, a sabiendas y deliberadamente, no se adhirió a la reglamentación sanitaria internacional para prevenir el nuevo Coronavirus (nConvid19). Por lo tanto, China debería ser considerada responsable del brote de nConvid19. En 2002, el SARS se propagó desde la provincia china de Guangdong. La epidemia de SARS afectó a 28 estados-nación en el año 2003. El total de víctimas humanas fue de 774 por la enfermedad entonces. El mundo se dio cuenta de que estas pérdidas humanas podrían haberse evitado si China no hubiera silenciado los sucesos y la información vital para la salud pública durante varias semanas. Este desafortunado acontecimiento llevó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) a introducir el nuevo Reglamento Sanitario Internacional (RSI), adoptado en 2005.

En todo el mundo, un total de 1.310, 205 personas se han visto afectadas hasta ahora y 72.578 han muerto a causa del nConvid19 , ya que el número de afectados y el número de muertes están aumentando exponencialmente. Los médicos, los trabajadores de la salud, los trabajadores de saneamiento, el personal de la policía, han estado trabajando contra el tiempo para salvar miles de vidas. Muchos estudiosos afirmaron que la conducta de China en relación con el brote de nConvid19 violaba el RSI. Y China debería ser responsable de los actos ilícitos o de mala fe ante un tribunal internacional. En este artículo se examinará la posibilidad de hacer responsable a China de sus inacciones deliberadas, que podrían violar las normas del RSI; si se puede hacer responsable a China en virtud del derecho internacional general, con respecto a las normas de responsabilidad del Estado; examinar la posibilidad de llevar a China ante un tribunal internacional para que pague los daños a los países que sufrieron una enorme pérdida de vidas humanas y una desaceleración económica.

Desafíos jurisdiccionales a la Jurisprudencia Internacional

Por lo general, la solución de controversias internacionales es un sistema basado en el consentimiento. Este es el principal desafío al que se enfrenta la resolución de controversias internacionales. Las partes deben acordar que la controversia entre ellas sea presentada y resuelta por un tribunal internacional. El consentimiento puede darse en el propio tratado que se alega que ha sido violado, o mediante la conclusión de un compromiso (un acuerdo especial entre las partes por el que una controversia se somete a un juicio internacional).

El artículo 75 de la Constitución de la OMS se refiere a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para la solución de controversias. Dispone que toda cuestión o controversia relativa a la interpretación y aplicación de la Constitución se remitirá a la CIJ si no se resuelve mediante negociación o por la Asamblea de la Salud. Pero las partes litigantes son libres de elegir cualquier modo de solución de controversias, en lugar de activar la jurisdicción de la CIJ. En el caso de las Actividades Armadas (Caso relativo a las Actividades Armadas en el Territorio del Congo 2002), la CIJ observó que, el artículo 75 de la Constitución de la OMS reconoce la jurisdicción de la Corte (Párrafo 99 de la Jurisdicción y Admisibilidad de la Aplicación). La Corte sostuvo que está facultada para ocuparse de cualquier cuestión o controversia relativa a la interpretación y aplicación del instrumento. Así pues, cualquier controversia relativa a la interpretación y aplicación de la Constitución de la OMS puede ser resuelta por la Corte Internacional de Justicia siguiendo el procedimiento establecido en el artículo 75. Recientemente, la CIJ, en un caso (Ucrania c. Federación de Rusia 2019), interpretó el artículo 22 de la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial, 1969) en el sentido de que establece condiciones previas alternativas a la jurisdicción de la Corte. El cumplimiento de cualquiera de ellas desencadenaría la jurisdicción de la Corte. Si interpretamos el artículo 75 de la Constitución de la OMS como el recurso de la CIJ en el caso entre Ucrania y Rusia, el Estado o Estados sólo tienen que satisfacer la condición de la negociación. No necesita satisfacer a la Asamblea Mundial de la Salud.

La Constitución de la OMS contiene el marco que establece la organización, incluye el objeto y el propósito, la estructura institucional de los miembros y las funciones. Carece de obligaciones sustantivas en cuanto a normas y reglamentos sobre salud pública. Por lo tanto, es un gran desafío cómo un Estado puede presentar una queja contra China. Para poder presentar un caso, un Estado debe plantear las normas de violación del RSI como la cuestión o controversia relativa a la interpretación y aplicación de la Constitución de la OMS.

Violación de las normas del Reglamento Sanitario Internacional y posibles reclamaciones en virtud de la Constitución de la OMS

El RSI se aplicará universalmente en el interés global de proteger a la raza humana de la propagación internacional de la enfermedad. Es uno de los principios incorporados en el artículo 3 del RSI. La OMS se guiará por el principio de la aplicación universal del RSI junto con la adhesión a otros principios como la dignidad humana, la libertad fundamental, los derechos humanos y la Carta de las Naciones Unidas.

El artículo 5 del RSI obliga a los Estados a desarrollar, fortalecer y mantener una infraestructura de salud pública que ayude a detectar, vigilar, informar y notificar los acontecimientos de las crisis sanitarias mundiales. El artículo 6 habla de la emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC). En el caso de la PHEIC, el Estado tendrá que comunicar a la OMS, a través del Punto Focal Nacional del RSI, de la manera más eficiente, toda la información y los eventos relacionados con la salud pública que tengan lugar dentro de su territorio, dentro de las 24 horas de la evaluación. El Estado o los Estados mantendrán informada a la OMS con información exacta y detallada sobre la salud pública, entre otras cosas, la fuente y el tipo de riesgo, el número de casos y muertes, las medidas adoptadas para prevenir la propagación de la enfermedad, etc. El artículo 7 se refiere explícitamente a los incidentes inesperados o inusuales relacionados con la salud pública, independientemente de su origen o fuente. Impone a los Estados la obligación de compartir la información de salud pública con la OMS, incluso si el origen o la fuente de la enfermedad es desconocida por el propio Estado.

La teoría de la eclosión del nConvi19 en el laboratorio de la ciudad de Wuhan ha sido refutada por un grupo de investigadores. El Dr. Kristian Andersen, uno de los autores del documento “The proximal origin of SARS-CoV-2″ dijo “comparando los datos de la secuencia del genoma disponibles para las cepas de coronavirus conocidas, podemos determinar firmemente que el SARS-CoV-2 se originó por el proceso natural”.

A mediados de diciembre de 2019 se encontró una nueva enfermedad similar a la gripe en el cuerpo de los trabajadores y clientes del mercado mayorista de mariscos de Huanan de la ciudad de Wuhan. El 30 de diciembre Li Wenliang, oftalmólogo del Hospital Central de Wuhan, reveló la información en línea. Aunque las autoridades de salud pública de Wuhan solicitaron información sobre la propagación de la “neumonía o causa incierta”, suprimió la alarma de Li Wenliang en el nConvid19. Muchos profesionales médicos y periodistas que trataron de revelar información sobre la nConvid19 fueron silenciados y detenidos por las autoridades chinas. El 31 de diciembre, la Comisión Municipal de Salud de Wuhan afirmó erróneamente que no hay transmisión de persona a persona de la nConvid19.

Además, la Comisión lo describió como una gripe estacional, que se puede prevenir y controlar. Hasta el 14 de febrero, China esperó para revelar que alrededor de 1.700 trabajadores de la salud han sido encontrados positivos de nConvid19. Es más que evidente que el Gobierno chino evidentemente suprimió y retuvo la importante información de salud pública durante casi dos meses. Esto puede concluir que China intencionalmente, así como deliberadamente no comunicó información a la OMS en el caso de PHEIC.

De acuerdo con el artículo 37 de la Constitución de la OMS, el Director General de la OMS y el material serán independientes e imparciales en el ejercicio de sus poderes y funciones. A fin de permanecer independientes e imparciales, no solicitarán ni recibirán instrucciones de ningún gobierno ni de ninguna autoridad externa. Por otra parte, los Estados Miembros se han obligado a respetar el carácter internacional del Director General, incluido el personal, y a no influir en ellos. Un Estado afectado podría alegar que China intentó deliberadamente influir en el Director General de la OMS y en el material, ocultando presuntamente información, proporcionando información inexacta o falsa y no proporcionando información en el momento crucial.

Ahora bien, la dificultad asciende en cuanto a cómo relacionar las violaciones del RSI con la violación de la Constitución de la OMS. El Estado podría muy bien invocar los artículos 21 y 22 de la Constitución de la OMS. El artículo 21 otorga a la OMS la autoridad para adoptar reglamentos relativos a los requisitos sanitarios y de cuarentena, prescribiendo normas con respecto a los procedimientos de diagnóstico, nomenclaturas con respecto a las enfermedades, causas de muerte y prácticas de salud pública, etc. En el artículo 22 se habla del procedimiento de entrada en vigor de los reglamentos adoptados por la Asamblea de la Salud, el rechazo o la reserva del Estado Miembro al reglamento en virtud del artículo 21. Así pues, podría parecer que la controversia se refiere a la interpretación y aplicación de la Constitución de la OMS, ya que las presuntas violaciones por parte de China de las normas del RSI violan indirectamente los artículos 21 y 22 de la Constitución de la OMS.  Algunos pueden argumentar que los artículos 21 y 22 no son normas sustantivas de naturaleza, sino sólo de procedimiento. Sólo se refieren a la autoridad de la Asamblea de la Salud para adoptar y al procedimiento de entrada en vigor del RSI. Por lo tanto, estos dos artículos no imponen obligaciones sustantivas a los Estados Miembros.

Proyecto de artículos sobre la responsabilidad del Estado y la rendición de cuentas de China.

Analizando las circunstancias del hecho, a primera vista parece que las conductas de China son ilícitas y violan el derecho internacional. En caso afirmativo, ¿qué tipo de recursos tienen a su disposición los Estados? El proyecto de artículos sobre la responsabilidad del Estado por hechos internacionalmente ilícitos de 2001 (proyecto de artículos) fue aprobado por la Comisión de Derecho Internacional en su 53º período de sesiones, celebrado en 2001, y presentado a la Asamblea General de las Naciones Unidas. Aunque el Proyecto de Artículos no es legalmente vinculante para los Estados, el documento es autoritativo y tiene valor persuasivo. La CIJ recurre a menudo al Proyecto de Artículos para interpretar el derecho internacional y resolver controversias entre Estados. La razón del alto valor persuasivo del Proyecto de Artículos, es principalmente porque la mayoría de las disposiciones han alcanzado el estatus de Derecho Internacional Consuetudinario (CIL).  El proyecto de artículos del artículo 1 dice que todo hecho internacionalmente ilícito de un Estado entraña la responsabilidad internacional de ese Estado. En virtud del artículo 2, los hechos ilícitos son las acciones u omisiones que constituyen una violación de una obligación internacional y que pueden atribuirse al Estado en virtud del derecho internacional. El comportamiento es atribuible cuando un órgano del Estado lo comete por conducto de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial o de cualquier otra función, independientemente de la posición que ocupe en la organización del Estado o de su carácter de órgano del gobierno central o de una unidad territorial del Estado. La responsabilidad emana de las autoridades locales de Wuhan ante el gobierno central chino, que son todos los órganos del Estado cuyas presuntas conductas ilícitas podrían ser atribuibles a China. Los órganos incluyen a toda persona que tenga un estatuto de conformidad con el derecho interno del Estado. El presunto incumplimiento intencional y deliberado por parte de China de su obligación de compartir rápidamente la información con la OMS, en el caso de la PHEIC ,de conformidad con el RSI constituye una violación de las obligaciones internacionales dimanantes del artículo 12 del proyecto de artículos. Incluso China es responsable del artículo 14 por el continuo incumplimiento de la obligación. Una lectura combinada de ambos artículos revela que un Estado viola una obligación internacional cuando su acto o un acto continuado no está en conformidad con la obligación que se le ha impuesto. La responsabilidad internacional de un Estado tiene consecuencias jurídicas. Un estudio realizado en la Universidad de Southampton reveló que, una intervención oportuna una, dos o tres semanas antes en la crisis podría haber reducido los casos en un 66%, 86% y 95% respectivamente. Así pues, si China hubiera intervenido de manera responsable y oportuna, el número de personas afectadas podría haberse reducido. El Estado tiene la obligación de reparar plenamente los daños materiales y morales causados por sus actos ilícitos en virtud del artículo 31. La Corte Internacional de Justicia en el caso Corfu Chanel (1949) sostuvo que ningún Estado puede permitir a sabiendas que su territorio sea utilizado para actos contrarios a los derechos de los demás Estados. Sencillamente, China tiene la obligación de que las personas que se encuentran en su territorio no causen daños a los derechos de los demás Estados. La reparación se hará en forma de restitución, indemnización, satisfacción e incluso en forma de garantía de no repetición del hecho ilícito. La restitución como forma de reparación significa que el Estado tiene la responsabilidad de restablecer la situación que existía antes de la comisión del hecho ilícito. Si la restitución no es posible o no es una forma adecuada de reparación en un caso particular, el Estado lesionado tendrá derecho a una indemnización que cubra un daño financieramente evaluable. Si ambas formas de reparación no son satisfactorias, el Estado lesionado lo hará en forma de satisfacción que podrá consistir en un reconocimiento de la violación, una expresión de arrepentimiento o una disculpa formal.

Conclusión

Llevar a un Estado ante la Corte Internacional de Justicia o cualquier otro tribunal internacional frente a un Estado agraviado es una tarea hercúlea ya que, como se ha señalado anteriormente, el fallo internacional se basa en el consentimiento. Es muy poco probable que China someta la controversia a un foro internacional. El reto es más difícil cuando el Estado autor es poderoso e influyente desde el punto de vista militar y diplomático. No hay que olvidar que China es miembro permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo que le permite invocar el poder de veto para bloquear los acontecimientos una vez que sus intereses están en juego. Esto es lo que los miembros P5 del Consejo de Seguridad de la ONU suelen hacer (hicieron) como lo revela la historia de la ONU. Incluso si China está de acuerdo o la CIJ encuentra la jurisdicción sobre la disputa y encuentra a China responsable del brote de nCovid19, la disputa sigue estando ahí, en la aplicación de la sentencia. Las decisiones emitidas por la CIJ deberían ser obedecidas de buena gana por las partes en disputa. El Consejo de Seguridad de la ONU, como custodio de la paz mundial, juega un papel vital en el procedimiento de implementación de las decisiones de la CIJ. El artículo 94 establece que en caso de incumplimiento o falta de cumplimiento de la obligación establecida en el fallo, cualquiera de las partes puede recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU y el Consejo tomará las medidas necesarias, entre otras cosas, las recomendaciones o las medidas que debe tomar la parte contendiente para ejecutar el fallo. Por lo tanto, como miembro del P5, China tiene el poder de bloquear cualquier acción que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas pueda tomar para dar efecto a la sentencia de la CIJ. Otra forma menos enérgica de responsabilizar a China es recurrir a la jurisdicción consultiva de la CIJ. Invocar la jurisdicción consultiva de la CIJ no requiere el consentimiento de las partes en conflicto. En virtud del Artículo 96 de la Carta de las Naciones Unidas, la Asamblea General de Naciones Unidas, el Consejo de Seguridad, otros órganos de Naciones Unidas y los organismos especializados que puedan ser autorizados por la Asamblea General pueden solicitar opiniones consultivas de la CIJ sobre cualquier cuestión jurídica o cualquier cuestión jurídica que surja en el ámbito de sus actividades (para otros órganos y organismos especializados de las Naciones Unidas). El problema con la opinión consultiva de la CIJ es que carece de autoridad vinculante. Por lo tanto, deja la ejecución de la decisión a los Estados litigantes y a la Asamblea General de las Naciones Unidas de buena fe y con un comportamiento civilizado.

Fte. Modern Diplomacy

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.