Recordando aquella vez que la Unión Soviética disparó un cañón espacial ultrasecreto mientras estaba en órbita

En 1975, la URSS disparó un cañón desde una estación espacial en órbita. Por fin hemos podido verlo.

Un cuarto de siglo después de que la Guerra Fría llegara a su fin, por fin ha salido a la luz el único cañón que realmente disparó en el espacio.

Instalado en la estación espacial Almaz en la década de 1970, el R-23M Kartech se derivó de una potente arma de aviación; Aron Rikhter diseñó el cañón original de 23 milímetros para el bombardero supersónico Tupolev Tu-22 Blinder. Ese cañón es relativamente conocido, pero su primo espacial ha permanecido en el olvido.

Gracias a un programa de televisión ruso, el mundo pudo echar un vistazo al arma espacial. A partir de esas imágenes, hemos creado un modelo virtual del R-23M. Esta es la historia interna.

Desde los albores de la Era Espacial, la perspectiva de que las naves espaciales estadounidenses se acercaran a los satélites militares soviéticos para inspeccionarlos, que, según la propaganda del Kremlin, ni siquiera debían existir, aterrorizaba a los militares soviéticos obsesionados con el secreto. El miedo a los ataques a las naves espaciales era real, y ambos lados del Telón de Acero desarrollaron armas antisatélite. En los años 60 parecía perfectamente lógico que los militares y las naves espaciales pilotadas necesitaran armas de autodefensa.

El primer proyecto de estación espacial soviética con nombre en clave Almaz («diamante») se convirtió en el primer candidato real para el armamento espacial defensivo. El puesto habitable estaba destinado casi exclusivamente a fines militares, empezando por el reconocimiento. Junto con algunos equipos de espionaje de última generación, como cámaras y radares, Almaz llevaría el cañón en su arsenal.

La URSS encargó el desarrollo del arma a la oficina de diseño KB Tochmash, con sede en Moscú, dirigida por Aleksandr Nudelman, cuyos ingenieros se habían distinguido por sus numerosos avances en el campo del armamento de aviación desde la Segunda Guerra Mundial. Para este proyecto, el equipo de Nudelman desarrolló un cañón de tiro rápido de 14,5 milímetros que, al parecer, podía alcanzar objetivos a una distancia de hasta tres kilómetros.

Dependiendo de a quién se le pregunte, el arma de 37 libras podía disparar de 950 a 5.000 proyectiles de 200 gramos por minuto, a la velocidad de 690 metros por segundo.

Según los veteranos del proyecto Almaz, el cañón espacial perforó con éxito un bote metálico de gasolina a una milla de distancia durante sus pruebas en tierra.

Fte. Popular Mechanics