Raytheon producirá un misil antimisiles lanzado desde el aire

La USAF está avanzando en el desarrollo del Miniature Self Defense Missile (MSDM), que operará como un interceptor activo lanzado desde el aire, capaz de destruir los misiles que se aproximen. El MSDM será montado a bordo de aviones de superioridad aérea y de ataque, que se espera que vuelen a zonas fuertemente defendidas.

Raytheon ha recibido un contrato de 375 millones de dólares para entregar un misil listo para pruebas de vuelo en 2023.

Actualmente, la autodefensa de las aeronaves se limita a pods interferidores y señuelos activos de tipo remolcado y de caída libre. Todas estas son medidas pasivas, que distraen a los sensores de la amenaza para alejarlos de la aeronave anfitriona. Aunque son muy efectivas, puede que no continúen siéndolo, a medida que los sistemas de armas se hagan más avanzados. Por ejemplo, los misiles de la próxima generación pueden combinar la imagen IR y los buscadores de radar para ver a través de las contramedidas. El misil Stunner de Israel ya lo hace y ha sido incorporado a bordo de un F-16 en pruebas.

Las medidas de destrucción activa son ventajosas porque destruyen el misil entrante sin importar cuál sea el sensor. Sin embargo, son drásticamente más complicadas, ya que el lanzamiento aéreo de armas de autodefensa conlleva muchos desafíos: a diferencia de los interceptores de misiles montados en barcos o plataformas terrestres, que pesan alrededor de 300 kg, las limitaciones de peso de los aviones exigen que los misiles de autodefensa sean comparativamente diminutos, alrededor de 10-30 kg.

Un requisito específico del MSDM es evitar comprometer la capacidad de carga útil. Otras dificultades incluyen el hecho de que no se puede confiar en el poderoso sensor del avión anfitrión para rastrear con precisión las amenazas, como podrían hacerlo en un barco, porque los radares de las aeronaves de combate sólo miran hacia delante, lo que les obliga a confiar en el rastreo pasivo si la amenaza no se aproxima por el frente.

Los primeros experimentos con misiles de autodefensa comenzaron a principios de los años 60 con el programa Pye Wacket, destinado a defender al XB-70 de los misiles soviéticos de superficie a aire. Ese programa en particular, presentó el desafío único de la velocidad de crucero Mach 3 del XB-70, que resultó en un misil muy extraño en forma de disco, capaz de ser lanzado en cualquier dirección sin perder el control. Pye Wacket fue víctima de cortes en la defensa en los años 60, pero el programa estaba condenado de todos modos, dado el grado de madurez de la electrónica de la época. En los 60 años siguientes, no se han hecho intentos serios de crear un misil de autodefensa (no esfuerzos no clasificados, de todos modos). Con la creciente preocupación de una guerra entre iguales, en la que los aviones tendrán que aventurarse en las cacareadas zonas A2AD (antiacceso, denegación de área) el concepto ha sido revivido, el concepto ha sido resucitado.

El programa MSDM comenzó su desarrollo conceptual en 2015, resultando en una competición entre Lockheed Martin y Raytheon. Northrop también participó en el desarrollo del concepto de buscador. Se puso énfasis en mantener el costo del misil bajo, para que la munición pueda ser gastada en grandes cantidades. De importancia clave fue la creación de un buscador lo suficientemente eficaz para rastrear los misiles atacantes, pero lo suficientemente barato para la producción de alto volumen.

Se dispone de pocos detalles, pero parece que Lockheed se centró en el uso de un buscador de radar, que suele ser caro, mientras que Raytheon optó por un buscador de infrarrojos. Curiosamente una patente publicada por Raytheon en 2016, mostraba una cabeza de misil que combinaba un sensor IR con un conjunto de radar distribuido.

Con el radar integrado en las superficies de control en lugar de la nariz, se libera mucho más espacio para un buscador IR. Esto sería especialmente útil para misiles muy pequeños, como es el caso del MSDM. Se desconoce si este buscador multimodal será empleado, pero es poco probable dado su coste. Sin embargo, tener un buscador de RF pasivo podría ser útil para detectar misiles detectando sus emisiones de radar.

Mientras que la USAF sigue adelante con las pruebas de vuelo del MSDM, la Armada permanece en la fase de estudio conceptual con su propio Hard Kill Self Protection Countermeasure System (HKSPCS). El enfoque de este programa es diferente y no está claro si los dos pueden convertirse en un trabajo conjunto. Mientras que el MSDM pretende defender los aviones de reacción cuando penetran en el espacio aéreo defendido, el HKSPCS pretende defender a los aviones grandes y lentos que operan en la zona de retaguardia, debido a que, con la proliferación de misiles de largo alcance, estas aeronaves pueden volverse vulnerables incluso lejos de las líneas del frente.

Europa también está buscando desarrollar un sistema similar al MSDM conocido como HKAMS (Hard Kill Anti Missile System). El sistema también se conoce como HK-DAS (Hard Kill Defensive Aid Suite) y fue mostrado en la exposición DSEI el año pasado con la maqueta del avión Tempest.

Fte. Overt Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.