Putin debe irse: Ahora es el momento de cambiar el régimen en Rusia

«Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder», dijo el presidente Biden sobre Vladimir Putin en marzo, un mes después de la segunda invasión no provocada de Rusia en Ucrania, en unas declaraciones que el Washington Post calificó como «el discurso más desafiante y agresivo sobre Rusia de un presidente estadounidense desde Ronald Reagan». Sin embargo, el staff de Biden se retractó inmediatamente, diciendo que «las palabras del presidente eran que no se puede permitir que Putin ejerza su poder sobre sus vecinos o la región». No estaba discutiendo el poder de Putin en Rusia o el cambio de régimen». Más tarde, el propio Biden se retractó del cambio de régimen.

¿Por qué la angustia? No hay perspectivas de paz y seguridad a largo plazo en Europa sin un cambio de régimen en Rusia. Los rusos ya lo están discutiendo, en silencio, por razones obvias. Para Estados Unidos y otros, fingir que la cuestión no está presente hará mucho más daño que bien.

A pesar de los recientes avances militares de Kiev, Occidente aún carece de una definición compartida de «victoria» en Ucrania. La semana pasada, Putin se «anexionó» cuatro oblasts ucranianos, que se unen a Crimea, «anexionada» en 2014. La guerra continúa, produciendo un gran número de bajas rusas y dolor económico. La oposición a Putin aumenta y los jóvenes huyen del país. Por supuesto, las bajas civiles y militares de Kiev también son altas, y su destrucción física es enorme. Con la esperanza de intimidar a la OTAN, Moscú vuelve a blandir retóricamente armas nucleares y ha saboteado los oleoductos Nord Stream. Europa se preocupa por el invierno que se avecina, y todo el mundo se preocupa por la durabilidad de la resolución europea. Nadie predice un alto el fuego a corto plazo ni negociaciones sustanciales que pongan fin a la guerra, ni cómo llevar a cabo relaciones «normales» con el régimen de Putin a partir de entonces.

Para evitar que la guerra se prolongue indefinidamente, debemos modificar el cálculo actual. Ayudar cautelosamente a los disidentes rusos a buscar un cambio de régimen podría ser la respuesta. Rusia es, obviamente, una potencia nuclear, pero eso no es más argumento contra la búsqueda de un cambio de régimen que contra la ayuda a la autodefensa ucraniana. La Casa Blanca, al acusarnos de «satanismo», ya le da poder al Kremlin para afirmar que Estados Unidos está tratando de derrocar al gobierno de Rusia, aunque Biden no esté haciendo tal cosa. Sólo para recordar, el Kremlin nos ha estado haciendo esto durante muchas décadas. Ya que se nos acusa de subvertir al Kremlin, ¿por qué no devolver el favor?

Los obstáculos e incertidumbres que bloquean el cambio de régimen ruso son considerables, pero no insuperables. Definir el «cambio» es fundamental, porque debe implicar mucho más que la simple sustitución de Putin. Entre su círculo íntimo, varios sucesores potenciales serían peores. El problema no es un solo hombre, sino el liderazgo colectivo construido durante las últimas dos décadas. No existe ninguna estructura gubernamental civil para efectuar el cambio, ni siquiera un Politburó como el que retiró Nikita Khrushchev tras la crisis de los misiles de Cuba. Todo el régimen debe desaparecer.

Efectuar un cambio de régimen es sin duda el problema más difícil, pero no requiere fuerzas militares extranjeras. La clave está en que los propios rusos exacerben las divisiones entre los que tienen verdadera autoridad, los siloviki, los «hombres del poder». Los desacuerdos y las animosidades ya existen, como en todos los regímenes autoritarios, explotables cuando los disidentes se lo proponen. Boris Yeltsin subido a un tanque frente a la Casa Blanca rusa en 1991 evidenció la fractura de la clase dirigente soviética. Una vez que la coherencia y la solidaridad del régimen se rompen, el cambio es posible.

Dentro de los ministerios militares, de inteligencia y de seguridad interna de Rusia, es casi seguro que hay conmoción, ira, vergüenza y desesperación por la actuación de Moscú antes y durante la actual invasión de Ucrania. Al igual que en muchos golpes de Estado en países del tercer mundo, el liderazgo probable para el cambio de régimen no vendrá de los oficiales y oficiales de alto rango, que están demasiado comprometidos personalmente con el régimen de Putin, ni de las filas del personal alistado o de los burócratas de nivel inferior. Son los coroneles y los generales de una estrella, y sus equivalentes de la agencia civil, los más probables co-conspiradores para tomar el asunto en sus manos. Estos son los responsables de la toma de decisiones a los que los disidentes deben identificar, persuadir y apoyar para facilitar el cambio de régimen. Obviamente, el resultado provisional deseado no es un gobierno militar absoluto, sino una autoridad de transición que pueda sostener el anillo mientras se forma una nueva constitución. Esta etapa por sí sola es muy arriesgada, pero inevitable dadas las actuales estructuras políticas internas de Rusia.

Los extranjeros pueden ayudar de muchas maneras, incluyendo el aumento de las comunicaciones de los disidentes a nivel interno y con su diáspora, y programas significativamente mejorados para transmitir información a Rusia (complicados por el largo declive de las capacidades de información-estatales de Estados Unidos). El apoyo financiero, especialmente teniendo en cuenta las condiciones económicas rusas, y no necesariamente en grandes cantidades, también puede ser fundamental. Lo que Washington diga públicamente sobre el cambio de régimen debe ser concertado con los disidentes y otros aliados extranjeros. Mantener nuestras acciones encubiertas puede ser imposible, pero probablemente no haya necesidad de hacer alarde de ellas.

Algunos objetarán que la participación extranjera comprometería a los disidentes, lo que permitiría a Putin hacer propaganda. La respuesta corta es que él ya está haciendo este punto, y continuará, digamos o hagamos lo que hagamos. Nuestra medida debería ser si los propios disidentes valoran la ayuda exterior. Lo más probable es que su análisis coste-beneficio acoja la ayuda con más agrado que el temor a la retórica antiamericana de Putin. Los rusos ya lo han oído todo.

Lo que seguirá al régimen de Putin es, en última instancia, la cuestión más crítica. Los rusos ya están considerando sus opciones, como debe ser, ya que su tarea principal es formar un gobierno sucesor. Se cometieron suficientes errores tras la disolución de la Unión Soviética como para que la humildad en la planificación futura de esta ronda esté plenamente justificada, y pone de manifiesto por qué es necesario investigar y planificar de inmediato.

El objetivo estratégico obvio de Washington es tener a Rusia alineada con Occidente, un candidato idóneo para la OTAN, como esperábamos tras la desintegración de la Unión Soviética. Otros pueden estar descontentos con esa nueva Rusia. China difícilmente puede alegrarse del colapso de un régimen que se está convirtiendo en su socio menor, si no en un auténtico satélite. No se pueden descartar los esfuerzos chinos para apoyar a Putin, incluso militarmente.

Aunque el cambio de régimen ruso puede ser desalentador, el objetivo de Estados Unidos de una Europa pacífica y segura, objetivo perseguido episódicamente durante más de un siglo, sigue siendo fundamental para nuestros intereses nacionales. No es momento de ser tímidos.

Fte. 19Fortyfive (John R. Bolton)

El Embajador John R. Bolton fue asesor de seguridad nacional bajo la presidencia de Donald J. Trump. Es autor de «The Room Where It Happened: A White House Memoir».