Por qué Estados Unidos debería traer a casa sus armas nucleares

Estados Unidos armas nuclearesLa razón: Por qué las armas nucleares americanas en Europa ya no tienen sentido. Las armas nucleares tácticas americanas en Europa han dejado de ser útiles y deben ser traídas a casa, argumentó Mike Sweeney, experto en seguridad nacional y miembro del grupo de expertos libertarios, Defense Priorities.

“Es una especie de tema olvidado”, explicó en una entrevista con el podcast Press the Button. Durante la Guerra Fría, Estados Unidos esparció decenas de armas nucleares más pequeñas, llamadas “battlefield”, por toda Europa, en el marco de la OTAN, para compensar la superioridad convencional de las fuerzas soviéticas en el continente.

A medida que las tensiones de las superpotencias se desvanecían al igual que la Unión Soviética, los presidentes de EE.UU. comenzaron a traer estas armas a casa. Pero alrededor de 150 de ellas permanecen en Europa, lo que plantea graves problemas en torno a la estrategia y la política de alianzas.

En términos de estrategia, no está claro por qué las bombas siguen siendo necesarias en Europa. La principal amenaza que estas armas aparentemente compensaban, una estrategia rusa de “escalada a desescalada”, en la que una demostración nuclear obligaría a la OTAN a retroceder durante una lucha en el Báltico, probablemente no existe.

“Al analizar la doctrina rusa, eso no es lo que han dicho”, explicó Sweeney. “A lo largo de los años han reducido las circunstancias en las que estarían dispuestos a usar armas nucleares”.

Esto puede ser especialmente cierto en la región del Báltico, donde Rusia ya tiene una considerable ventaja militar. En una serie de juegos de guerra RAND realizados en 2014 y 2015, las fuerzas convencionales rusas invadieron Estonia y Letonia en menos de tres días. En tal escenario, Sweeney preguntó, ¿por qué Moscú sentiría la necesidad de ordenar un ataque nuclear?

Y, sin embargo, incluso si lo hicieran, no está claro que las bombas nucleares tácticas americanas jugaran, o podrían jugar, un papel en cualquier respuesta.

La primera cuestión es de procedimiento. Como lo explicó Sweeney, para poder usar las bombas, los comandantes locales necesitan el permiso del Comandante de la OTAN y de su Comité Militar, que remitirá la solicitud al presidente americano. Incluso si el presidente autoriza su uso, los estados de la OTAN que albergan las armas podrían teóricamente vetar el ataque.

Pero suponiendo que la OTAN esté completamente de acuerdo (y esa es una gran suposición), el uso real de las armas nucleares tácticas de EE.UU. podría ser anulado por cuestiones operativas básicas.

La primera es el lanzamiento. “El arma en cuestión, la B61, es una bomba básica de caída libre”, explicó Sweeney, y los aviones de la OTAN que la llevan son “cazas no sigilosos de cuarta generación” propensos a ser derribados por las avanzadas defensas aéreas rusas.

La segunda es de objetivo. Macabro, sí, pero la geografía de la Guerra Fría permitía un ataque nuclear de la OTAN que no golpeara a la propia URSS. “Ahora, debido al colapso de la Unión Soviética y a la expansión de la OTAN, no hay un punto medio”, dijo Sweeney.

Los comandantes de la OTAN que consideren el uso de las armas nucleares se enfrentarán a la triste elección entre atacar a países aliados (los países bálticos), a jugadores potencialmente neutrales (Bielorrusia) o a la propia Rusia, lo que podría desencadenar un intercambio nuclear más amplio.

Teniendo en cuenta todo esto, ¿por qué Estados Unidos sigue teniendo armas nucleares tácticas en Europa?

Una parte importante de la respuesta, según Sweeney, es la inercia y la política de alianzas, particularmente en torno a la vieja idea de “compartir la carga nuclear”. Al principio de su enfrentamiento con la Unión Soviética, EE.UU. amplió la disuasión nuclear a sus aliados clave, prometiendo usar armas nucleares en su nombre si alguna vez eran atacados.

“Eso es obviamente que nosotros asumimos un riesgo significativo”, dijo Sweeney. “Y durante la Guerra Fría, siempre hubo debates sobre la validez de esas garantías”. Una pregunta común era si EE.UU. estaba listo “para cambiar Nueva York por París”.

En un esfuerzo por apuntalar esas dudas, Estados Unidos y la OTAN implementaron un sistema en el que los países de la OTAN no estadounidenses “asumen parte de la carga de apoyar esa disuasión nuclear, tanto al albergar esas armas como al mantener las fuerzas para lanzarlas” en un esfuerzo por “unir los dos lados del Atlántico”.

Pero ahora este acuerdo se enfrenta a una nueva amenaza: la demografía. “A medida que Estados Unidos envejece, cada vez hay menos gente con recuerdos directos de la Guerra Fría”, explicó Sweeney. “No sé si los Zoomers y los Millennials tienen una conexión interna con la OTAN de la manera en que la gente que creció durante la Guerra Fría lo hizo.” Sin ese vínculo, advirtió, será más difícil convencer a los estadounidenses de ir a la guerra por lugares como el Báltico, especialmente uno que amenaza con ser nuclear.

“Por lo tanto, si la OTAN quiere mantener dentro a EE.UU., no son las armas nucleares las que lo van a hacer”, dijo. “Es la OTAN mostrando que pueden gastar el dinero para crear capacidades convencionales con las que pueden disuadir a Rusia.”

“Si la opción alternativa sigue siendo las armas nucleares de EE.UU., eso acabará por destruir a la OTAN en los próximos años.”

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.