Pompeo anuncia la retirada de EE.UU. del tratado “Open Skies”

Mike PompeoMientras Trump rechaza un nuevo acuerdo de seguridad, el tercero, su negociador para el control de armas dice que EE.UU. y Rusia hablarán de uno nuevo.

El Tratado de Cielos Abiertos (Open Skies Treaty), firmado en 1992, permite a sus 34 signatarios, incluidos Estados Unidos y Rusia, realizar vuelos de vigilancia de construcción de confianza sobre el territorio de cada uno de ellos, para recoger información sobre actividades militares y proporcionar la seguridad de que nadie está planeando una gran ofensiva contra otro.

Sin embargo, los estadounidenses se han quejado durante mucho tiempo de que Rusia no ha cumplido el acuerdo, prohibiendo los sobrevuelos sobre regiones estratégicas clave y ejercicios militares, y, en privado, de que Moscú está usando sus vuelos para recopilar información sensible sobre la infraestructura estadounidense para la planificación de posibles ataques.

Estados Unidos “no puede permanecer en unos acuerdos de control de armas, que son violados por la otra parte, y que están siendo aprovechados de forma activa, no para apoyar sino para socavar la paz y la seguridad internacionales”, escribió Pompeo en una larga declaración, al anunciar la intención de Estados Unidos de retirarse del acuerdo, con efecto en seis meses. Rusia sería notificada formalmente el día 22.

Pompeo citó las restricciones rusas a los vuelos y afirmó que Moscú ha empleado el tratado como “una herramienta para facilitar la coerción militar”.

“Moscú parece usar imágenes de Open Skies en apoyo de una nueva y agresiva doctrina rusa para atacar la infraestructura crítica de Estados Unidos y Europa con municiones convencionales guiadas con precisión”, dijo Pompeo. “En lugar de usar el Tratado como un mecanismo para mejorar la confianza a través de la transparencia militar, Rusia lo ha convertido en una herramienta de intimidación y amenaza”.

La declaración de Pompeo deja abierta la posibilidad de que Estados Unidos “reconsidere” su retirada “si Rusia vuelve a cumplir plenamente el tratado”.

Es probable que la retirada provoque un malestar mayor entre los aliados europeos, incluidos los de la OTAN, que se sirven del Tratado para realizar vuelos críticos sobre el vulnerable flanco oriental de Europa y que se reunirían el día 22, para discutir el destino del Acuerdo. Aunque es probable que permanezcan en él, Rusia podría cortarles el acceso después de la salida de Estados Unidos.

Si no fuera por el valor del Tratado para sus aliados europeos, escribió Pompeo, Estados Unidos “probablemente se habría retirado hace mucho tiempo”.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.