¿Podrá el avión de combate Tempest del Reino Unido funcionar con baterías?

Avión británico Tempest La próxima generación de aviones de combate del Reino Unido podría funcionar con electricidad en lugar de combustible de aviación. Esa es la opinión de BAE Systems, el contratista principal del caza Tempest, que ha dejado abierta la posibilidad, de que el avión pueda ser alimentado por un sistema eléctrico híbrido o totalmente eléctrico. El sistema sería sin duda más ecológico, pero hay algunas dudas de que tal sistema de propulsión estará listo para la acción cuando el avión entre en servicio en 2035.

Según Bloomberg, BAE Systems está “examinando todas las opciones” para el caza Tempest. La compañía acaba de incorporar a Williams Advanced Engineering, una empresa de deportes de motor que se especializa en baterías para coches de carreras, para trabajar en el proyecto Tempest. La compañía aportará su experiencia en gestión de baterías y tecnología de refrigeración.

El caza Tempest fue anunciado por primera vez en 2018 en el Salón Aeronáutico de Farnborough de la RAF. Tempest será el primer caza británico en décadas, y uno de los primeros llamados cazas de sexta generación aún más avanzado que los F-35 americanos de quinta generación y los Su-57 rusos. Un gran caza bimotor, Tempest volará equipado con una cabina virtual con casco, inteligencia artificial y armas láser.

El nombre de Tempest mantiene la tradición del Reino Unido de ponerle a los aviones de combate el nombre de un clima hostil, como hizo con aviones tan famosos como el Hawker Hurricane, el English Electric Lightning, el Panavia Tornado y el Eurofighter Typhoon.

El Tempest entrará en servicio a mediados de 2030 con las Fuerzas Aéreas Reales e Italianas.

¿Podría el Tempest convertirse en un jet totalmente eléctrico? Es poco probable. Como señala Bloomberg, el vuelo eléctrico está todavía en su “infancia”. Los motores turbofan de alto rendimiento, por otro lado, son una realidad bien desarrollada. A menos que las baterías puedan proporcionar mayor potencia que el combustible para el mismo peso, no habrá ninguna razón real para cambiar.

Otro problema: un avión de combate totalmente eléctrico no podría repostar en el aire como uno que no lo fuera. Los cazas necesitan sólo unos pocos minutos para transferir una cantidad significativa de combustible de un tanquero como los aviones de reabastecimiento Voyager de la Real Fuerza Aérea. Un avión de combate a batería necesitaría mucho más tiempo para transferir energía eléctrica de un avión más grande a un jet más pequeño.

Eso no quiere decir que el Tempest no tenga baterías. La BBC informa que el nuevo caza llevará armas láser, probablemente un sistema antimisiles orientado hacia atrás, pero también posiblemente un láser de ataque, orientado hacia adelante lo suficientemente potente como para dañar los aviones enemigos. Un sistema de armas láser necesitará baterías para almacenar electricidad de la misma manera que un arma de energía cinética requiere un cargador para almacenar proyectiles. Sin embargo, el nuevo caza probablemente tendrá capacidad de almacenamiento de energía más allá de los cazas actuales y llevará la tecnología un poco más lejos.

Puede que Tempest no sea un avión totalmente eléctrico, pero el avión que lo sustituya, alrededor del 2060, podría serlo.

Fte. Popular Mechanics

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.