Operaciones multidominio en el futuro campo de batalla

dominiosMientras las tensiones diplomáticas y los conflictos acaparan la atención mundial, cada vez está más claro que se avecina una nueva era de operaciones militares.

Con un conflicto armado en Europa por primera vez en más de dos décadas, el aumento de las tensiones en la frontera entre China e India y un puñado de otros posibles focos de tensión diplomática y militar en el este y el sudeste de Asia, el mundo nunca ha sido tan peligroso como ahora, al menos desde la Segunda Guerra Mundial.

La situación en Ucrania sigue planteando la amenaza real de extenderse a toda la región; las tensiones entre China y Taiwán, que llevan años gestándose, están ahora a la vista de todos, con China reafirmando su compromiso de tomar el control de la isla por la fuerza si es necesario. Envalentonado por los asuntos en Europa, el peligro de que Pekín escale las cosas es real, sobre todo teniendo en cuenta la retirada de la cooperación de China con Estados Unidos en varios niveles.

Las noticias sobre la disputa entre India y China son menos dramáticas, y se describen como en un estado de limbo: las relaciones entre ambos ni mejoran ni se deterioran. Sri Lanka, un país con sus propios problemas, se ve involucrado al tener que cancelar la visita de un buque chino gracias a la presión de India. El Yuan Wang 5, el último de los buques chinos de seguimiento espacial de última generación, iba a pasar cinco días en el puerto de Hambantota, construido y arrendado por China.

El buque vigila los lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales, cohetes y satélites, y es un excelente ejemplo de cómo está cambiando la guerra. Las operaciones distribuidas, multidominio y conjuntas de todos los dominios (MDO y JADO, respectivamente) se están convirtiendo rápidamente en las doctrinas definitorias de esta nueva era.

Básicamente, consisten en la sincronización de aviones, fuerzas terrestres y vehículos, satélites y barcos, sus sistemas y todas las fuentes de datos. Juntos ofrecen una «imagen completa del campo de batalla» y permiten al personal, en el teatro de operaciones o al mando, «tomar rápidamente decisiones que impulsen la acción», afirma el importante proveedor de tecnología Lockhead Martin. El ciberespacio es un elemento crítico de esta nueva era del combate; como el espectro electromagnético, una cadena de frecuencias que van desde la radio a las microondas, pasando por la luz visible, los rayos X y los rayos gamma que transmiten datos.

Para los futuros MDO, la inteligencia artificial y el aprendizaje automático desempeñarán un papel fundamental, ayudando a descifrar los datos, a determinar su relevancia operativa y a presentar opciones informadas para la toma de decisiones de forma conjunta en todos los ámbitos militares.

En el caso de Estados Unidos, se está trabajando en el desarrollo de esta capacidad. El Ejército de EE.UU. declaró que su objetivo es llevar a cabo operaciones en múltiples dominios y espacios disputados para «superar los puntos fuertes del adversario presentándole varios dilemas operativos y/o tácticos mediante la aplicación combinada de una postura de fuerza calibrada; el empleo de formaciones multidominio; y la convergencia de capacidades en todos los dominios, entornos y funciones».

La Armada y las Fuerzas Aéreas por su parte trabajan en nuevas tecnologías y capacidades a través de programas como el Proyecto Overmatch y el Advanced Battle Management System, respectivamente. Ambas fuerzas han desarrollado conjuntamente más de una docena de proyectos en los que están colaborando, reuniendo todos los dominios para compartir y utilizar la información y evaluar y responder en sinergia.

Unirlo todo

dominiosPara el Reino Unido, el MDO también es un trabajo en curso. El Mando Estratégico del Ministerio de Defensa explicó su punto de vista en un blog de diciembre de 2021: «En los términos más simplistas, se trata de garantizar que cada parte de la defensa pueda trabajar sin problemas, junto con otros departamentos gubernamentales y los aliados y socios del Reino Unido, para obtener el resultado deseado y defender nuestra nación».

EE.UU. y Reino Unido no están solos, ya que otros aliados y, por supuesto, adversarios, están desarrollando estas capacidades y dominios, muchos de los cuales lo hacen con el objetivo de integrarse mejor entre sí. Sin embargo, uno de los mayores obstáculos es la interoperabilidad.

Entre las fuerzas de defensa, tanto nacionales como internacionales, tradicionalmente las operaciones se han llevado a cabo en redes dispares y aisladas, lo que hace que el intercambio de datos y su uso sea considerablemente más difícil, si no imposible.

En declaraciones a través del sitio web de la empresa a finales de 2021, Steve Jameson, director de arquitectos de soluciones de BAE Systems Intelligence & Security, afirmó «Estados Unidos ha demostrado esta capacidad de compartir datos entre dominios y con las fuerzas aliadas. Sin embargo, no podemos hacerlo a escala y velocidad para dirigirnos a cientos o miles de objetivos debido a la falta de interoperabilidad entre las diferentes redes, y al procesamiento manual de datos que ralentiza la toma de decisiones y la selección de objetivos.»

BAE Systems afirma que un ejemplo de ello es el Link-16 de EE.UU., un sistema antiguo que, si bien permite las comunicaciones entre la mayoría de las plataformas, no puede dar cabida a la coordinación en tiempo real de la detección y los efectos contra una amenaza ágil, como la que pretende abordar MDO. «Los estándares de datos son un elemento clave para resolver este problema», añadió Jameson.

En el Reino Unido, esto se está abordando con lo que el Ministerio de Defensa denomina Digital Backbone, un programa de transformación digital que permitirá compartir la información y la comunicación independientemente del hardware que se use. «Tenemos que asegurarnos de que todos los datos que recojamos de cada plataforma que tengamos, sea un satélite, un avión, un dron, un barco o un sistema terrestre, puedan reunirse para producir la imagen más completa de lo que está ocurriendo», dijo el Mando Estratégico.

Para los aliados la interoperabilidad también es crucial: ¿Cómo pueden combinarse los sistemas de los distintos países, sobre todo teniendo en cuenta que no existen estrategias de adquisición «globales»? Este fue el tema de la primera Conferencia de Operaciones Multidominio de la OTAN celebrada en Reino Unido en marzo de 2022, que reunió a más de 200 delegados de 20 países.

En su intervención en el evento, el Comandante Supremo Aliado de Transformación de la OTAN, el general Philippe Lavigne, afirmó que se trataba de un momento crucial y de transformación en la historia de la Alianza, ya que se enfrentaba a competidores que ya habían demostrado ser funcionales en todos los dominios. Añadió que la OTAN tenía que contar con procesos «blindados» para mantener la ventaja en el combate.

«La OTAN está desarrollando y alineando conceptos como los MDO para que las naciones aliadas puedan operar juntas sin problemas para defender a nuestras naciones y personas», dijo. La organización afirma que MDO significa cosas diferentes para las distintas naciones, por lo que debe lograr un consenso efectivo entre los 30 miembros, todos ellos con enfoques diferentes y capacidades diversas.

Aprender a trabajar y trabajar para aprender

En la conferencia se identificaron lo que, según la OTAN, eran cinco puntos clave a tener en cuenta. La primera «prioridad» era desarrollar las MDO como parte de un enfoque militar, diplomático, informativo y económico más amplio; después, educar a los socios. A continuación, la Alianza debe comprender que la transformación digital es » crítica» para la fundación de los MDO; aprender de los acontecimientos en Ucrania y continuar reforzando las capacidades e integrándolas en el «desarrollo de la guerra a largo plazo», en línea con la visión de 20 años para el desarrollo del instrumento de poder militar de los aliados como parte del proyecto NATO Warfighting Capstone Concept; y finalmente, trazar un enfoque de entrega por fases, evolucionando desde las fuerzas y capacidades conjuntas e interoperables, mientras se prioriza el rápido desarrollo en los dominios cibernéticos y espaciales.

En este momento la clave de todo esto es la formación. La OTAN cree que los programas de ejercicios y educación «proporcionarán oportunidades para experimentar», algo que será una «actividad clave para poner a prueba la visión y el marco del MDO, desarrollar nuestro pensamiento y mostrar a las naciones que se necesita una nueva mentalidad para permitir la acción multidominio», dice.

El Mando Estratégico de Reino Unido afirma que también está buscando la tecnología para ayudar a planificar y entrenar las MDO. «Un único entorno sintético de entrenamiento permitiría ensayar una misión virtual completa, e incorporaría simuladores para todos los equipos, como los aviones, los drones y las operaciones cibernéticas, implicados».

Los entornos físicos de entrenamiento también son vitales para cultivar tecnologías y prácticas. Un reciente ejercicio de entrenamiento que reunió a las Fuerzas Aéreas y a la Armada de EE.UU. puso de manifiesto la importancia del MDO. El evento bianual Virtual Shield fue testigo de la primera participación significativa del Joint All-Domain Command and Control, un programa paraguas del Departamento de Defensa de Estados Unidos para reunir a todas las ramas de las fuerzas armadas, utilizando flujos de datos en apoyo de operaciones simultáneas y secuenciales.

La lucha está cambiando, y también las formas de operar y responder de los ejércitos. La guerra en Ucrania y las acciones anteriores de Rusia en Siria han puesto de manifiesto la necesidad imperiosa de remodelar la forma de neutralizar a los adversarios y las amenazas que plantean. Sólo el tiempo dirá cómo será el campo de batalla, e incluso dónde estará en los próximos años y décadas. Lo que sí puede decirse con certeza es que no se parecerá al actual.

Fte. Army Technology

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción