Nuevo sistema de protección personal del combatiente americano

Tras años de lucha en Irak y Afganistán, aprendiendo las lecciones letales de esos dos conflictos, el Ejército de Estados Unidos está introduciendo finalmente una protección de soldados nueva y adaptable para las unidades de primera línea. Grant Turnbull habló con el oficial responsable de la adopción del nuevo sistema para averiguar cómo mejorará la protección de los soldados en el futuro.

Después de varios años de investigación y desarrollo, el Ejército de los EE.UU. está ahora en vías de poner en marcha su nuevo Soldier Protection System, un conjunto de equipos de protección personal de nueva generación, que promete ser más ligero y adaptable para satisfacer las necesidades individuales de los soldados.

El uso de las nuevas tecnologías garantizará que las tropas mantengan su letalidad, una de las prioridades clave del Ejército, a medida que avanza en varias líneas de modernización bajo el nuevo US Army Futures Command.

El Soldier Protection System incorpora varios subsistemas, entre los que se incluyen una serie de placas balísticas más ligeras conocidas como Vital Torso Protection (VTP) y Torso and Extremity Protection (TEP), que engloban un nuevo chaleco y una camisa de combate modulares y escalables, así como un casco de combate más ligero, conocido con el nombre de Integrated Head Protection System.

Además, se proporcionará a los soldados nuevas Transition Combat Eye Protection (TCEP), gafas de protección balística que pueden adaptarse rápidamente a escenarios claros y oscuros de forma similar a las gafas de sol cotidianas.

El oficial responsable del Soldier Protection System señala que muchas de las nuevas incorporaciones tienen el objeto de ayudar a la movilidad y la letalidad del combatiente. «Cuanto más móvil eres, más superviviente», dice el teniente coronel Ginger Whitehead, jefe de producto de equipos de protección de soldados de la Program Executive Office (PEO) Soldier. «Cada vez que disminuyes el peso que lleva un soldado, y les das más autonomía de movimiento, les permites moverse mejor en el campo de batalla.»

«Parte del impulso para este nuevo sistema fue la búsqueda de un sistema que fuera adaptable, que se pudiera ampliar o reducir dependiendo de la misión, las amenazas y el terreno», continúa Whitehead.

Esto no era posible con los equipos de protección anteriores de los soldados y Whitehead señala que esto llegó a ser especialmente importante, a medida que se van abriendo progresivamente las funciones de combate de primera línea a las mujeres.

«Hay más oportunidades para las mujeres, por lo que estamos adaptando nuestro equipo para acomodarse a ellas, e incluso a los hombres de menor estatura, que están beneficiando de los cambios que hemos hecho», añade.

Un ejemplo de ello es la sustitución del mecanismo de la correa de retención del casco en forma de «X» por una versión en forma de «H», que mejora enormemente la comodidad de una mujer soldado cuando se peina con en un moño. Otro elemento es el aumento del abanico tamaño de las placas de blindaje balístico que un soldado puede elegir, especialmente porque los más pequeños no necesitan las placas grandes (y más pesadas). Whitehead dice que ahora habrá tres placas más pequeñas

Mientras que estos dos elementos son en última instancia unisex, una nueva camisa de combate balística (que proporciona protección deltoidea) será específica para cada género. Para la camisa de mujer, habrá una muesca en V en la parte trasera del cuello para acomodar un moño, lo que es importante cuando una mujer soldado está apuntando a través de la óptica de su fusil. Otros cambios para la versión femenina incluyen una manga más corta y un contorno más ancho para evitar que la camisa se suba por el cuerpo.

Pero la joya de la corona es el Chaleco Modular: El nuevo chaleco modular escalable sustituye al Outer Tactical Vest (IOTV) que se introdujo en los últimos años de la Guerra de Irak. El objetivo es hacer que el nuevo chaleco fuera lo más ligero posible, llevando al límite los materiales y las nuevas tecnologías.

El chaleco se puede adaptar de tal manera que, en su forma más ligera, se puede usar bajo la ropa civil, mientras que la configuración más pesada puede proteger contra una miríada de amenazas en el campo de batalla. Para mayor seguridad, especialmente en lo que se refiere a la retirada de los soldados de los vehículos o aviones en llamas, existe un sistema de liberación rápida de cuatro puntos en el chaleco.

También se ha mejorado la ropa interior de protección. Las configuraciones anteriores eran generalmente impopulares entre los soldados, ya que a menudo les daban «tirones de calzoncillos hacia arriba». «Los soldados lo odiaban», dice Whitehead. «Y si un soldado lo odia, es menos probable que lo use, como si hace calor o le irrita. Así que lo hemos sustituido por el protector pélvico, un sistema unisex de una sola pieza que va en la parte exterior de los pantalones, y en cada pierna hay múltiples hebillas para ajustar la circunferencia de la cadera y el tamaño del muslo. Está recibiendo una respuesta mucho más favorable.»

Para el futuro, se están estudiando tecnologías y materiales emergentes, incluidos los compuestos de polietileno de peso molecular ultra alto, con estudios que analizan su uso en equipos de protección, como los cascos.

Whitehead destaca que los desarrolladores también están considerando el uso de Kevlar de nueva generación e incluso de seda de araña de ingeniería biológica. El Ejército trabaja actualmente con los laboratorios Kraig Biocraft para desarrollar una cepa de gusanos de seda genéticamente modificada para textiles de protección.

La cerámica en las placas de blindaje duro de los soldados todavía pesa mucho en los sistemas de protección, y Whitehead explica que están constantemente buscando nuevas mezclas de materiales que hagan que la cerámica sea más ligera, pero más dura. Esto incluye el carburo de boro, uno de los materiales más duros de la tierra, así como el carburo de silicio.

El VTP próximo aprovechará algunos de estos avances, por lo que el Ejército espera lograr entre un 7% y un 30% de ahorro de peso con respecto a su predecesor.

«Eso será muy estimulante y seguirá proporcionando el mismo nivel de protección», dice Whitehead. «Cada onza importa en este negocio. Las placas de blindaje duro suponen la mitad del peso del  Soldier Protection System. Así que dondequiera que se pueda reducir el peso sin sacrificar la protección, estaremos constantemente presionando para que así sea».

El nuevo chaleco modular, el protector pélvico y el casco se fabrican ahora en grandes cantidades y se envían a las tropas que se despliegan en la primera línea, mientras que al avanzado VTP aún le queda más de un año antes de entrar en producción en serie.

«Así que estamos avanzando rápidamente y es interesante que de ahora en adelante podamos equipar a todo el conjunto de tropas que están corriendo peligro», concluye Whitehead.

Fte.  Army Technology 

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción