Nadie quiere que Estados Unidos gobierne el mundo

Nadie quiere que Estados Unidos gobierne el mundoLa confianza en EE.UU. se está hundiendo en todo el mundo, aún más rápidamente que entre los estadounidenses que ven beneficios en la participación más allá de nuestras fronteras.

Sabíamos que el mundo odia a Donald Trump. Sabíamos que la gente de fuera de EE.UU. mira de reojo a los estadounidenses desde 2016. Simplemente no sabíamos que fuera tan grave.

Una encuesta Pew de mediados de septiembre, acerca de la opinión extranjera sobre EE.UU., su presidente y sus políticas, debería alarmar a todos los estadounidenses. No es sólo un indicador sobre Trump, sino un indicador de la confianza global en nosotros, nuestros líderes y nuestras capacidades. Es un indicador de cuánto confía el mundo en nosotros para guiarlos hacia el resto del siglo XXI. Y no es bueno. Realmente no es bueno.

En un país tras otro, los índices favorables a EE.UU. son los más bajos en dos décadas desde que comenzó el milenio. En Francia, hemos bajado al 31 por ciento. La única vez desde el año 2000 que los franceses pensaron tan mal de Estados Unidos fue en marzo de 2003, cuando la invasión de Irak por el presidente George W. Bush movió a decenas de miles de personas a protestar en los Campos Elíseos y en ciudades de todo el mundo.

Los índices de popularidad de Trump son aun peores. Pew preguntó quién tenía “confianza” en que el presidente americano “hiciera lo correcto en los asuntos mundiales”. La puntuación más alta que obtuvo fue de sólo el 25 por ciento, en Japón, donde Trump cortejó y mimó públicamente al ahora ex Primer Ministro Shinzo Abe.

El más bajo fue del 9 por ciento, en Bélgica, miembro fundador de la OTAN. En otras partes de Europa Occidental, Trump recibió índices de confianza de entre el 10 y el 19 por ciento en Alemania, Francia, Gran Bretaña y España. Sus líderes, en cambio, recibieron índices de confianza del 76 por ciento para Angela Merkel, el 64 por ciento para Emmanuel Macron y el 48 por ciento para el británico Boris Johnson. No está ni siquiera cerca.

El mundo tiene más confianza en Vlaidmir Putin de Rusia y en Xi Jinping de China que en Donald Trump.

¿Cuál es la gravedad de esto? A los encuestados se les proporciono las siguientes opciones para responder a la pregunta de la confianza: “mucha”, “algo”, “no demasiada” y “ninguna confianza”. Esa última realmente los atrajo. En Francia, el 75 por ciento dijo que no tenían ninguna confianza en Trump. Fue el 79 por ciento en Alemania, 67 en Canadá, 65 en el Reino Unido, 69 en Suecia y 60 en Australia. Japón fue más indulgente; sólo el 30% no confiaba en Trump, pero el 38% eligió la segunda respuesta más baja: “no demasiada” confianza. Eso suma un total de 68 por ciento.

Los índices ya estaban bajando antes de que COVID llegara, pero la respuesta de Trump a la pandemia puso en caída libre a la opinión mundial sobre Estados Unidos. La nota más alta que cualquier país dio a la respuesta de los Estados Unidos al coronavirus fue la de España; sólo el 20 por ciento dijo que estamos haciendo un “buen trabajo”. Japón nos dio un 15. Alemania, un 9. En Corea del Sur, sólo el 6 por ciento de los encuestados dijo que los EE.UU. estaba haciendo un buen trabajo con la pandemia.

La buena noticia para el mundo, si se puede llamar así, es que los americanos que apoyan a Trump no quieren que EE.UU. lidere el mundo de todos modos.

La encuesta anual del Chicago Council sobre la opinión americana en política exterior muestra que los demócratas y los republicanos están más divididos que nunca sobre nuestra participación en el mundo fuera de nuestras fronteras. Esto no es una sorpresa. Los investigadores del consejo señalan que Joe Biden está presionando para volver a comprometerse con las alianzas y asociaciones multilaterales, mientras que Trump está presionando su postura de “América primero” y animando a los derechistas que rechazan a los “globalistas”, un término antisemita que se refiere a la falsa teoría de la conspiración de que los judíos dirigen el mundo.

La encuesta del Consejo siempre requiere una lectura entre líneas. Suele concluir que sus resultados muestran que los estadounidenses mantienen un saludable deseo de seguir “comprometidos” con los asuntos mundiales. Pero cada vez más, los números pintan un cuadro diferente. En su mayoría, los republicanos dicen que quieren tener poco que ver con el mundo exterior, al menos cuando responden a estas preguntas, que se hicieron del 2 al 19 de julio, en el punto álgido del frenesí de protestas y pandemias de este verano.

En cuanto al coronavirus, en la encuesta se preguntó si EE.UU. debería ir solo o colaborar con el mundo. El 80 por ciento de los demócratas estaban a favor de la colaboración; mientras que solo el 40 por ciento de los republicanos. (Cuando se amplió la pregunta, el 18 por ciento de los demócratas dijo que EE.UU. debería seguir siendo “autosuficiente como nación para no tener que depender de otros”, mientras que el 58 por ciento de los republicanos estuvo de acuerdo). No es de extrañar que Trump haya sacado a Estados Unidos de la coalición liderada por la Organización Mundial de la Salud de todos los demás países de la tierra, y que no haya tomado ninguna medida para colaborar con los líderes mundiales en una solución o plan compartido.

Pero esperen, el Consejo nos dice, “A pesar de la pandemia, los americanos siguen rechazando la retirada del mundo”. Éstas son unas gafas de color rosa que un intérprete de datos podría usar. Su punto de vista es que el 68 por ciento de todos los encuestados estuvieron de acuerdo en que “será mejor para el futuro del país si tomamos parte activa en los asuntos mundiales”. Sin embargo, ¿qué significa eso cuando más de la mitad de los republicanos no quieren que EE.UU. ni siquiera colabore con gobiernos extranjeros para detener una pandemia mundial que ha matado a más de 190.000 de sus compatriotas?

Lo que el Consejo no destacó pero que se encuentra en la página 39 del informe es que el 78 por ciento de los demócratas apoyan un papel “activo” de Estados Unidos en los asuntos mundiales, pero sólo el 64 por ciento de los republicanos lo hacen. Eso es una brecha de 14 puntos. No ha habido una división tan grande en esta cuestión desde 1986, según sus gráficos.

Las divisiones partidistas sobre la participación de EE.UU. en el mundo son tan agudas como siempre. Los demócratas siguen diciendo que la globalización es algo bueno (75 por ciento) y los republicanos dicen que de ninguna manera (55 por ciento.) La división no ha cambiado en tres años. Se separó bruscamente en 2017, el año en que Trump asumió el cargo, golpeando la globalización (y a los globalistas), especialmente en sus discursos anuales ante la Asamblea General de la ONU.

Las amenazas más preocupantes para el país en julio de 2020, según los demócratas, son: el coronavirus, el cambio climático, la desigualdad racial y económica, y la interferencia electoral. Las principales amenazas para los republicanos: China, el terrorismo, los inmigrantes, el extremismo interno e Irán. Puede apostarse que la preocupación de los republicanos por el extremismo no significa banderas confederadas y supremacistas blancos. Durante todo el verano, Trump y su equipo y los expertos de la derecha han afirmado, en su mayoría falsamente, que las protestas por la justicia racial y los consiguientes disturbios y vandalismo, incluso los incendios forestales de California, fueron iniciados por Antifa.

Otra división partidista reveladora, pero no nueva, es la del “excepcionalismo americano”, la frase que a los estudiosos de las relaciones internacionales odian. Alguna vez se pensó en ella para medir el lugar de la nación en la historia, y su capacidad o mérito para liderar el mundo. Se ha convertido en una frase que a los partidarios les gusta usar como prueba de fuego del patriotismo. Para algunos de la derecha, si usted no cree que América es el único país excepcionalmente grande en la tierra, usted odia a América. A la izquierda, si piensas que América es excepcional, es que probablemente eres un imperialista colonial masculino, de raza blanca, que odia a todos los demás. O algo así. En esta encuesta, el 80 por ciento de los republicanos dijeron que América es excepcional. Entre los demócratas, sólo el 35 por ciento.

En un tema tras otro, los republicanos rechazan la colaboración internacional en favor de soluciones independientes y americanas a los problemas. Rechazan las instituciones internacionales. Incluso a la OTAN, sólo el 65 por ciento de los republicanos apoyan un “compromiso” firme o mayor con la Alianza, comparado con el 85 por ciento de los demócratas.

Apenas hay una mención acerca de las guerras y conflictos de EE.UU. en el extranjero en el escrito de la encuesta. Es una nueva era, una vez más.

Ningún tema de política exterior es tan prominente en la campaña presidencial de 2020 como China. Y en eso, también el país está dividido.

“Los republicanos identifican a China como una amenaza crítica más alta que cualquier otra de las presentadas en la encuesta (67%), y una mayoría significativa dice que EE.UU. debería tratar activamente de limitar el poder y la influencia de China (64% frente al 36% de los demócratas)”, dice la encuesta. Pero “la mayoría de los demócratas siguen estando a favor de una estrategia de compromiso por encima de la contención. De hecho, seis de cada 10 demócratas (60%) dicen que EE.UU. debería buscar un compromiso amistoso con China”.

La cuestión de China es complicada. Demócratas y republicanos por igual parecen haber captado el mensaje de que algo ha cambiado y que China ya no es tan fiable como antes. ¿Pero qué hacer al respecto? En general, los republicanos quieren una posición mucho más dura contra Pekín. Desde TikTok hasta la NBA, las empresas están bajo presión para romper con China. Cuando se les preguntó si apoyarían la prohibición de “productos sensibles de alta tecnología a China”, el 85 por ciento de los republicanos estuvieron de acuerdo, pero sólo el 67 por ciento de los demócratas. En el tema 5G, el 79 por ciento de los republicanos, pero sólo el 62 por ciento de los demócratas están a favor de prohibir la fabricación de telecomunicaciones chinas en EE.UU. En la parte inferior de la lista, la división es amplia en cuanto a los aranceles (76 a 39), la reducción del comercio (70 a 41), la restricción de los intercambios (66 a 39), y la limitación de los estudiantes chinos en los EE.UU. (65 a 32.)

¿Quieren los americanos liderar el mundo? Ya nos hemos hecho esta pregunta antes. Esta semana, los encuestadores del Consejo de Chicago dijeron en su informe, “Esta no es la pregunta más relevante, ya que la mayoría de los estadounidenses siguen apoyando el compromiso global. Más bien, la pregunta más importante es cómo los Estados Unidos deben relacionarse con el resto del mundo.”

“Hoy en día, las diferencias entre los dos candidatos son evidentes, reforzadas por las respectivas preferencias partidistas del público en general. En noviembre, los votantes no sólo decidirán quién será el próximo presidente de los Estados Unidos, sino que también contribuirán a determinar el camino de la política exterior de Estados Unidos”.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.