Mar de la China Meridional: La necesidad de una solución duradera

Mar de la China MeridionalLos acontecimientos en el Mar de China Meridional (South China Sea) (SCS) durante los meses de marzo y abril han vuelto a poner a la región en el centro de atención. Los países y territorios de la periferia del Mar de China Meridional han sido amenazados por los guardacostas y la milicia de los pescadores chinos.

Más recientemente, en la primera semana de abril, los guardacostas chinos destruyeron el barco pesquero vietnamita QNg 90617 TS y dejaron a ocho miembros de la tripulación huyendo para salvar la vida. Estos repetidos hundimientos de barcos de otros países por parte de los guardacostas y la milicia armada china han amenazado el sustento de las comunidades pesqueras que prosperan en el tercer caladero más grande del mundo. Los peces exóticos y la posibilidad de recursos minerales bajo la superficie del mar lo han convertido en una lucrativa zona de caza para los países ribereños, pero en los últimos años, las tensiones en la región se han multiplicado.

Una de las razones declaradas por China es que Estados Unidos ha estado realizando provocadoras salidas de vigilancia con sus aviones marítimos y con grupos de barcos para forzar la libertad de navegación, y socavar la habitual denegación de acceso y la agresión de dominio de la zona por parte de China.

China, por otra parte, ha estado dando coartada para sus maniobras militares, y a veces compite por el desprecio de la libertad de navegación en virtud de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. La Armada del Ejército de Liberación del Pueblo ha realizado disparos de advertencia e incluso apuntando a los aviones de vigilancia de los EE.UU. con pistolas láser. La pandemia del Coronavirus y la incapacidad de EE.UU. para llevar a cabo operaciones navales a gran escala en el SCS han animado aún más a China a amenazar a sus vecinos. El buque de vigilancia chino HD 8, que ha sido el epicentro de problemas en el pasado y ha estado realizando estudios ficticios para estacionarse en la Zona Económica Exclusiva de otros países demandantes, es motivo de preocupación.

Unos cuantos factores han añadido confianza a la Armada del PLA. Entre ellos cabe citar las salidas periódicas y la puesta en funcionamiento de sus dos portaaviones (Liaoning y Shandong) y la realización de operaciones más cerca de los estrechos de Taiwán y Filipinas, al tiempo que amenazan a Indonesia y al Japón en el Mar de China Oriental.

Parece que China está dibujando la periferia exterior de la línea de nueve dígitos que ahora incluye regiones no disputadas como el banco Vanguard y las islas Natuna.  China ha estado enviando sus buques también al Mar de China Oriental, sabiendo muy bien que, en el momento de esta pandemia mundial, le servirían para desviar la atención internacional y evitar las acusaciones mundiales de abandono de la responsabilidad mundial por su parte. El COVID 19 ha suscitado serias dudas sobre el compromiso de China como país miembro del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, y su actitud poco transparente en relación con la declaración del COVID 19 y el número de víctimas.

Las pruebas de misiles del Mar de China del Sur y de Corea del Norte proporcionaron la coartada para que China desviara la atención y también aumentar el hiper nacionalismo, especialmente cuando el Presidente Xi Jinping se ha estado enfrentado una enorme disensión interna.

En el SCS, China ha acatado completamente el fallo de la Corte Permanente de Arbitraje (CPA) de julio de 2016, que falló a favor de Filipinas y desestimó todas las reclamaciones de zona económica exclusiva (ZEE) de las islas que China ha construido en el Mar de China Meridional.

La actitud displicente de la comunidad internacional en lo que respecta a la imposición de sanciones y el hecho del cumplimiento de la decisión de la CPA, dio un gran impulso al régimen comunista de China para instalar nuevas armas, incluidos misiles tierra-aire y radares, en algunas de las islas reclamadas.

Más recientemente, el buque de reconocimiento chino Haiyang Dizhi 8(HD 8) ha regresado a la ZEE vietnamita, a casi 160 km de la costa de Vietnam, y se está acercando a las islas controladas por Malasia, con total desprecio del derecho internacional y las disposiciones de la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar. El buque de reconocimiento está acompañado por buques de la guardia costera china.

El Departamento de Estado de Estados Unidos en apoyo de Vietnam ha declarado: «pedimos a la República Popular China que siga centrándose en el apoyo a los esfuerzos internacionales para combatir la pandemia mundial, y deje de explotar la distracción o la vulnerabilidad de otros Estados para ampliar sus reclamaciones ilegales en el Mar de China Meridional».

A finales del año pasado, China estacionó su único buque guardacostas más cerca de la plataforma petrolífera operada por la empresa rusa Rosneft. Vietnam también ha tratado de poner el tema en el orden del día del Consejo de Seguridad de la ONU para llamar la atención de la comunidad mundial. Sin embargo, más que las discusiones, la comunidad internacional debe emitir una declaración criticando completamente el comportamiento del miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU a nivel mundial.

Por parte de los países de la región y los socios del Quadrilateral Security Dialogue (QSD, United States, Japan, Australia and India), es imprescindible una declaración unificada que castigue los esfuerzos de China por enturbiar el orden regional en el SCS. Los países del QSD deben emprender navegaciones en grupo a intervalos regulares e incluso un enfrentamiento con China sería una gran lección en las plácidas aguas.

Por parte de Vietnam, debe entender que las realidades y compulsiones globales han cambiado con el tiempo y que, identificar a EE.UU. como un enemigo permanente no sería bueno para sus intereses estratégicos. Es necesario que firme un acuerdo de asociación estratégica y de seguridad con EE.UU., cuyo modelo basarse en la asociación estratégica mundial entre India y Japón y en la declaración conjunta sobre cooperación en materia de seguridad.

La visita del USS Roosevelt no ha sido bien recibida en la comunidad estratégica china, y Vietnam debe asumir que los barcos de los países socios del QSD (excluyendo a China) hagan escala en sus puertos. Esta muestra de fortaleza junto con las interacciones regulares a nivel de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). También en la elaboración de la agenda de la reunión de la ASEAN Defense Ministers (ADMM) plus a finales de este año, se debe mencionar la cuestión del SCS. Es necesario que todas las partes acepten su Código de Conducta desde el punto de vista legal y que, el impulso sea apoyado con nuevas ideas cuando Vietnam presida la ASEAN. Es probable que China se enfrente a dificultades económicas, especialmente cuando los mercados europeos y estadounidenses no puedan generar demanda.

Vietnam, como presidente de la ASEAN, necesita emprender un enfoque de cinco pasos para resolver el problema. En primer lugar, institucionalizar un comité de alto nivel para agilizar y crear consenso sobre el proyecto de Code of Conduct (CoC) dentro de la ASEAN con carácter prioritario. Los ex primeros ministros y jefes de gobierno pueden participar en este comité para conseguir la aceptación política y desarrollar la confianza entre los países demandantes.

En segundo lugar, debe emprender iniciativas trilaterales con los asociados en el QSD y otros demandantes, para los estudios hidrográficos y la cartografía del fondo del océano. Los socios de diálogo de la ASEAN (excepto China) se ven afectados indirectamente por las tácticas chinas.

En tercer lugar, debe crear Standard Operating Procedures (SOP) entre las naciones de la ASEAN y publicar una declaración que mantenga el statu quo.

Cuarto, es necesario formular el Tratado de Amistad y Cooperación con respecto al SCS. El acuerdo puede ser llamado Zone of Peace, Freedom and Innocent Passage. Este acuerdo debe ser firmado con todos los socios del diálogo. La garantía de la libertad de navegación debe ser la base de este acuerdo.

Por último, Viet Nam debe hacer un llamamiento universal a la comunidad internacional para que dé prioridad a la solución de la controversia sobre el SCS, que es fundamental para la seguridad marítima y la promoción del comercio en la región.

Se necesita urgentemente una solución duradera.

Fte. Modern Diplomeccy (Pankaj Jha)

El Prof. (Dr.) Pankaj Jha es profesor asociado de la Escuela Jindal de Asuntos Internacionales. Fue Director (Investigación) del Consejo Indio de Asuntos Mundiales durante más de dos años y medio. Ha trabajado como Director Adjunto de la Secretaría del Consejo de Seguridad Nacional (2012-2013) y estaba estrechamente asociado con el aparato de seguridad nacional de la India. Ha sido miembro de delegaciones de alto nivel en el Reino Unido, Israel y otros países. Ha sido el investigador invitado del Centro de Estudios de Seguridad Internacional de la Universidad de Sydney (2009) y del Instituto de Estudios del Asia Meridional, Singapur (2006).

También ha dado conferencias y participado en diálogos de alto nivel en Alemania, Bélgica, China, Nueva Zelandia y Australia. Tiene más de 80 artículos y documentos académicos en revistas con y sin árbitro. Se le cita regularmente en periódicos y revistas internacionales como Nikkei Asian Review, South China Morning Post, Bangkok Post, Gulf News e International Business Times, etc. Es autor de dos libros sobre la India y China en el sudeste asiático: Competition or Cooperation (2013) e India and the Oceania: Exploring Vistas of Cooperation (2016).

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.