Los rusos tienen un grave problema: no pueden construir armas avanzadas

Antes de que comenzara la guerra en Ucrania, la creencia predominante entre casi todos los analistas militares era que Rusia, con armas y equipos mucho más avanzados, arrasaría con Ucrania y capturaría el país en cuestión de semanas.

Pero eso no ha ocurrido

Como resultado, las fuerzas rusas han sufrido horribles bajas y una considerable pérdida de armas y equipos. Si bien hay una multitud de razones por las que esto ha sucedido, entre ellas están la mala inteligencia, el exceso de confianza, la falta de entrenamiento de las fuerzas, la baja moral y un invierno más cálido que obligó a sus tropas a permanecer en la carretera, otras situaciones salieron a la luz.

Una de ellas fue que las avanzadas armas de Moscú, que han pregonado como iguales o mejores que cualquier cosa que tenga Estados Unidos u Occidente, en un intento de generar ventas en el extranjero, son simplemente como las occidentales. De hecho, muchas de las armas avanzadas de Rusia no son tan avanzadas como se dice.

Entonces, ¿por qué fallan las armas avanzadas de Rusia? En las últimas décadas, Rusia ha intentado construir nuevos aviones de combate, aviones furtivos, nuevos bombarderos y muchas otras plataformas para estar a la altura de Estados Unidos.  Una vez más, hay varias razones para ello, ya que echamos un vistazo a sus armas avanzadas y a por qué no están a la altura.

El afán de conquista imperial de Putin perjudica la modernización militar

Putin llegó al poder en 1999 y se ha mantenido en él durante casi 25 años, en gran parte gracias a los medios de comunicación estatales en los que controla la narrativa. Así, sigue siendo popular entre la gente, ya que ésta sólo recibe la versión de los acontecimientos del Kremlin. Las noticias y los acontecimientos positivos sin ninguna información libre.

Pero mientras se lamenta abiertamente de la caída de la antigua Unión Soviética y se presenta como un nuevo Pedro el Grande, su agresividad ha obstaculizado el desarrollo de armamento avanzado en Rusia.

Ha dado prioridad a los objetivos políticos sobre los militares. La economía de Rusia no era tan robusta como él anunciaba, y sin embargo continuó con el uso de la Guerra Híbrida, una táctica de los días de la Unión Soviética, porque la economía de Rusia no puede soportar una guerra prolongada con la OTAN y Occidente, por lo que esto economiza su uso de la fuerza militar abierta. Y parte de esa estrategia es la amenaza de las armas nucleares.

El secretario de prensa de Putin, Dmitry Peskov, lanzó una advertencia bastante contundente. «Tenemos un concepto de seguridad interna, y es público», dijo Peskov a la CNN. «Se pueden leer todas las razones para el uso de armas nucleares. Así que, si se trata de una amenaza existencial, una amenaza para nuestro país, se podrían emplear de acuerdo con nuestro concepto.»

Las inevitables sanciones económicas derivadas de la agresión rusa impulsan sus objetivos de exportación de armas al resto del mundo.

Las armas rusas integran chips americanos en su interior

Con las sanciones económicas establecidas debido a la agresión rusa, los rusos se han visto afectados. Las sanciones han reducido su capacidad de producir piezas y equipos de repuesto; uno de los efectos más sorprendentes ha sido la cantidad de tecnología estadounidense y europea que va dentro de las armas rusas.

En junio, investigadores estadounidenses que trabajaban con el servicio de inteligencia ucraniano inspeccionaron todas las armas rusas que pudieron encontrar. Casi todas tenían tecnología occidental, como microchips, placas de circuitos, motores, antenas y otros equipos.

Desde que comenzó la guerra y se impusieron las sanciones, se le preguntó a la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, si la escasez de chips estaba mermando la capacidad de Moscú para producir nuevas armas y equipos, y respondió: «un sí rotundo».

«Las exportaciones estadounidenses a Rusia en las categorías en las que tenemos controles de exportación, incluidos los semiconductores, se han reducido en más de un 90% desde el 24 de febrero», añadió. «Así que eso es paralizante».

Las armas «avanzadas» rusas no son tan avanzadas

Muchas de las armas avanzadas de Rusia simplemente no funcionan como se anuncia. Rusia promocionó el SU-57 como un «caza furtivo de quinta generación». Pero en un excelente artículo en Sandboxx News, Alex Hollings planteó la legítima pregunta: «¿es el Su-57 el peor caza furtivo del planeta?».

Desde las secciones transversales de radar que lo ponen a la par con el FA-18 Hornet de los años 80, los motores necesarios para proporcionar el modo furtivo aún no han sido entregados, y las Fuerzas Aeroespaciales Rusas se han visto obligadas a utilizar el motor Saturn AL-41F1 que también se encuentra en el Su-35S de cuarta generación. El resultado ha sido un menor rendimiento y una pérdida de sigilo.

Moscú afirmó que el paquete de sensores y aviónica es comparable al F-35 Joint Strike Fighter, pero la mayoría de los analistas de aviación creen que esto no es más que la típica bravata rusa. Se cree que Rusia va a producir cuatro Su-57; uno de ellos se estrelló antes de poder ser entregado. Eso dejaría sólo tres en servicio activo.

El misil de crucero lanzado desde el aire Kh-101 (ALCM) ha sido notorio por sus repetidos fracasos en ataques de largo alcance contra objetivos ucranianos. Ya en marzo, se citó a un funcionario del Departamento de Defensa diciendo que «o bien fallan en el lanzamiento, o bien no dan en el blanco, o bien no explotan al contacto».

Los carros de combate T-72 tienen un defecto inherente en el diseño debido a su cañón de carga automática, que se ha demostrado desde la primera Guerra del Golfo. Ya escribí en mayo sobre los defectos del diseño de los tanques rusos.

Se dice que el tanque robotizado Uran-9 es un diseño evolutivo para el apoyo a la infantería. Está armado con un cañón automático de 30 mm, misiles guiados antitanque y lanzallamas de Shmel. Moscú dijo que podía operar a casi 2 millas del controlador. Eso fue totalmente exagerado.

Los rusos lo probaron en Siria y su rendimiento fue terrible. Una vez que el tanque estaba fuera de la línea de visión del controlador, perdía la señal. Tenía problemas para disparar el cañón de 30 mm y no podía hacerlo en movimiento porque su mira no estaba estabilizada. Además, las orugas son poco fiables y necesitan frecuentes reparaciones sobre el terreno.

Esto no es el final de la lista, pero retrata una visión precisa de las armas avanzadas rusas.

El panorama no parece prometedor para Moscú; los ucranianos les han plantado cara y están llevando a cabo una contraofensiva en el sur, alrededor de Kherson. Las formaciones de carros de combate rusas han sido diezmadas, y están entregando antiguos tanques T-62 a las formaciones blindadas, así como otros equipos. El mito del poderío ruso ha quedado al descubierto.

Fte. 19fortyfive