5G: Los peligros ocultos de la Ruta de la Seda Digital china

peligros ocultos de la Ruta de la Seda Digital china
Foto: Reuters

China ha activado la mayor red comercial de 5G hasta la fecha el 31 de octubre de 2019. Fue entonces cuando los tres proveedores estatales de telefonía móvil de China, China Mobile, China Unicorn y China Telecom, presentaron los paquetes de suscripción 5G. Los operadores de telefonía móvil señalaron que, cobrarían a los clientes por la velocidad en lugar de por el uso de datos, y la velocidad máxima costaría alrededor de 45 dólares al mes. Pekín ha prometido que la red de próxima generación desencadenará “una revolución tecnológica”. El anuncio es un mensaje a Estados Unidos y al mundo de que el impulso de China hacia el dominio global del 5G no se verá frenado por la oposición de Estados Unidos.

La inversión de China en tecnologías de próxima generación, incluyendo la información y las comunicaciones (TIC), la inteligencia artificial, el gran análisis de datos, la computación en nube y la blockchain, entre otras, se ha convertido en una alta prioridad para el presidente Xi Jinping. Una serie de directivas gubernamentales, libros blancos, iniciativas y estrategias de planificación han empujado a las empresas tecnológicas chinas hacia las tecnologías “correctas”. Esta ambición de convertir a China en una potencia tecnológica y cibernética mundial es abiertamente geopolítica por naturaleza, como muestra el Esquema de la Estrategia Nacional de Desarrollo Basado en la Innovación de 2016: “Las tecnologías disruptivas están constantemente surgiendo, reformando continuamente el panorama competitivo mundial y cambiando el equilibrio de poder entre los estados”.

Los proyectos de infraestructura digital y de telecomunicaciones de Pekín, en rápida expansión, que forman parte de la Ruta Digital de la Seda, a través de la masa continental euroasiática, tendrán efectos en el mundo real sobre las personas que viven dentro de esos sistemas, afectando a los sistemas de gobierno y al poder del Estado sobre los datos. A medida que las empresas tecnológicas chinas exporten estos complejos ecosistemas de tecnologías, normas y estándares en los programas Smart City y Smart Port, Estados Unidos y sus aliados tendrán que monitorear cómo impactan en las naciones receptoras.

Ministerio de Seguridad Pública (República Popular China)Si se consideran los componentes constitutivos del orden occidental, las finanzas, la banca, el dominio tecnológico, la influencia sobre las reglas del mercado y del comercio, es evidente que Beijing ofrece alternativas a todos los niveles y construye un nuevo orden muy amplio que se adapta a sus propias preferencias. A pesar de la naturaleza dispar de las actividades de China, colectivamente forman la base de la futura hegemonía. En este artículo nos centramos en tres áreas en las que la RPC está utilizando la tecnología para avanzar en sus objetivos: valores y gobierno, mercados y comercio, y transporte marítimo.

Como ya se ha mencionado, las Ciudades Inteligentes, construidas sobre el cimiento rico en datos de las redes 5G, integran información dispar de diferentes fuentes, para crear una plataforma centralizada de intercambio de datos, que es fundamental para las operaciones diarias de los sistemas administrativos, industriales, ambientales, energéticos y de seguridad.

La premisa es que una ciudad mejor integrada y operada eficazmente impulsa la actividad económica y promueve el crecimiento sostenible en el futuro, una tecnología prometedora para muchos municipios del Asia meridional, donde el crecimiento demográfico está creando nuevas ciudades de rápido crecimiento.

No obstante, China exportará valores y normas a medida que capacite a los futuros usuarios de su equipo, mediante el uso de redes de investigación como el Laboratorio Nacional de Ingeniería (NEL) para la aplicación de grandes datos sobre detección, prevención y control de los riesgos de la seguridad social.

Un informe de Freedom House de 2018 señaló cómo China ofrece paquetes de capacitación a funcionarios extranjeros sobre cómo manejar grandes datos sobre “gestión de la opinión pública” y “desarrollo de nuevos medios de comunicación”.

ZTE ha ayudado a Venezuela a vigilar y controlar su población a través de un sistema de tarjetas de identificación inteligentes. Conectadas al sistema de satélites de China, las tarjetas almacenan datos de localización, información financiera, transacciones bancarias, asistencia sanitaria e incluso registros de votación. El gobierno usa las tarjetas para controlar el acceso a los beneficios públicos.

Algunos estados están dando forma a sus leyes cibernéticas para imitar las de China con Vietnam, Egipto, la República Unida de Tanzania y Uganda, produciendo leyes, no muy diferentes de la Ley de Seguridad en Internet de China de 2016, que requiere la recopilación y verificación de las identidades de los usuarios (La Ley de Seguridad de Internet de China, se promulgó para aumentar la protección de datos, la localización de datos y la ciberseguridad en interés de la seguridad nacional).

Existe un peligro muy real de que, en su calidad de principal arquitecto y administrador de esas redes digitales y de las ciudades inteligentes, Beijing tenga acceso a una gran cantidad de datos en las naciones receptoras, ya sea mediante pactos de intercambio de inteligencia o mediante el acceso directo a un servidor, otro requisito de la Ley de Seguridad.

El acceso a estos datos y la posibilidad de recogerlos mediante un gran análisis de datos, daría a Beijing una ventaja en forma de material comprometido, usando la información sensible para influir en los líderes extranjeros clave en cuestiones críticas para los intereses chinos.

Fte. The National Interest (John Hemmings Follow y Patrick Cha)

El Dr. John Hemmings es profesor asociado en el Colegio de Estudios de Seguridad del Centro Daniel K. Inouye de Asia y el Pacífico para Estudios de Seguridad, un centro regional del Departamento de Defensa de EE.UU., así como investigador asociado principal de la Sociedad Henry Jackson, un centro de estudios con sede en Londres.

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.