Los peligros de la cooperación indo-francesa en materia de defensa

Posesiones francesas en ultramarFrancia e India tienen intereses convergentes en lo que respecta a las políticas y estrategias de la región indo pacífica. Ambos estados mantienen una asociación relativamente multifacética, que abarca muchos campos, por ejemplo, la defensa, la energía nuclear civil, el espacio y la lucha contra el terrorismo.

Francia tiene territorios de ultramar en el suroeste, operando bases militares en el borde noroccidental del Océano Índico. Así pues, uno de los principales objetivos de Francia en la región del Océano Índico (IOR) es mantener el statu quo estratégico, por lo que necesita la asociación con India para lograr este objetivo. Sin embargo, la asociación estratégica francesa y la transferencia de armas este país, se ha convertido en una de las principales causas de inestabilidad estratégica y de carrera de armamentos en Asia meridional.

Especialmente relevantes son su visión y su plan de acción para la protección marítima y el espacio ultraterrestre. Durante la visita de estado del presidente Emmanuel Macron a India en marzo de 2018, ambos países firmaron más de 14 acuerdos para fortalecer su asociación. India y Francia, frente al ascenso de China y la IOR, han mantenido la postura de respetar las leyes mundiales por parte de todos los estados, a fin de salvaguardar la libertad de navegación y sobrevuelo y de contrarrestar la piratería y el contrabando. En lo que respecta a la cooperación marítima, la Armada francesa envió su destructor antiaéreo FNS Cassard a atracar en Mumbai en 2019, como primer paso en la aplicación de los acuerdos para la prestación de apoyo logístico recíproco. Esta medida francesa se consideró un compromiso con la India para equilibrar a China en el IOR.

India ha estado comprando armas durante décadas, y ha sido el segundo mayor importador de armas en todo el mundo en el período comprendido entre 2015 y 19. Las importaciones indias de armas francesas han aumentado en un 715%, convirtiendo a este último país en el tercer mayor proveedor de armas de India en los últimos 5 años. Francia la está vendiendo sistemas de armas, que no sólo tienen implicaciones convencionales sino también estratégicas. La aplicación de esos sistemas de armas también varía de aire a tierra y a mar.

El acuerdo del avión de combate Rafale es un ejemplo significativo de la creciente cooperación indo-francesa en materia de defensa. La colaboración entre las fuerzas de defensa indo-francesas encontró un nuevo dinamismo cuando el Gobierno de Modi concluyó un acuerdo para recibir 36 aviones de combate Rafale Multi-Role (MMRCA). El acuerdo ha sido objeto de muchas controversias, por ejemplo, cargos por corrupción, favoritismo en los contratos, precios y cuestiones de cláusulas de compensación.

India firmó un acuerdo formal con Francia para comprar 36 aviones de combate Dassault Rafale por 8.800 millones de dólares en 2016. El avión Rafale es capaz de llevar a cabo todas las misiones de aviación de combate, superioridad aérea y defensa aérea, apoyo aéreo cercano, ataques en profundidad, reconocimiento, ataques antibuque y lanzamiento nuclear. El Rafale está bien equipado para que la India, gracias a sus múltiples capacidades, alcance enseñanzas agresivas que impliquen la supremacía aérea. El papel nuclear del Rafale afectará a la seguridad del sur de Asia y planteará preguntas sobre los compromisos franceses con el TNP, que restringe la transferencia de tales armas estratégicas. China también ha expresado su preocupación por el sistema de armas Rafale, afirmando que su despliegue por parte de India en las regiones fronterizas de China y Pakistán mejorará la capacidad ofensiva de las Fuerzas Armadas indias.

Para atraer la inversión extranjera en el sector de la defensa, India lleva mucho tiempo jugando la llamada carta de la amenaza china. Sin embargo, está usando todos los beneficios que está obteniendo a través de tal método de «Get help» en sus diseños regionales hegemónicos, especialmente contra Pakistán. Francia está invirtiendo agresivamente en el dominio marítimo indio, con el fin de combatir la creciente influencia de China y su creciente huella en el Océano Índico. Al apostar por la ambiciosa propuesta india de crear una flota de submarinos de ataque nuclear, Francia se centra en duplicar su importancia en el IOR.

Francia está ofreciendo a India sistemas de armas, conocimientos, preparación militar, logística e intercambio de información. En el marco del Proyecto 75, la empresa francesa de defensa naval y energía DCNS (ahora Naval Group) está ensamblando y construyendo seis submarinos diésel-eléctricos de clase Scorpene. Dos de esos submarinos, es decir, de clase Kalvari, fueron puestos en servicio por la Armada india en noviembre de 2019. Además, India está tratando de adquirir seis submarinos diésel-eléctricos de Francia en el marco del Proyecto P75I.

En 2019, durante la crisis con Pakistán, India empleó submarinos de la clase Kalvari para entrar en el Mar Arábigo, pero la Armada de Pakistán frustró el intento. India también está planeando aumentar su capacidad de submarinos de misiles balísticos de propulsión nuclear y, en este contexto, fantasea con un submarino francés de clase Triomfant, que monta 16 tubos de lanzamiento vertical para los SLBM M51. Recientemente, Francia ha ensayado con éxito la nueva generación de misiles balísticos intercontinentales M51, capaces de transportar varias ojivas nucleares, que se integrarán en su submarino nuclear.

La inclinación interesada de Francia hacia India y la transferencia de sistemas avanzados de armas estratégicas no hace más que aumentar las tensiones en Asia meridional, porque esas armas, en manos de extremistas hindúes podrían provocar un desastre. La carrera de armamentos resultante deterioraría aún más la seguridad de la región si las armas existentes se utilizaran contra los respectivos oponentes de India. La ya compleja estabilidad estratégica en Asia meridional se ve amenazada por la transferencia de armas estratégicas francesas a la India. Esas transferencias de tecnología militar sofisticada a India, además de afectar a la estabilidad regional, también están erosionando gravemente la legitimidad de las leyes internacionales de desarme y control de armamentos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.