Los carros Abrams podrán detectar los ataques de armas ligeras

El Ejército de EEUU está diseñando nuevos sensores de fuego hostil para su flota de vehículos de combate con el fin de identificar, rastrear y disparar contra armas ligeras atacantes.

Aunque el fuego recibido procede de armas ligeras, que sean necesariamente una amenaza para ellos, como es el caso de los Abrams, Stryker o Bradley, seguiría siendo de gran valor localizar la ubicación de los ataques enemigos, explican los desarrolladores de armas del Ejército.

«Estamos reuniendo datos de firmas de amenazas y evaluando el rendimiento de los sensores y algoritmos», dijo Gene Klager, Subdirector de la División de Sistemas de Combate Terrestre de la Dirección de Visión Nocturna y Sensores Electrónicos, a Warrior Maven en una entrevista a principios de este año.

La unidad de Klager, que trabaja estrechamente el Ejército para identificar y a veces acelerar tecnologías, forma parte del Army’s Communications, Electronics, Research, Development and Engineering Center (CERDEC).

Mandos del Ejército también dijeron a Warrior Maven que se integrarán más sensores HFD este año, en preparación para pruebas en 2019.

Habilitar la capacidad de contraatacar es fundamental, porque la identificación del fuego enemigo permitiría a las tripulaciones atacar objetivos con las escotillas cerradas.

En la actualidad, el Ejército despliega un sistema de puntería y ataque llamado Sistema de Armas Comúnmente Operadas a Distancia (Common Remotely Operated Weapons System, o CROWS); que emplea una pantalla de visualización, sensores y armas controles montadas en el exterior, que permite a los soldados atacar protegidos

Gran parte de la tecnología emergente vinculada a estos sensores puede entenderse en el contexto de la inteligencia artificial (IA). La automatización informática, utilizando algoritmos avanzados y varias formas de análisis, puede procesar rápidamente los datos que proporcionan los sensores para identificar la firma del fuego hostil. «La IA también tiene en cuenta otras informaciones para reducir las falsas alarmas», explicó Klager.

Los diseñadores de IA explican que los ordenadores pueden organizar la información de forma más eficiente y realizar funciones de procedimiento clave, como la realización de listas de comprobación o la identificación de puntos de relevancia; sin embargo, muchos de esos mismos expertos también añaden que, la cognición humana, como algo especialmente adecuado para resolver problemas dinámicos y valorar múltiples variables en tiempo real, sigue siendo indispensable para la mayoría de las operaciones de combate.

A lo largo de los años, ha habido un puñado de tecnologías de detección de armas pequeñas probadas e incorporadas a los helicópteros; una es el Ground Fire Acquisition System (GFAS) probada en 2010. Este sistema, integrado en los helicópteros de ataque Apache, utiliza sensores infrarrojos para identificar «fogonazos» o una señal de calor procedentes de un arma enemiga. La ubicación del fuego enemigo la determina un procesador a bordo del helicóptero, capaz de geolocalizar rápidamente el ataque.

Aunque Klager dijo que hay, sin duda, similitudes entre las tecnologías HFD de combate aéreo y las que están emergiendo para los vehículos de combate terrestre, también señaló que existen algunas diferencias claras: «De suelo a suelo, tienes muchos más objetos en movimiento», dijo.

La integración potencial entre HFD y los sistemas de protección activa también es parte del cálculo, explicó Klager. La tecnología APS, que ahora se está evaluando en los tanques Abrams, Bradleys y Strykers del Ejército, utiliza sensores, tecnología de control de fuego e interceptores para identificar y destruir RPGs y ATGMs atacantes, entre otras cosas. Mientras que la APS, en concepto y aplicación, involucra amenazas más grandes o más sustanciales que las armas ligeras, sería de una gran utilidad la sincronización de ambas. “La HFD serviría como un sensor como parte de un sistema APS», dijo Klager.

Las ventajas de este tipo de interoperabilidad son múltiples. Dado que los RPG y ATGM a menudo se disparan desde el mismo lugar que otras armas ligeras, la capacidad de rastrear una o la otra o ambas en tiempo real mejora enormemente el conocimiento de la situación y las posibilidades de apuntar.

Además, una iniciativa de este tipo es totalmente coherente con los continuos esfuerzos de modernización del Ejército, que buscan sensores multifunción más capaces. La idea es tener una huella de hardware más pequeña fusionada o integrada, junto con tecnología de detección avanzada, capaz de realizar una amplia gama de tareas realizadas históricamente por múltiples sistemas a bordo separados.

La consolidación de las tecnologías de vehículos y de las «cajas» es objetivo de un esfuerzo emergente C4ISR/EW llamado arquitectura «Victory». Utilizando tecnología de red ethernet, Victory sintetiza los sensores y sistemas del vehículo en un sistema común e interoperable. Esta tecnología ya está mostrando un aumento masivo de la capacidad para llevar a cabo ataques de guerra electrónica desde vehículos de combate, entre otras cosas.

La HFD para vehículos de combate terrestre, vista a la luz del rápido avance de las tecnologías de redes de combate, podría aportar ventajas sustanciales en el ámbito de los sistemas no tripulados. El Ejército y la industria están desarrollando actualmente algoritmos para permitir la cooperación entre vehículos tripulados y no tripulado. La idea es tener un «piloto robótico», operando en tándem con vehículos blindados de combate, capaz de probar las defensas enemigas, encontrar objetivos, realizar ISR, llevar armas y municiones o incluso atacar a los enemigos.

«Todo lo que estamos haciendo podría ser fácilmente aplicable a un sistema no tripulado», dijo Klager.

Fte. Warrior Maven 

Acerca de Redacción El Radar 2482 Articles
Equipo de Redacción