Lockheed Martin planea el próximo avión de combate de EE.UU.

Lockheed Martin está hablando con autoridades de la Fuerza Aérea, sobre una versión actualizada de su caza F-22 Raptor, que se basaría en gran medida del cazabombardero F-35, una opción potencialmente rentable para el Gobierno. preocupado por el hecho de que el brazo aéreo de la nación no esté a la altura de los retos que plantearán Rusia y China en las décadas venideras.

La idea de un avión híbrido, de la que informó por primera vez por Defense One, se describe como una de las varias opciones que se le están ofreciendo al Pentágono y a sus aliados. Si tuviera éxito, podría dar lugar a un avión operativo, mucho antes que, si se iniciara nueva competición de cazas, y a un coste más bajo. También preservaría efectivamente el lucrativo dominio actual de Lockheed sobre los contratos de aviones de combate estadounidenses.

Aunque los problemas del F-35 son conocidos, el F-22 también fue un programa problemático. Lockheed Martin en la década de 1990 venció a Northrop Grumman al construir una nueva generación de aviones de combate de superioridad aérea produciendo una aeronave capaz de superar a todos y cada uno de los contrincantes.

Pero a mediados de la década de 2000, cuando el F-22 entró en servicio por primera vez, el Pentágono no estaba involucrado en luchas de tipo Guerra Fría con las superpotencias, sino más bien contra grupos insurgentes y ejércitos improvisados, que carecían de apoyo aéreo moderno. Una prohibición de las exportaciones, junto con el tibio interés del Pentágono, creó un punto de inflexión, en el que la reducción de los pedidos provocó un aumento del precio por unidad, y el aumento de los costes llevó a una nueva reducción de los pedidos. El Pentágono había previsto inicialmente pedir 750 aviones a un costo de más de 26.200 millones de dólares, pero sólo se construyeron 195, antes de que se detuviera la producción en 2011. Hasta la fecha nadie no ha volado en combate.

Cuando se detuvo la producción, Lockheed y el Pentágono se volcaron en el F-35, que se desarrolló más bien como un avión de combate multipropósito. Lockheed había vencido a Boeing con el Joint Strike Figther.

El F-22 tenía diferentes problemas, ya que se desarrolló durante los primeros días de la revolución digital, por lo que lleva un conjunto menos sofisticado de sensores y hardware de computación de misión. También utiliza una superficie frágil que absorbe el radar y que hace que su mantenimiento sea elevado.

Hay algunos precedentes de que el Pentágono confíe en las actualizaciones. Defense One señala que, lo que Lockheed propone es similar a lo que McDonnell Douglas (ahora parte de Boeing) hizo con el caza multipropósito F/A-18 Hornet. El Super Hornet F/A-18F actualizado voló por primera vez en 1995, casi 20 años después del F-18, y sigue siendo un caballo de batalla de la Marina en la actualidad.

Es casi seguro que Lockheed está presentando el diseño híbrido como el mejor de su clase, combinando las mejores características de ambos aviones en un super-avión. En realidad, se espera que el avión aborde los problemas pendientes de ambos diseños que tienen a los planificadores de Estados Unidos preocupados de que no tengan la potencia de fuego adecuada en una batalla futura contra Rusia o China.

El Raptor, F.22, se beneficiaría de la sustitución de su problemática superficie por la fibra estructural menos delicada del F-35, así como de su avanzada tecnología. Y tomando ventajas del F-22 se podría responder a las críticas de que el F-35, aunque ahora se está acelerando hacia la plena producción, carece de la velocidad y la resistencia necesarias para enfrentarse cara a cara con los cazas enemigos avanzados y es excesivamente dependiente de los aviones de reabastecimiento de combustible.

Aunque una competición de caza con un nuevo diseño podría generar más ingresos que una renovación, para Lockheed Martin modernizar el F-22 sería atractivo porque mantendría a sus rivales fuera del negocio de los cazas. Se cree que la compañía ya está trabajando en un F-22 modificado para venderlo a Japón, pero Northrop Grumman ha dejado caer las insinuaciones de que tiene un concepto de caza furtiva de próxima generación en desarrollo, y se dice que está sopesando la posibilidad de introducir su propio diseño en la competencia japonesa. Boeing, fabricante de los F-15 y F-18 de la era de los 70, ganó recientemente una importante competición de aviones teledirigidos de la Marina y probablemente estaría ansioso por tener la oportunidad de competir para producir un nuevo caza si surgiera la oportunidad.

Sin embargo, el plan conlleva ciertos riesgos para Lockheed Martin. Un F-22 revigorizado, que resolviera algunos de los defectos del diseño original, podría codearse con el F-35 en algunos de sus usos, gracias a su mayor velocidad y a su capacidad potencial para transportar misiles de mayor tamaño. Esto podría reducir la demanda del F-35, que ahora mismo se espera que genere más de 1 billón de dólares en ingresos para Lockheed Martin y sus subcontratistas durante el próximo medio siglo.

A pesar de este riesgo, Lockheed Martin está dando el paso correcto con el lanzamiento de un híbrido F-22/F-35. Durante las últimas dos décadas, la compañía se ha establecido como dominante en aviones de ataque, y la aviación es un factor importante para convertir a Lockheed en el contratista de defensa más grande, pero con 35,8 veces menos ganancias, en el más valorado. Para permanecer en esa posición, Lockheed Martin necesita anticipar las necesidades futuras del Pentágono.

Aunque el gasto militar de Estados Unidos ha aumentado en los últimos años, el Pentágono ha reconocido que esas subidas no pueden continuar indefinidamente. Dado el costo actual de la adquisición de F-35 y la necesidad de financiar el desarrollo del nuevo bombardero B-21 de Northrop, es poco probable que la Fuerza Aérea quiera comprometerse con un programa completamente nuevo. Si Lockheed Martin puede convencer a la Fuerza Aérea de renovar el F-22 de manera rápida y asequible, es probable que encuentre a autoridades receptivas a la idea.

Al lanzar un F-22 reacondicionado, Lockheed Martin está intentando ganar la próxima competición de grandes aviones, antes incluso de que comience.

Fte. The Motley Fool

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción