Las zonas económicas marítimas exclusivas del Mediterráneo

nord streamHoy en día, todos los países costeros están tomando medidas a nivel marítimo, mediante la creación de Zonas Económicas Exclusivas (ZEE), lo que también ocurre en el ya abarrotado Mediterráneo, rediseñando así las proyecciones de poder, los posibles acuerdos y las alianzas futuras.

Sin embargo, es Turquía la que se ha aliado actualmente con la Tripolitania de al-Sarraj para evitar las duras condiciones que Chipre y Grecia han impuesto durante mucho tiempo a su ZEE.

En principio, Turquía quiere la igualdad económica en Chipre entre los dos grupos étnicos, a saber, el griego y el turco por lo que, obliga, a menudo manu militari, a los buques de exploración exterior a alejarse del mar chipriota, que es una excelente zona de extracción futura.

La idea de Turquía, que hasta ahora ha demostrado ser eficaz, sirve para separar el contacto y la continuidad griegos con las zonas marítimas vecinas de Chipre y Egipto, a fin de evitar su control sobre el gasoducto EastMed y, por tanto, romper la línea de continuidad entre Europa meridional y África, que necesita principalmente Italia.

Es inútil recurrir a abogados y tribunales de justicia más o menos universales. Necesitamos “portar espada”, como también aconseja Nuestro Señor Jesucristo.

La nueva ZEE turca se extiende desde la línea de Kas-Marmaris, en el borde de la isla de Kastellorizo al sur de Creta, con un triángulo que entra en la zona marítima entre las ZEE de Grecia, Chipre y Egipto. Claramente, su objetivo es aislar la ZEE griega de la chipriota y de las del Mediterráneo oriental y meridional, que ya han sido clasificadas como particularmente ricas en petróleo y gas.

Hasta ahora Turquía no ha especificado los límites geográficos y geo-matemáticos precisos de su nueva ZEE, pero Egipto también la ha descartado como “ilegal” y Grecia la ha calificado de “absurda”.

Un posible cálculo estratégico es lo que nos hace pensar que Turquía todavía considera a al-Sarraj en Tripolitania, como una carta a jugar para una posible futura victoria contra el Khalifa Haftar. Sin embargo, es probable que el Presidente Erdogan, simplemente considere a al-Sarraj la carta más segura para jugar de todos modos, gracias a sus afiliaciones occidentalistas.

Los occidentales no abandonarán al-Sarraj y su Tripolitania llena de yihadistas y hermanos musulmanes. Esto es música para los oídos de Erdogan, ya que no quiere que lo dejen solo para sostener la bolsa de un Estado fallido, la Tripolitania.

O es inteligente por sí mismo, y Erdogan ciertamente lo es, además de ser un experto estratega, o confía en la estupidez de los demás y, en este caso, nada es mejor que la política exterior de los occidentales.

En principio, sin embargo, ¿qué es una ZEE? Según la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982, que entró plenamente en vigor el 16 de noviembre de 1994, es la mayor zona marítima, que, sin embargo, no puede exceder de 200 millas, en la que un Estado ribereño ejerce sus derechos soberanos sobre la masa de agua, para la gestión de los recursos naturales, como la pesca o la extracción de petróleo, gas u otras sustancias, así como para la protección ecológica y biológica del medio marino. No hay que olvidar tampoco la investigación científica del medio marino, que actualmente es esencial para la evolución tecnológica.

Salvo disposición en contrario, el límite exterior de la ZEE coincide con el de la plataforma continental en la que el Estado examinado tiene derecho a explotar los recursos minerales.

En este caso, la ZEE ni siquiera puede proclamarse oficialmente, pero el Estado ribereño tiene siempre derechos exclusivos y originales sobre la plataforma continental.

Italia, que es ahora el país de Farinelli y de la antigua tradición de los cantantes de ópera castrados, también es muy cautelosa en cuanto a la cuestión de la ZEE turco-libia. Sin embargo, en la Cumbre de El Cairo, celebrada el 8 de enero pasado, Italia declaró nulas las reclamaciones de Turquía y Tripolitania por oponerse a las reclamaciones de Grecia, Chipre y Francia.

En cuanto a Trípoli ya existe una ZEE desde 2009.

Incorpora de forma unilateral la Zona de Protección de Pesquerías, establecida en 2005, pero la capital libia de Occidente, Trípoli, también ha declarado que sólo ha mantenido negociaciones con Grecia. Como afirma Trípoli, dichas negociaciones han concluido, debido a la pretensión griega de incluir en su ZEE una pequeña isla situada situada al sur de Creta, Gaudo, que habría modificado, en su beneficio, la línea de equidistancia entre la ZEE griega y la Zona Económica Exclusiva de Trípoli.

Sin embargo, en el debate sobre las ZEE del Mediterráneo, Grecia exige una equidistancia geográfica rígida que potencie sus numerosas islas, mientras que, actualmente, en el derecho marítimo se tiende a aplicar un principio de proporcionalidad entre las superficies marinas y la longitud de las costas.

De ahí que Turquía haya propuesto a Trípoli una nueva frontera más al norte que la aceptada por Grecia. Esto potencia enormemente las costas de Cirenaica y Anatolia, pero perjudica gravemente los derechos de Creta y del Dodecaneso griego.

Grecia, de hecho, quiere establecer su ZEE no en el Mar Egeo, lo que sería geográfica y políticamente obvio, aunque aquí choca con toda una gama de intereses en conflicto de Italia, Chipre, Turquía, Egipto, Líbano e Israel, sino en el Mediterráneo Oriental.

Para su Zona Económica Exclusiva, Grecia lleva mucho tiempo buscando acuerdos con Italia y Albania, pero Italia considera prioritaria sólo la protección de sus pesquerías, mientras que Albania considera que el Tratado de 2009 es gravemente injusto para los intereses marítimos albaneses.

Tras la dura oscuridad de las operaciones financieras alemanas contra su pequeña economía, Grecia está reconstruyendo su política marítima y su modesta, pero inteligente, proyección de poder. No es una mera coincidencia que Grecia haya querido participar inmediatamente en el programa de concienciación marítima europea en el Estrecho de Ormuz (EMASOH), que vigilaría el tránsito comercial y no comercial en él.

El EMASOH está dirigido por Francia, que ahora mantiene una estrecha relación con Grecia frente a Turquía, y cuenta con la participación de Alemania, Bélgica, Dinamarca, Grecia, Italia, Holanda y Portugal.

Por el momento, Grecia ha explotado la agresividad chipriota con respecto a Turquía, especialmente concediendo permisos de exploración en zonas delimitadas y bordeadas por las zonas económicas exclusivas de Israel, Egipto y Chipre.

Turquía desafía enérgicamente esta autonomía marítima griega, apoyando el derecho de la comunidad turcochipriota a recaudar su parte de las tasas y, en todo caso, considerando que parte de la ZEE griega, en la que se han autorizado las prospecciones, pertenece absolutamente a Turquía.

El East-Med Gas Forum organizado por Chipre ha estabilizado hasta ahora las relaciones entre Creta, Israel y Egipto. La solución alcanzada en el Foro, sin embargo, está inevitablemente escrita en la arena.

El verdadero problema para Turquía, sin embargo, es el trazado del nuevo gasoducto EastMed, que excluye el territorio turco y parte del mercado europeo del próximo gasoducto previsto por Turquía junto con la Federación de Rusia.

Hasta ahora la UE no ha manifestado que acepte el documento para la ZEE turco-libia. Sin embargo, la Unión Europea no puede oponerse eficazmente a los países mediterráneos que quieren tener una ZEE claramente excesiva en relación con sus costas y su peso económico.

Como ya se ha mencionado, Italia no ha firmado el memorándum del 8 de enero pasado en El Cairo.

Hay muchas razones que explican esta actitud: a Italia no le gusta la excesiva autonomía de Turquía, pero ni siquiera está contenta con los proyectos marítimos griegos y chipriotas, mientras que Francia protege bien a su petrolera Total y, por tanto, también el acuerdo entre ésta y ENI, entre Chipre y las costas libanesa y egipcia.

La política energética de Italia, que nunca ha visto con buenos ojos el oleoducto EastMed, aprecia y mejora en cambio el oleoducto Greenstream desde las costas libias (y tunecinas) pero, por otra parte, ni siquiera protege eficazmente sus propios intereses inmediatos en Libia o Túnez.

Sin embargo, el vínculo estratégico entre la política de Turquía y la de Trípoli se basa en un hecho probado: la vigorosa defensa por parte de la UE, Gran Bretaña, Israel y  Estados Unidos de los yacimientos de gas identificados al sur y al este de Chipre.

Por lo tanto, Turquía debe buscar en otra parte para certificar su hegemonía sobre el petróleo y el gas, algo que es un derecho de paso y no un derecho de producción.

Sin embargo, el coronel Gaddafi también tenía una idea muy personal y a veces imaginativa del derecho marítimo internacional.

En 1973 el Raìs incluyó todo el Golfo de Sirte en las aguas interiores de Libia. En 2005 se proclamó la Zona de Protección Pesquera a 62 millas de las costas de la Jamahiriya de Gaddafi. En 2009, sin embargo, también estaba la nueva ZEE libia que se extendía hasta “lo que el derecho internacional permitía”, como solía decir el Coronel de Sirte, pero era una interpretación bastante subjetiva del derecho marítimo.

Chipre, el verdadero punctum dolens de la política marítima turca, ya estableció sus ZEE con Egipto (en 2003), el Líbano (en 2007) e Israel (en 2010).

Cabe recordar que Turquía no tiene todavía su propia ZEE, salvo la definida entre Turquía y la República Turcochipriota, y acepta la propuesta de una ZEE con al-Sarraj, al tiempo que se opone activamente a todas las operaciones petroleras en el este de Chipre.

Grecia siempre ha estado atada a la obligación de la OTAN de no exacerbar las tensiones con Turquía. Por lo tanto, ha detenido el establecimiento de su propia ZEE, pero el activismo de Turquía con Trípoli ha cambiado la situación y por lo tanto también las opciones geopolíticas de Grecia.

Ciertamente cada Estado es de todos modos libre de definir sus propias ZEE, pero en última instancia debería ser un derecho limitado por tratados internacionales vinculantes. Sin embargo, en la actualidad, los criterios jurídico-prácticos son claros y suficientemente comunes: el primer principio es la equidistancia geométrica, mientras que la línea mediana es – casi siempre, el resultado de un libre acuerdo entre las Partes.

Además, se adoptó el enfoque clásico de la equidistancia para delimitar la ZEE turco-libia. Como se mencionó anteriormente, se trazó una línea, desde las aguas directamente detrás de Kastellorizo, hasta la península de Marmaris, justo delante de Rodas, mientras que la zona libia de esta ZEE va desde la frontera geográfica de Cirenaica con Egipto hasta Derna.

Las islas griegas, aparte de Kharpatos, han sido completamente descuidadas por la ZEE turca, pero ciertamente Grecia no puede y no quiere tratar directamente con Cirenaica o Trípoli.

Por lo tanto, ¿qué se puede hacer? Grecia podría extender inmediatamente sus aguas territoriales, que actualmente todavía están limitadas a 6 -12 millas. Sin embargo, también Italia está involucrada ya que, tras la decisión de 1985 del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, debe establecer su ZEE. El Tribunal de Justicia dictaminó que, al establecer sus ZEE, tanto Malta como Libia debían detenerse en el meridiano 15°10′, que es el punto de partida de la zona de interés de terceros países, por lo tanto, precisamente Italia.

Entre estas cuestiones figura la extensión, pretendida por el Gobierno argelino, de su ZEE al Mar Centro-Occidental de Cerdeña, superponiéndose a la Zona de Protección Ecológica Italiana y a la plataforma continental italo-española.

Existe una tensión de larga data entre España y Argelia, debido al papel de la nueva España post-franquista en el Sáhara español y su nunca negado apoyo al Frente Polisario y del Río de Oro, así como a una vasta secuencia de viejos y nuevos conflictos.

El significado político de la operación argelina es evidente: a partir de ahora Argelia quiere considerarse un Estado de primera línea frente a Francia, que, además, ha ampliado sus aguas territoriales hasta Ventimiglia y Menton, con un acuerdo firmado en secreto en 2015 entre Italia y Francia, acuerdo que, curiosamente, concede a Francia las zonas de pesca de Cimitero, Fuori Sanremo, Ossobuchi, Vapore y Banco.

“Los langostinos rojos de Sanremo son un sueño”, como cantaba el genovés Paolo Conte en Génova per noi. El acuerdo aún no está operativo, pero Francia ya ha involucrado a la UE para su aplicación.

Por lo tanto, el masoquismo italiano no sólo concierne a la costa libia.

Sin embargo, ha habido una secuencia de creaciones de ZEE del Mediterráneo. Israel ha definido su Zona Económica Exclusiva excluyendo el mar frente a Gaza, también por obvias razones de seguridad, integrando así sus áreas con las de Chipre y Grecia.

Esto ha provocado inmediatamente la reacción de Turquía y es bien sabido que Turquía es ahora el principal punto de referencia de Hamas, la organización de la Hermandad Musulmana, en la Franja de Gaza y en el Sinaí, donde Hamas también actúa como una espina clavada del más duro enemigo del Ikhwan musulmán, a saber, el Egipto de Al Sisi.

En febrero de 2018, unidades de la Armada turca bloquearon, con bastante dureza, un buque Saipemship que iba a explorar y probablemente perforar una zona submarina frente a Chipre, donde Turquía había declarado unilateralmente el bloqueo universal de las actividades de exploración de los fondos marinos.

Además, en octubre de 2019, Turquía comenzó su exploración de petróleo y gas en el bloque 7 que, según lo establecido por el Gobierno chipriota, es de competencia conjunta de Total y ENI.

A Total, una empresa francesa refundada después de la Segunda Guerra Mundial por el ex agente de la inteligencia francesa Guillermet, se le dio el 20% de los Bloques 2 y 9 chipriotas (la misma cantidad que anteriormente estaba en manos de la empresa chipriota Kogas), y el 30% del Bloque 3, con ENI al 50%, y también el 40% del Bloque 8, anteriormente totalmente en manos de ENI.

Por un lado, en junio de 2018 ENI descubrió el gran campo submarino egipcio, a saber, Noor, que ya es el más importante del Mediterráneo y podría cambiar radicalmente la economía y la proyección de poder de Egipto.

De ahí que, por otra parte, Turquía esté manteniendo firme toda la zona submarina de petróleo y gas del mar alrededor de Chipre, incluso extendiéndola hasta las costas de Cirenaica, para mantener su condición de centro mundial de petróleo entre Oriente y Occidente y contrarrestar la expansión petrolífera de Egipto, Israel, la parte griega de Chipre y el Líbano.

Como ya se ha mencionado, la cuestión de la ZEE argelina es particularmente interesante, si nuestros gobiernos tuvieran alguna idea de cuál es el interés nacional. Hay que recordar que Argelia estableció su nueva ZEE el 20 de marzo de 2018.

Como es sabido, la frontera se aplica también al fondo marino: la zona argelina se superpone en parte a la plataforma continental hispano-italiana y a la Zona de Protección Ecológica Italiana, al oeste de Cerdeña, y la ZEE argelina se extiende hacia el noroeste, en el Golfo de Oristano, hasta alcanzar las aguas de Portovesme, Sant’Antioco, Carloforte (la zona donde se produce el mejor atún italiano), Oristano, Bosa y Alguer.

La cúspide de la zona argelina (coordenadas 40°21’31” N y 06°50’35” E) se encuentra a unas 60 millas de la costa de Cerdeña, pero a 196 millas de la costa argelina.

La ZEE argelina sustituye a la antigua Zona de Protección Pesquera (ZFP) establecida en 1994, que tenía una distancia máxima de 40 millas de la costa argelina de Ras Tenes y, tal como están las cosas actualmente, parece una clara imitación de la nueva ZEE turco-libia, en detrimento de Italia, por supuesto.

También debemos recordar las propuestas de expansión marítima de algunos Estados del Este. El Mar de Levante es muy rico en petróleo, así como el Mar Jónico, donde se supone que Grecia tiene diseños sobre su petróleo y gas.

También está el mar al sur de Creta, ahora confiscado y requisado por Turquía, pero también el mar Adriático, que actualmente es explotado para gas natural por Croacia y Montenegro.

La propuesta de establecer una ZEE italiana se presentó a la Cámara de Diputados el 20 de diciembre de 2019, mientras que la propuesta de establecer un Ministerio del Mar permanece inactiva en el Senado.

Ciertamente, Turquía ha concedido recientemente a la Libia de al-Sarraj un préstamo muy “generoso” de 2.700 millones de dólares estadounidenses, pero, como se ha señalado anteriormente, Turquía quiere convertirse en el único centro energético de todo el Mediterráneo, tanto para las líneas procedentes de Rusia y el Cáucaso como para las que proceden del Mare Nostrum.

El Blue Stream, el gasoducto del sur del Cáucaso, el corredor de gas del sur, el TANAP y el Turkish Stream son todos elementos de una futura hegemonía turca en el mundo de la energía, que es la principal prioridad de Erdogan.

Italia no puede ser excluida de todos estos sectores y, con independencia del gobierno de turno, de todas formas no dejará sola a ENI y finalmente concebirá una geopolítica italiana en el Mediterráneo, que hoy en día está claramente ausente.

Fte. Geostrategic Media. Giancarlo Elia Valori

GIANCARLO ELIA VALOR, Copresidente de la Junta Consultiva, es un eminente economista y empresario italiano. Posee prestigiosas distinciones académicas y órdenes nacionales. El Sr. Valori ha dado conferencias sobre asuntos internacionales y economía en las principales universidades del mundo, como la Universidad de Pekín, la Universidad Hebrea de Jerusalén y la Universidad Yeshiva de Nueva York.

Actualmente preside el “International World Group”, también es presidente honorario de Huawei Italia, asesor económico del gigante chino HNA Group. En 1992 fue nombrado Officier de la Légion d’Honneur de la République Francaise, con esta motivación: “Un hombre que puede ver más allá de las fronteras para comprender el mundo” y en 2002 recibió el título de “Honorable” de la Académie des Sciences de l’Institut de France. “

 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.