Las Fuerzas Armadas chinas superan ya a las de EE.UU. en muchos aspectos

Bombardero H-6K y caza J-11chinosEl Ejército de Liberación Chino (PLA en sus siglas en inglés) ya ha adelantado a EE.UU. en áreas como la construcción naval, defensa de misiles, construcción de misiles balísticos y de crucero, advirtió el 1 de septiembre el Pentágono en una nueva y contundente evaluación.

Uno de los temas recurrentes del informe anual del Poder Militar de China es que gran parte de su esfuerzo de modernización sigue siendo un trabajo en progreso. El Ejército Popular de Liberación (PLA en siglas inglesas) es una “fuerza cada vez más moderna y flexible”, que se basa en el poderío industrial civil de su país y en su robusto sector tecnológico, para impulsar mejoras que permitan construir una fuerza que rivalizará con EE.UU. para mediados de siglo.

Como parte de ese impulso, el PLA está avanzando en su propia tríada nuclear, habiendo presentado recientemente el nuevo H-6N como su primer bombardero nuclear con capacidad de reabastecimiento aire-aire de combustible, dando por primera vez a Pekín armas nucleares de tierra, mar y aire.

Se espera que China duplique el número de sus ojivas nucleares en la próxima década hasta alrededor de 400, según el análisis del Pentágono, una razón clave por la que la administración Trump ha estado tan ansiosa por incluir, aunque sin éxito, a China en las conversaciones sobre control de armas junto con Rusia.

Mientras que China se ha negado hasta ahora a discutir el tema, la estimación americana de 200 y pico ojivas nucleares actualmente en el arsenal chino, ha sido la primera vez que EE.UU. ha hecho pública, una señal de la creciente inquietud de Washington. Incluso con ese crecimiento esperado, por supuesto, la fuerza nuclear de China todavía sería empequeñecida por las 3.800 ojivas estadounidenses estimadas en estado activo y de reserva.

Sin embargo, la modernización nuclear es sólo parte de un esfuerzo mayor, pues la base de todo el desarrollo militar chino es la combinación de sus bases industriales civiles y militares y del sector de la innovación tecnológica, impulsado por su Estrategia de Desarrollo de la Fusión Militar-Civil, que permite a los militares elegir las mejores y más desarrolladas tecnologías para su propio uso.

No hay “una línea clara entre las economías civil y militar de la PRC, lo que eleva los costos de la “due diligence” para las entidades estadounidenses y mundiales que no desean contribuir a la modernización militar de la PRC”, afirma el informe.

El vicesecretario adjunto de Defensa para China, Chad Sbragia, dijo el día 1 de septiembre, en un evento del American Enterprise Institute, que las fuerzas armadas chinas “no pretenden ser una mera muestra de la modernidad china”, sino una herramienta para que el gobierno pueda ejercer presión diplomática con ventaja en todo el mundo.

“El Partido Comunista ha pasado los últimos años reorganizando y reconfigurando completamente el Ejército Popular de Liberación (EPL) desde el punto de vista organizativo, con el objetivo de transformarlo en una fuerza conjunta más preparada para el combate, innovadora y global”, dijo Sbragia.

Fundamental para esto es la Estrategia de Desarrollo de la Fusión Militar-Civil, que el Pentágono ha dedicado un tiempo a detallar en su último informe.

Su objetivo es vincular “la base industrial de defensa de China y su tecnología civil y base industrial”, según el informe, mientras que “integra y aprovecha las innovaciones científicas y tecnológicas en los sectores militar y civil”. Al combinar la experiencia y los conocimientos militares y civiles, el Ejército de Liberación Popular ha construido un sistema, que inserta los requisitos militares en la infraestructura civil, e incluye “todos los aspectos relevantes de su sociedad y economía para su uso en la competencia y la guerra”.

Esas ventajas estructurales han llevado al Pentágono a la conclusión de que China ya ha alcanzado la paridad con EE.UU., o incluso la ha superado, en varias áreas, entre ellas la construcción naval. La Armada china es ya la mayor del mundo, con unos 350 buques y submarinos. Aunque nunca ha sido probada en combate y no se puede afirmar que sea una armada de aguas abiertas, ya que rara vez se ha alejado demasiado de sus puertos de origen.

El Pentágono también está preocupado por los 1.250 misiles balísticos y de crucero terrestres, con alcances entre 500 a 5.500 kilómetros. EE.UU. actualmente tiene un solo tipo de misil balístico convencional con base en tierra con un alcance de 70 a 300 kilómetros y no tiene misiles de crucero lanzados desde tierra.

El PLA también “tiene una de las fuerzas más grandes del mundo de sistemas avanzados de largo alcance tierra-aire”, señala el informe, incluyendo los S-400, S-300 y los sistemas de producción nacional rusos.

Dada la alarmante evaluación, Sbragia advirtió hoy que “el informe no afirma que militarmente China sea actualmente un gigante, ni creo, ciertamente tampoco China”. Claramente se enfrenta a una serie de desafíos, y Beijing está trabajando para superarlos, lo cual es realmente un punto importante”.

Sin embargo, la modernización nuclear es sólo parte de un esfuerzo mayor.

Fte. Breaking Defense

1 Comment

  1. Los americanos ya se pueden despedir. Están agarrándose a unos tiempos pasados que no se repetirán.

    Es hora de aprender chino

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.