Las Fuerzas Aéreas chinas transforman un desierto en un oasis tras 39 años de trabajo

La noticia de que el desierto de Mu Us desaparecerá en la provincia noroccidental china de Shaanxi se convirtió en una noticia candente en 2020. Detrás de este “milagro verde” creado por el pueblo chino se encuentra un equipo de la Fuerza Aérea del EPL. Volaron con el avión de transporte Y-5 de primera generación desarrollado de forma independiente en el oeste de China para sembrar semillas de árboles y de hierba en la tierra desolada.

A principios del siglo XX, el entorno natural del noroeste de China estaba gravemente desertizado. Los violentos vientos del desierto de Mu Us, entre la provincia de Shaanxi y la región autónoma de Mongolia Interior, seguían arrastrando arenas y expandiéndose hacia el sur, lo que obligó a la ciudad de Yulin, en la provincia de Shaanxi, a desplazarse tres veces hacia el sur.

En 1982, el Grupo No.1, dependiente de un regimiento de búsqueda y rescate de transporte de la Fuerza Aérea del EPL, lanzó una misión de siembra y forestación aérea en el oeste de China. Este Grupo fue la primera unidad militar en realizar una misión de este tipo. Durante los siguientes 39 años, han rociado más de 10.000 toneladas de semillas en más de 300 áreas de siembra en más de 130 condados (ciudades) a lo largo de siete provincias (regiones), incluyendo Mongolia Interior, Sichuan, Guizhou, Shaanxi, Gansu, Qinghai y Ningxia. El área de actuación supera los 26 millones de mu (17,3 billones de metros cuadrados).

Algunas personas se preguntan por qué la misión de siembra y forestación aérea tiene que emplear el avión de transporte Y-5, ahora que la Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (PLA) ya ha encargado muchos modelos avanzados de aviones. La razón es que el Y-5 tiene un rendimiento de vuelo muy estable, especialmente bueno en el vuelo a baja altura y capaz de despegar y aterrizar en pistas de aterrizaje. Al mismo tiempo, cuenta con un coste de explotación económico.

Las misiones de siembra y forestación aéreas se llevan a cabo principalmente en montañas y crestas áridas, vastos desiertos y páramos del Gobi. No hay torres de control para los aviones, y las operaciones tienen que realizarse a alturas ultrabajas, que son difíciles y peligrosas. Las ondulaciones del Gobi, las imprevisibles tormentas de arena y las erráticas corrientes de aire caliente y frío hacen que sea mucho más difícil volar en las zonas de siembra, en comparación con los vuelos regulares de entrenamiento.

Además de los desafíos de la naturaleza, los pilotos tuvieron que soportar el reto de su fuerza de voluntad. Con el sueño de convertirse en héroes de la aviación, estos pilotos graduados en las escuelas de aviación militar acabaron pilotando aviones de transporte para sembrar semillas en el sombrío entorno natural del noroeste de China.

Cuando me gradué, me daba vergüenza decir a mi instructor mi cometido. La primera vez que vi este interminable mar de arena, pensé para mis adentros que las semillas sembradas no podrían crecer”, dijo el veterano piloto Zhang Jiangang. Pero cuando Zhang voló de vuelta a la zona donde sembró después de dos años, la capa de plántulas verdes en el desierto le conmovió profundamente.

Treinta y nueve años después de 1982, la misión de siembra y forestación aérea de las Fuerzas Aéreas no ha parado nunca. Han logrado sembrar y forestar desde el aire una superficie de 5,91 millones de mu (3,9 billones de metros cuadrados), y la cobertura vegetal ha pasado de alrededor del 5% al 50,4% actual. Han hecho posible lo imposible. Por ahora, la zona de Yulin, en Shaanxi, se ha transformado de zona desértica a granero con oasis.

Fte. China Military Online

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.