Las cinco principales tendencias en materia de cumplimiento de la ley

cumplimiento ley siglo XXIEl cumplimiento de la ley en el siglo XXI está evolucionando rápidamente, ya que la policía se enfrenta a nuevas amenazas y desafíos junto con un mayor escrutinio por parte del público y los medios de comunicación. Los profesionales están respondiendo con cambios significativos en las áreas de liderazgo, estructura, cultura, política y tecnología.

Hoy, la mayoría de los departamentos y organismos están:

Adaptándose a los nuevos niveles de transparencia que no existían hace una década

Adoptando nuevas políticas para promover la mejora de las relaciones entre la policía y la comunidad

  • Desplegando nuevas tecnologías que ayuden a la policía a hacer su trabajo, mientras que también cambian la forma en que interactúan con la comunidad
  • Desarrollando una comprensión más profunda de la conexión entre la educación y la aplicación de la ley

A continuación, se presentan las cinco tendencias principales que actualmente conforman el campo de la aplicación de la ley:

Enfoque en la policía orientada a la comunidad

La policía orientada a la comunidad no es, por supuesto, un nuevo concepto o práctica. Sin embargo, a raíz de las recientes muertes de alto perfil y la consiguiente indignación y desconfianza del público, muchos sobre el terreno la consideran más pertinente y necesaria que nunca.

Según el Departamento de Justicia de EE.UU., que puso en marcha su Office of Community Oriented Policing Services (COPS) en 1994, “La policía comunitaria comienza con el compromiso de fomentar la confianza y el respeto mutuo entre la policía y las comunidades. Es fundamental para la seguridad pública, garantizando que todos los interesados trabajen juntos para hacer frente a los desafíos de la delincuencia en nuestra nación. Cuando la policía y las comunidades colaboran, abordan más eficazmente los problemas subyacentes, cambian los patrones de comportamiento negativo y asignan recursos”.

Con la atención nacional en el tema de la policía comunitaria, la mayoría de las agencias ya han comenzado a implementar nuevas tácticas y estrategias para trabajar más armoniosamente con sus comunidades locales. Y se predice que este enfoque en la policía comunitaria continuará en el futuro previsible, ya que sigue siendo una prioridad máxima a nivel local, estatal y federal.

Según discoverpolicing.org, la vigilancia comunitaria “comprende tres componentes: el desarrollo de asociaciones comunitarias, la participación en la solución de problemas y la aplicación de características organizativas de la vigilancia comunitaria”.

Para los profesionales de la aplicación de la ley, mejorar las relaciones comunitarias no es una tarea fácil. Si bien se están empleando y poniendo a prueba múltiples estrategias, la respuesta para muchos es la educación.

En un estudio titulado “The Impact of a College-Educated Police Force”, la investigadora académica Rebecca L. Paynich, doctora en filosofía, informa de que los agentes de policía con educación universitaria en general:

  • Tienen mejores habilidades de comunicación
  • Son más tolerantes en las interacciones con los ciudadanos
  • Mostrar una comprensión más profunda de la policía y el sistema de justicia penal
  • Tener una mejor comprensión de las cuestiones de derechos civiles desde múltiples perspectivas
  • Son menos propensos a usar fuerza mortal.
Aumento del uso de la tecnología y las herramientas

La tecnología está facilitando mucho a los profesionales de la policía la tarea de garantizar la seguridad pública, liberando recursos y permitiendo una actuación policial proactiva, al tiempo que se crea un nuevo nivel de transparencia. A continuación, se examinan más de cerca algunas de las tendencias tecnológicas que están a la vanguardia de la policía moderna:

  • Los medios de comunicación social se emplearán cada vez con más frecuencia y con mayor sofisticación y adopción para reunir y difundir información, así como para involucrar a la comunidad.
  • Cámaras corporales, serán necesarias en muchos organismos, ya que se ha demostrado que disminuyen el número de denuncias relacionadas con actuaciones policiales, ofreciendo mayor transparencia y haciendo menos probable que los ciudadanos inventen incidentes. Sin embargo, cuestiones como el costo, la privacidad, la retención de datos, la divulgación pública y la eficacia general serán áreas de debate polémico.
  • El reconocimiento facial tiene gran potencial y se está empleando más ampliamente en la vigilancia, a medida que aumenta su precisión y sofisticación. Las leyes de privacidad biométrica serán un tema candente a medida que este tipo de tecnología se generalice.
  • Policía predictiva, es un cambio fundamental en la forma de operar de la policía, pasando de ser reactiva a proactiva. Esto se hace posible a través de análisis avanzados y modelos de intervención.
  • Las aplicaciones del GPS están siendo empleadas por las fuerzas del orden para rastrear y localizar más rápido a los sospechosos y a los que están en libertad condicional. Las balas del GPS, por ejemplo, pueden ser disparadas a un vehículo para rastrear remotamente sus movimientos y los dispositivos de rastreo del GPS pueden ser usados en delincuentes reincidentes para monitorear su ubicación.
  • La próxima generación del 911, los futuros sistemas serán capaces de recibir mensajes de texto, videos y fotografías. La tecnología está disponible actualmente, pero la transición llevará tiempo, ya que los organismos trabajan en su implementación en un esfuerzo por servir mejor a los ciudadanos del siglo XXI que dependen de la tecnología inalámbrica.
  • Robots. Su uso en el trabajo policial continúa expandiéndose. Por ejemplo, pequeños robots con forma de mancuernas o tanques equipados con sensores se pueden usar para infiltrarse en espacios donde no es seguro que entren los agentes, y que evíen de vuelta audio y video. Los robots de desactivación de bombas, cada vez más sofisticados, también ayudan a la seguridad de los agentes al realizar tareas peligrosas con explosivos.
  • Drones. De manera similar, el uso de la tecnología de los drones también va en aumento, especialmente para la vigilancia, a medida que los departamentos encuentran nuevos usos para los vehículos aéreos no tripulados equipados con cámaras ópticas, de zoom y/o térmicas. La búsqueda y el rescate, las situaciones de disparos activos y la vigilancia de multitudes son algunos ejemplos notables.
Ampliación de las oportunidades para las mujeres en la represión del delito

Tradicionalmente, las mujeres han constituido un porcentaje muy pequeño en la policía, pero esas cifras están aumentando gradualmente (12,6% a nivel nacional, frente a sólo el 3% en el decenio de 1970). Además, la necesidad de reclutar, capacitar y promover a más mujeres está recibiendo mucha más atención que nunca antes por varias razones importantes.

En primer lugar, los estudios muestran que las agentes son muy apreciadas por sus aptitudes para la resolución de conflictos, la comunicación, la solución de problemas y la cooperación con los miembros de la comunidad; y a menudo reciben mejores evaluaciones en estas esferas clave que sus homólogos masculinos. Las estadísticas muestran que también es menos probable que utilicen una fuerza excesiva o mortal.

Otra esfera fundamental en la que las mujeres están teniendo un gran impacto es en la lucha contra la violencia contra la mujer y los delitos sexuales. “Por ejemplo, en los casos de agresión sexual, la víctima podría querer hablar con una mujer. Pero eso no siempre puede suceder porque no hay suficientes mujeres en el departamento y termina afectando la misión”, dijo Jennifer Montoya, investigadora criminal del Departamento de Defensa y graduada del programa de Liderazgo en Aplicación de la Ley y Seguridad Pública de la Universidad de San Diego.

Las mujeres están siendo promovidas a roles de liderazgo en mayor número que en las generaciones pasadas. Jennifer Tejada, una veterana de las fuerzas del orden que ahora es jefa de policía en Emeryville, California, hace hincapié en el papel de la educación avanzada para allanar el camino hacia la promoción a puestos de liderazgo.

La creciente amenaza del crimen cibernético

Los departamentos de policía municipales no suelen estar dotados de los conocimientos especializados necesarios para hacer frente a la delincuencia de alta tecnología, que plantea un riesgo cada vez mayor para las personas, así como para las empresas y los organismos gubernamentales.

Las policías locales deben ahora lidiar con cuestiones difíciles en cuanto a su papel en la lucha contra la delincuencia cibernética. Para que los organismos locales puedan combatir el delito cibernético, necesitan saber qué recursos están disponibles. Según un artículo de la revista Police Magazine, las agencias federales como el FBI y el Servicio Secreto tienen mejores herramientas y mayor alcance para enfrentar los delitos cibernéticos, pero esas ventajas vienen con su propia cuota de desventajas. “El problema es que los federales no pueden manejar todos los casos de cibercrimen y ciertamente no todos los casos criminales con un elemento cibernético, lo que significa que las agencias locales de aplicación de la ley tienen que asumir gran parte de la carga”.

Una cosa es cierta, la amenaza del cibercrimen es masiva y creciente. En el más reciente informe anual sobre crímenes en Internet del Crime Complaint Center (IC3) de la Oficina Federal de Investigación, se informó que en 2016 las pérdidas financieras por crímenes cibernéticos superaron los 1,3 mil millones de dólares en EE.UU.

Promoción de una nueva generación de mandos

A medida que los “baby boomers” se retiran de la carrera policial, se abren muchos puestos de liderazgo. Sin embargo, los candidatos que son promovidos por promoción interna no siempre tienen la oportunidad de desarrollar la amplia gama de habilidades de liderazgo y gestión necesarias para dirigir eficazmente un equipo o departamento.

Los estilos de liderazgo de la policía también están cambiando gradualmente, pasando del estilo autoritario que ha dominado en gran medida el campo a un enfoque más inclusivo que trata de habilitar y empoderar en lugar de simplemente mandar.

Entre las competencias importantes de liderazgo policial del siglo XXI figuran: la capacidad analítica y de resolución de problemas, la capacidad de pensar de manera crítica y de resolver conflictos, la comprensión de las leyes de seguridad pública, la conciencia de las cuestiones presupuestarias/fiscales y la capacidad de comunicarse eficazmente con una amplia gama de personas, desde los subordinados hasta los líderes comunitarios y los medios de comunicación.

La adquisición de esas aptitudes puede abrir un mundo de oportunidades para que quienes trabajan actualmente en las fuerzas del orden se posicionen para ser promovidos a puestos de dirección en organismos locales, estatales y federales. Con presupuestos ajustados que dificultan que los departamentos ofrezcan una formación estructurada en materia de liderazgo, la obtención de una maestría centrada en el liderazgo de la aplicación de la ley puede ser crucial para los líderes actuales que buscan ser más eficaces en su función, así como para los que buscan ascender a puestos de mando.

Programas como el máster en línea de Law Enforcement and Public Safety Leadership ofrecido por la Universidad de San Diego están preparando a los profesionales de la aplicación de la ley para el ascenso, haciendo hincapié en habilidades prácticas y contemporáneas como el liderazgo organizativo, el análisis de datos, las relaciones comunitarias, la gestión fiscal y más. El programa de la USD fue desarrollado en colaboración con las fuerzas del orden y todos los cursos son impartidos por profesionales experimentados de la policía, la justicia penal y el Ejército, haciendo que el contenido y los debates sean especialmente relevantes para cualquier persona que trabaje en una agencia del orden público. Los instructores involucran a cada estudiante mediante un formato en línea altamente interactivo que es ideal para los profesionales del cumplimiento de la ley que trabajan, ya que ofrece flexibilidad para equilibrar el horario académico de cada estudiante en torno a las exigencias de sus deberes de cumplimiento de la ley y la vida familiar.

Fte. University of San Diego (Erik Fritsvold, PhD)

Erik Fritsvold, PhD es Director Académico y , M.S. Law Enforcement and Public Safety Leadership 

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.