La US. Navy y la caza de submarinos chinos y rusos

caza de submarinos chinos y rusos“Es bastante conocido que nuestra patria ya no es un santuario”, dice el Vicealmirante Daryl Caudle, de las Fuerzas de Submarinos del Atlántico. “Por lo que tenemos que estar preparados para llevar a cabo operaciones de combate de alta intensidad en aguas locales.”

Mandos de la Flota se reunieron a mediados de septiembre, para realizar un intenso simulacro antisubmarino en la Costa Este, aguas que los comandantes de la Armada dicen que están abiertas a los submarinos rusos.

“Aquí es donde está la disputa… donde está la competencia. Específicamente en el Atlántico, debido a la capacidad submarina de los rusos. Tenemos que mantener la ventaja”. El vicealmirante Andrew Lewis, comandante de la nueva 2ª Flota con base en Norfolk, dijo a los periodistas. “Así que tenemos que estar preparados aquí para llevar a cabo operaciones de combate de alta gama en aguas locales, como lo hacemos ahora en el extranjero porque… ya nada es un santuario”.

Los ejercicios se realizan mientras la Armada desarrolla nuevas capacidades, incluyendo barcos sin tripulación, fragatas de alta velocidad y un nuevo acuerdo para basar submarinos y ampliación de una base en Noruega, para hacer frente a la rápida modernización de las flotas submarinas china y rusa, que ya operan con mayor frecuencia en el Ártico y podrían potencialmente comenzar a acercarse a la costa de EE.UU.

Lo que no está claro es, cuán interesado está Moscú en jugar cerca de las costas americanas. Su flota de submarinos se ocupa principalmente de proteger la infraestructura crítica rusa y a sus propios submarinos de misiles balísticos, clave para la segunda capacidad de ataque de Moscú. Probablemente hay poco apetito en Moscú para enviar a sus submarinos en misiones regulares de largo alcance y alta duración cerca de nuestras costas. Su flota es pequeña y un despliegue tan lejano dejaría sus otros activos desprotegidos.

En lo que la 2ª Flota de la Navy puede estar más interesada cerca de las costas de EE.UU., dijo Michael Kofman, director del Russia Studies Program del Centro de Análisis Naval, son los submarinos del 10º Departamento de Moscú, que opera varios submarinos de gran tamaño alimentados por energía nuclear que operan de forma independiente de la Armada Rusa.

La agencia rusa Main Directorate of Deep-Sea Research, ha convertido varios submarinos de misiles balísticos en buques nodriza para que atraquen otros submarinos o buques submarinos no tripulados en misiones especiales de inmersión.

Esta flota de submarinos también puede manipular los cables submarinos y otras infraestructuras submarinas, mediante brazos retráctiles que pueden alcanzar y agarrar objetos del fondo del océano.

“Una preocupación secundaria para EE.UU. es la actividad de esta segunda flota”, dijo Kofman. “Piensen en ellos como submarinos especializados que tienen grandes capacidades, algunas de esas relacionadas con las infraestructuras de cables de fibra óptica en el fondo del océano, en un conjunto de operaciones completamente diferente” de la Armada Rusa.

La US. Navy puso en el mar, durante el reciente ejercicio “Viuda Negra”, varios activos de alta gama, como el buque de asalto anfibio Wasp, los destructores USS Arleigh Burke y McFaul, aviones de vigilancia P-8, helicópteros y dos submarinos de ataque.

Una parte fundamental del ejercicio fue resolver cualquier fallo en el mando y control entre el nuevo Mando de submarinos y la 2ª Flota, ya que las dos organizaciones trabajan en cómo coordinar sus actividades. Las cosas aprendidas durante esta semana ayudarán a los comandantes a forjar una relación de trabajo más estrecha, y a limar asperezas en la coordinación y la comunicación, en las operaciones futuras.

A finales del mes pasado, un submarino ruso apareció inesperadamente en la superficie en aguas internacionales frente a la costa de Alaska, cogiendo por sorpresa al Mando del Norte. El submarino, que formaba parte de un ejercicio militar ruso más amplio, no llegó a entrar en aguas estadounidenses, pero su proximidad fue una señal de que muchas capacidades navales rusas han mejorado mucho desde que tocaron fondo inmediatamente después de la Guerra Fría.

El ejercicio Viuda Negra sigue a la confirmación a principios de este mes de que Noruega había hecho mejoras en un puerto sobre el Círculo Polar Ártico para preparar el camino para un aumento de las visitas de los submarinos nucleares de EE.UU., proporcionando un nuevo e importante punto de partida para observar la activa Flota del Norte de Rusia cuando transita hacia el Atlántico Norte.

El submarino ruso cerca de Alaska apareció sólo unos días después de que el submarino de ataque rápido americano USS Seawolf emergiera del Ártico frente a la costa de Tromso, Noruega. El barco es uno de los tres submarinos de ataque rápido de la clase Seawolf especializados en la obtención de información, por lo que es probable que el submarino con base en Washington estuviera operando bajo el hielo del Ártico antes de detenerse frente a la costa noruega.

En dos ocasiones durante el año pasado, la Armada de EE.UU. ha hecho público que sus submarinos nucleares atracan en Noruega, enviando una clara señal a Rusia sobre la presencia estadounidense en la región y mostrando un raro vistazo al mundo secreto de los despliegues submarinos. El nuevo trabajo permitirá a los submarinos americanos y de la OTAN atracar en el puerto y reabastecerse, permitiendo despliegues más largos en la crítica región del Ártico.

El mayor enfoque de la Armada en las operaciones submarinas es un indicador clave de lo que más le preocupa al Pentágono en los próximos años: los rusos y los chinos despliegan nuevos submarinos. “La guerra antisubmarina es una misión primordial para la totalidad de la US. Navy, sin importar su uniforme”, dijo Lewis.

Se espera que el buque mediano de superficie no tripulado de la Armada (MUSV), aún en desarrollo, desempeñe un papel en la caza de submarinos en los próximos años como parte de su capacidad de obtención de información, proporcionando una alternativa sin riesgos a los costosos buques o aviones tripulados que dan vueltas en el océano buscando pequeños submarinos en las vastas extensiones del océano.

Un nuevo informe del Instituto Hudson señala que el modo de actuación actual, que emplea conjuntos remolcados de movimiento lento y fácil de rastrear, “no puede escalar para hacer frente a más de unos pocos submarinos adversarios, y para eso tendrán abandonar los puntos de estrangulamiento, mientras  despliegan en el océano abierto”. Empleando MUSVs (Medium Unmaned Surface Vehicles), que remolca conjuntos activos y pasivos, conectados en red con aviones no tripulados, se pueden rastrear más submarinos simultáneamente.

El Almirante Lewis, sin nombrar específicamente a los MUSV, pareció subrayar ese punto. “El futuro de la guerra submarina, así como de otras guerras, está en la combinación de las fuerzas tripuladas y no tripuladas y en la integración de las mismas”, dijo.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.