La US. Air Force quiere aviones cisterna autónomos

KC-46 y F-35Una de las futuras cuestiones estratégicas de la US. Air Force será: ¿se puede defender un avión cisterna contra una avalancha de cazas, que saben que cada avión cisterna que derriba es como matar a los muchos cazas, bombarderos o aviones teledirigidos que apoya?” dice el jefe de adquisiciones.

La Fuerza Aérea está discutiendo una variedad de opciones para el sucesor del tanquero KC-46, incluyendo la posibilidad de que sea autónomo, dice Roper.

“El KC-46 nos lleva al umbral de los tanqueros semiautónomos y autónomos”, dijo a los periodistas. Explicó que el rediseño por parte de Boeing de las cámaras de control de la pluma del avión, que tanto han dado que hablar, para realizar las operaciones de reabastecimiento de combustible, proporciona el elemento fundamental que permitiría a los aviones ser totalmente autónomos.

La Fuerza Aérea llegó a un acuerdo en abril para ajustar el Remote Vision System, o RVS. Roper y otros mandos de la Fuerza Aérea están convencidos de que el KC-46 está en camino del éxito tras ese acuerdo. “Creo que hemos pasado una nueva página y estamos satisfechos con eso”, dijo Roper.

“Cuando se haya construido un RVS correctamente diseñado, se habrá hecho todo lo necesario para fabricar un tanquero autónomo. Lo único que faltarían serían los algoritmos para hacerlo realmente. Y la Fuerza Aérea se ha comprometido a poner esos algoritmos para la autonomía.”

Sin embargo, en este momento, no hay requisitos todavía para un cisterna semiautónomo o totalmente autónomo, dijo Roper. Así que se discute sobre cómo hacerlo, una discusión que implica no sólo la posibilidad de un tanquero autónomo, sino toda una panoplia de opciones para llevar a cabo la crítica misión de reabastecimiento de combustible.

Roper sacó a relucir una variedad de posibles opciones. Una podría ser una arquitectura de flota mixta, en la que un gran tanquero pilotado se mantendría a distancia para evitar el ataque enemigo, mientras que pequeños aviones teledirigidos de bajo costo volarían las últimas millas y se encargarían realmente del reabastecimiento de combustible.

Un tanquero sigiloso podría ser otra opción; o simplemente armar a los futuros tanqueros, poniendo sensores y tiradores en las alas, para aumentar su capacidad de supervivencia.

Se podría incluso considerar simplemente la construcción de cazas más grandes que lleven más combustible, pensó, para reducir el número de veces que el cisterna tiene que entrar en combate. (El F-35 ha sido criticado durante mucho tiempo por su alcance.)

Pero la necesidad de soluciones a la actual vulnerabilidad de los caros aviones cisterna es un tema crítico, señaló Roper, ya que la Fuerza Aérea depende de ellos en su preparación para la futura guerra con sus competidores, tal como lo exige la Estrategia de Defensa Nacional de 2018.

“Una de las próximas preguntas estratégicas para la Fuerza Aérea será: ¿puedes defender un cisterna contra un ataque de cazas, que saben que cada uno que derribas equivale a neutralizar a los muchos cazas o bombarderos o aviones no tripulados que apoya?” Roper explicó.

Añadió que, aunque “la buena noticia es que gracias a lo que existe en la vida civil, se trata de un problema solucionable”, le preocupa que al Pentágono le cueste entender y aceptar soluciones multifacéticas a los problemas, en lugar de caer en la mentalidad de “una sola plataforma”.

“Y esto parece una muy buena cuestión de arquitectura, para la que se desearía tener soluciones de arquitectura, no un candidato diseñado para una única solución en forma de plataforma”, dijo.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.