La nueva Ruta de la Seda

Ruta SedaEl acuerdo de fin de año entre la Unión Europea y China abre nuevos escenarios geopolíticos. Sin embargo, el año que acaba de empezar no parece destinado a ser más pacífico que el que acaba de terminar. Mientras el mundo sigue afligido por la pandemia del Covid-19, Estados Unidos, que puede presumir de ser “la democracia más antigua” de la era moderna, no sólo sufre impotentemente el ataque del virus, sino que está atravesando una crisis interna sin precedentes que pone seriamente en duda su codiciado papel de superpotencia mundial.

El 6 de enero pasado, el Capitolio de Washington fue asaltado por una multitud que, inflamados por las palabras de un Presidente que no parece resignarse a la derrota electoral, irrumpieron violentamente en la Cámara de Representantes, en un intento de impedir que el Congreso contara los votos electorales para certificar la victoria del Presidente electo Joe Biden en las elecciones del pasado mes de noviembre.

El ataque devolvió a América a los oscuros tiempos de la primera elección de Abraham Lincoln cuando, en 1860, once Estados del Sur se negaron a reconocer el resultado electoral e iniciaron un intento de perturbar la República que desembocó en una sangrienta guerra civil.

El aventurerismo temerario de Donald Trump, no sólo está causando una profunda crisis en la organización interna de la sociedad estadounidense y sus instituciones, sino que también corre el riesgo de socavar gravemente la credibilidad de la nación a nivel mundial y provocar una importante reducción de sus ambiciones geopolíticas.

A lo largo de sus cuatro años en el cargo, Donald Trump ha intentado “contener” a China económica y políticamente, imponiendo aranceles y derechos a los productos importados por Estados Unidos y apoyando el “movimiento democrático” en Hong Kong, que ha causado disturbios en la antigua colonia británica durante casi dos años.

Al incitar a sus partidarios a desafiar y oponerse a la entrega presidencial, ha entregado un arma de propaganda en bandeja de plata a un país como China que, tras ser el primero en ser golpeado por la pandemia, también fue el primero en salir con éxito de ella.

Al recordar que cuando los manifestantes irrumpieron y asaltaron el Capitolio de Hong Kong en 2019, el Secretario de Estado Mike Pompeo y la Presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, aplaudieron el comportamiento violento de los manifestantes, fue fácil para la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Hua Chunying, acusar a los estadounidenses de aplicar un “doble rasero” en la evaluación moral y política de su propio comportamiento y el de los demás.

En una conferencia de prensa convocada para comentar el ataque de Washington al Capitolio, Hua Chunying dijo: “Creo que este asalto es un déjà vu … Veo que en Estados Unidos hay diferentes reacciones a lo que sucede en casa en comparación con lo que sucedió en Hong Kong en 2019 …”.

Más allá de las escaramuzas propagandísticas, en el año en que se celebra el centenario del PCCh, China sigue sumando puntos a su favor en la competencia geopolítica y económica con Estados Unidos.

El 30 de diciembre de 2020 se informó de la noticia del histórico acuerdo de inversiones entre China y la Unión Europea. Tras siete años de negociaciones, durante una conferencia telefónica entre el Presidente chino Xi Jinping y la Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, con el Presidente francés Emmanuel Macron, la Canciller alemana Angela Merkel y el Presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, se aprobó el “Acuerdo global sobre inversiones” (“Comprehensive Agreement on Investments” (CAI).

Se trata de un acuerdo histórico que abre una nueva “Ruta de la Seda” entre Europa y el enorme mercado chino y, cuyos principios básicos tienen por objeto reequilibrar sustancialmente el comercio entre Europa y China, ya que este último ha mostrado hasta ahora poca apertura hacia el primero.

Con este acuerdo, China se está abriendo a Europa en muchos sectores importantes, en particular en lo que respecta a las manufacturas y los servicios.

En esos sectores, China se compromete a eliminar las normas que hasta ahora han discriminado fuertemente a las empresas europeas, garantizando la seguridad jurídica a quienes tienen la intención de producir en China, así como a armonizar las empresas europeas y chinas a nivel normativo, y a fomentar la creación de empresas mixtas y la firma de acuerdos comerciales y de producción.

En el ámbito de la fabricación, se impulsará el sector “automovilístico”, con referencia específica a la producción de automóviles eléctricos, pero también a la producción de productos químicos, materiales para telecomunicaciones y dispositivos sanitarios de nueva generación.

En cuanto al sector de los servicios, China fomentará la inversión europea en los servicios de nube, los servicios financieros, la atención sanitaria privada y los servicios relacionados con el transporte aéreo y marítimo.

En todos los sectores abarcados por el CAI, los inversores y productores europeos ya no sufrirán ninguna discriminación con respecto a los competidores chinos, incluidas las empresas estatales, ni se les negará el acceso a los sectores productivos hasta ahora prohibidos a los extranjeros.

El acuerdo también prevé garantías que facilitarán a las empresas europeas la gestión de los trámites necesarios para cumplir todos los procedimientos administrativos y obtener autorizaciones legales, eliminando así los obstáculos burocráticos que tradicionalmente han dificultado el funcionamiento de las empresas europeas en China.

Es la primera vez en su historia que China se abre de esta manera a las empresas e inversiones extranjeras. Con miras a atraerlas, China se ha comprometido a alinearse en lo que respecta a los costos de la mano de obra y la protección del medio ambiente, armonizando así progresivamente sus normas con las europeas, en lo que respecta a la lucha contra la contaminación y los derechos sindicales.

Con el fin de hacer concreto y visible este compromiso, China se adhiere tanto a los Acuerdos de París sobre el clima como al Convenio Europeo de la Organización del Trabajo.

Al comentar la firma del acuerdo, el Presidente Von Der Leyen subrayó que “este es un paso fundamental en nuestras relaciones con China”. El acuerdo proporcionará a los inversores europeos un acceso sin precedentes al mercado chino, lo que permitirá a nuestras empresas crecer y crear puestos de trabajo”. También compromete a China a adherirse a los principios de transparencia y no discriminación y reequilibra fundamentalmente nuestras relaciones económicas con China”.

El acuerdo entre China y Europa es otra pieza del mosaico de relaciones comerciales y políticas sobre el que China quiere construir el papel geopolítico de una nación que, según las estimaciones de crecimiento, está destinada a alcanzar el primer lugar en el ranking mundial en términos de PIB a finales de la década.

De hecho, el CAI sigue en sólo un mes la firma del “Regional Comprehensive Economic Partnership” (RCEP), un acuerdo de importancia estratégica firmado por China con los diez países de la ASEAN y con Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

El RCEP ha sido descrito como “el bloque de comercio e inversión más grande del mundo” y esencialmente crea un área de cooperación económica y libre comercio en la que participan 2.200 millones de personas que producen el 28% del comercio mundial y más del 30% del PIB mundial.

Los países del RCEP representan el 50% de la producción manufacturera mundial, el 50% de la producción de automóviles y el 70% de la electrónica. El RCEP elimina el 90% de los aranceles sobre el comercio en la región de los signatarios, creando así una enorme zona de libre comercio asiática que ve, por un lado, la marginación de la India y, por otro, el crecimiento del papel de China en toda Asia Oriental.

Los acuerdos CAI con Europa y los RCEP con los socios asiáticos marcan sin duda un punto de inflexión histórico en las relaciones entre China y el resto del mundo. Estados Unidos sigue estando excluido de esas relaciones, ya que actualmente se encuentra bloqueados en un proceso de transición, que limita no sólo su actividad democrática, sino también su operatividad y credibilidad internacional.

Después de que el sello de la política exterior estadounidense en la época de Trump se redujera a la imposición de aranceles al comercio con China, la pérdida gradual de credibilidad de la Administración estadounidense ha paralizado los intentos del Secretario de Estado Mike Pompeo de reunir una amplia coalición internacional contra China encabezada por Estados Unidos.

El RCEP está ahí para demostrar cuán frágiles han sido los intentos estadounidenses de contrarrestar a China económica y políticamente, ya que dos antiguos socios estratégicos de Estados Unidos como Corea del Sur y Australia han hecho literalmente oídos sordos a los llamamientos estadounidenses y han llegado a un acuerdo histórico y estratégico con China.

El CAI pone a Europa en comunicación y en conexión cada vez más estrecha con lo que durante siglos fue ” The Middle Kingdom”, es decir, una China que ha optado por bajar sus barreras ideológicas para abrir nuevas vías de progreso económico y, es de esperar, de desarrollo democrático.

En la firma del CAI estuvieron presentes representantes franceses y alemanes.

Mientras Europa abre la “nueva Ruta de la Seda”, Italia, el país que dio nacimiento a De Gasperi, uno de los padres fundadores de la Unión Europea, y a Marco Polo, protagonista de la apertura de la primera “Ruta de la Seda”, estuvo notoriamente ausente de la mesa de negociaciones.

Fte. Geostrategic Media (Giancarlo Elia Valori)

Giancarlo Elia Valori es Honorable de la Academia de Ciencias del Instituto de Francia y Presidente del International World Group

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.