La guerra por el talento

Lt. Gen. Edward Michael DalyEl Ejército está en guerra. Es una guerra por nuestra fortaleza más grande y nuestro sistema de combate más importante, y el resultado determinará nuestra capacidad de ganar todas las guerras futuras. Es una guerra por el talento.

El Jefe del Estado Mayor del Ejército de EE.UU. destacó la importancia de esta guerra al anunciar que “las personas” son nuestra prioridad número uno. Estamos pasando de un proceso de gestión de personal de la era industrial a un enfoque de gestión de talentos de la era de la información, en el que el objetivo es ampliar las habilidades y experiencias de nuestra gente y capitalizar plenamente sus notables capacidades.

Los estudios demuestran que al potenciar una fuerza de trabajo y fomentar una cultura de la diversidad, incluida la diversidad de pensamiento, experiencia, raza, etnia y género, las organizaciones pueden tener un rendimiento exponencialmente mejor. Como responsable de sostenimiento del Ejército, puedo decir que seguimos progresando dentro de la comunidad de apoyo, anidada en el Ejército.

Un aspecto fundamental de este cambio es el nuevo Army Talent Alignment Process (ATAP). Este nuevo método es un enfoque colaborativo, transparente y basado en datos al estilo de un mercado en línea, en el que los oficiales y suboficiales detallan sus Knowledge, Skills, Behaviors and Preferences (KSB-Ps), y los comandantes emparejan con los puestos dentro de sus organizaciones.

Este enfoque permite a asignar a la persona adecuada a la unidad correcta, donde sus KSB-P únicos pueden ser mejor aprovechados. Sin embargo, tendremos que ampliar el alcance de nuestros horizontes profesionales y buscar un impulso por un propósito mayor que nosotros mismos, con organizaciones y líderes que dejen a algunos de sus oficiales “ir a crecer” para la mejora del individuo y del Ejército.

Dentro del Logistics Corps, la Logistics Board of Directors (LG-BOD) es un grupo diverso de seis oficiales generales que supervisan un proceso de un año de duración, que emplea el ATAP, junto con otros datos, comentarios y discusiones con los mandos de todo el Ejército, para asignar de forma más eficaz y transparente a los coroneles. También estamos examinando formas de integrar y ampliar el papel de la LG-BOD en la identificación y desarrollo de talentos a través de toda la cadena de oficiales, desde los mayores hasta los coroneles, sincronizados con el U.S. Army Human Resources Command y la Colonels Officer Management Office.

Más que nunca, esto requerirá que los mandos sobre el terreno se impliquen en la tutoría, el entrenamiento y la formación para identificar ese talento.

La identificación de la próxima generación de jefes de brigada y batallón es una decisión crítica. Junto con el ATAP, el Ejército ha iniciado programas de evaluación de mandos de brigada y batallón (CCAP/BCAP) de cinco días de duración y en persona, con pruebas escritas, verbales y físicas, que incluyen un tablero doblemente ciego para reducir los prejuicios inconscientes.

En comparación con el modo de selección del sistema antiguo, los oficiales elegidos por el CCAP/BCAP demostraron estar más en forma físicamente, ser más capaces cognitivamente y comunicarse con mayor eficacia.

La gestión del talento de la columna vertebral de nuestro Ejército, los suboficiales, también está cambiando. La versión alistada de las evaluaciones de mando, el Sergeant Major Assessment Program, se llevó a cabo a finales del año pasado. El nuevo módulo Assignment Satisfaction Key-Enlisted ofrece opciones de asignación clasificadas a los sargentos de primera hasta los sargentos mayores. Estos programas mejoran la interacción entre los suboficiales y los gestores de talento, al tiempo que permiten a los soldados participar más en sus asignaciones.

Como comandante de una fuerza de trabajo mayoritariamente civil, sé que no podemos cumplir nuestra misión sin civiles del Departamento del Ejército dedicados y con talento. La Army People Strategy (APS) ha identificado prioridades críticas que van desde la transformación de la planificación y la gestión de la fuerza de trabajo hasta la creación de supervisores de clase mundial. Esto debe lograrse mediante oportunidades de formación y desarrollo con planes de desarrollo individuales adaptados a las necesidades. Además, los paneles de contratación y selección deben ser justos, transparentes e imparciales para garantizar la viabilidad y sostenibilidad del APS.

Estamos apoyando estos cambios aprovechando las nuevas tecnologías y perfeccionando los análisis avanzados. La información recopilada por estos sistemas y procesos nos ayudará a evaluar y ajustar continuamente el desarrollo y la gestión del talento de forma adecuada. Mientras tanto, el Integrated Personnel and Pay System – Army pronto comenzará a integrar muchos de estos cambios en su plataforma en línea y permitirá una mejor gestión del talento en la Total Force.

Nuestro Chief of Staff of the Army, el general James McConville, ha dicho en repetidas ocasiones: “Estamos en una guerra por el talento”. Con estos cambios y su dedicación, tenemos la oportunidad de desarrollar mejor la próxima generación de líderes con talento. Porque al final, es el talento el que ganará esta guerra. Y ganar es importante.

Este artículo se publicó en el número de enero-marzo de 2021 de Army Sustainment.

Fte. Army.mil (Gen. Ed Daly)

El general Ed Daly es el comandante general del Mando de Material del Ejército de EE.UU.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.