La guerra del petróleo iniciada por los saudís podría llevar al colapso del propio Reino

guerra petroleo arabia saudiArabia Saudí ha lanzado una guerra total por el petróleo, mediante la oferta de descuentos sin precedentes, a la vez que inunda el mercado, en un intento por captar mayor cuota y desbancar a otros productores. Este enfoque de “tierra quemada” ha provocado la mayor caída del precio del petróleo desde la guerra del Golfo Pérsico en 1991.

Todo comenzó el 8 de marzo, cuando Riad redujo el precio de abril para las ventas de crudo a Asia en 4-6 dólares por barril y a Estados Unidos en 7 dólares por barril. El Reino amplió el descuento de su buque insignia, el crudo Arab Light, a las refinerías del noroeste de Europa en 8 dólares, ofreciéndolo a 10,25 dólares por barril bajo la referencia Brent. En comparación, el crudo de los Urales de Rusia se negocia con un descuento de unos 2 dólares por barril bajo el Brent. Estas acciones se convirtieron en un ataque a la capacidad de Rusia para vender crudo en Europa. El rublo ruso inmediatamente se desplomó casi un 10% cayendo a su nivel más bajo en más de cuatro años.

Otro país que sufrió las acciones saudíes es Irán. El país islámico se enfrenta a una fuerte presión de sanciones de EE.UU. y a menudo vende su petróleo a través de complejos esquemas y con notables descuentos ya.

Arabia Saudí está planeando aumentar su producción por encima de los 10 millones de barriles por día. Actualmente bombea 9,7, pero tiene la capacidad de aumentar hasta 12,5 millones de barriles. Según la OPEP y fuentes saudíes de The Wall Street Journal, las acciones de Riad forman parte de una “campaña agresiva” contra Moscú.

El pretexto oficial de esta campaña se convirtió en la incapacidad de la OPEP+ (una reunión de representantes de los Estados miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y de países no miembros de la OPEP) para prorrogar los acuerdos de producción.

Arabia Saudita intentaba reducir la producción de petróleo hasta en 1,5 millones de barriles diarios, pero esta propuesta fue rechazada por Rusia. Tras la incapacidad de alcanzar el nuevo acuerdo de la OPEP+, Arabia Saudita se convirtió en la primera y única potencia que tomó medidas agresivas en el mercado. Sin embargo, es difícil imaginar que Arabia Saudita optaría por tal escalada sin al menos una orden o aprobación de Washington.

Esto ocurrió en medio de la detención de dos altos miembros de la familia real saudí, el Príncipe Ahmed bin Abdulaziz, hermano menor del Rey Salman, y Mohammed bin Nayef, sobrino del Rey, el 7 de marzo. Este hecho tuvo lugar justo antes de la ofensiva saudí en el mercado del petróleo, y probablemente fue un indicio de la lucha encubierta en curso entre las facciones pro-estadounidenses y pro-nacionales de las élites saudíes; en la que el bloque pro-estadounidense parece tener la ventaja.

En este caso, el verdadero objetivo de la campaña saudita no es sólo asegurar una mayor cuota del mercado del petróleo y castigar a Moscú por su falta de voluntad de aceptar el acuerdo propuesto por la OPEP+, sino asestar un poderoso golpe a los oponentes geopolíticos de Washington: Rusia e Irán. Las fuerzas pro-occidentales y anti-gubernamentales existentes tanto en Rusia como en Irán tratarían de explotar esta situación para desestabilizar la situación interna de los países.

Por otro lado, Arabia Saudí podría descubrir pronto que sus acciones han fracasado. Esos juegos económicos y geopolíticos en medio del agudo conflicto con el Irán, los reveses militares en el Yemen y el creciente estancamiento regional con los Emiratos Árabes Unidos podrían costar demasiado al propio Reino.

Si los precios del petróleo caen aún más, y llegan a 20 dólares por barril, llevará a pérdidas económicas inaceptables para Rusia e Irán, y podrían y probablemente opten por herramientas no comerciales para influir en el comportamiento saudí. Estas opciones incluyen el creciente apoyo a los Houthis de Yemen con inteligencia, armas, dinero, e incluso asesores militares, que llevarán a la reanudación de los ataques de los Houthis a la infraestructura petrolera saudí.

Además, los dirigentes saudíes podrían descubrir repentinamente que la situación interna del Reino está empeorando debido a las protestas a gran escala, que podrían convertirse rápidamente en un conflicto civil abierto.

Tal escenario no es un secreto para los analistas financieros internacionales. El 8 de marzo, las acciones de la empresa petrolera estatal saudí Aramco cayeron por debajo de su oferta pública inicial (IPO) y cerraron un 9,1% más bajo. El 9 de marzo, continuó la caída cayendo otro 10%. Parece haber una falta de compradores. Los riesgos son demasiado obvios.

Al mismo tiempo, el rango de posibles acciones de EE.UU. en apoyo de Arabia en caso de tal escalada está limitado por la actual campaña presidencial. Anteriormente, el Presidente Donald Trump comprobó que una base militar de EE.UU. podría convertirse en un objetivo de ataque directo con misiles y que Washington no ordenará una acción militar directa en respuesta. Teniendo en cuenta otros ejemplos del actual enfoque de Estados Unidos hacia los aliados no israelíes, Riad no debe esperar ningún apoyo real de sus aliados estadounidenses en este enfrentamiento.

Fte. Blacklisted News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.