La Cruz Roja pide mayores limitaciones a las armas autónomas

Gremlin de DARPAEl Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) pide que se establezcan nuevas normas internacionales sobre la forma en que los gobiernos emplean las armas autónomas, advirtiendo que éstas plantearán nuevos retos para el derecho internacional humanitario en el futuro y traerán consigo “riesgos significativos de daños tanto para civiles como para combatientes”, dijo Peter Maurer, presidente del CICR. Se trata de una medida que reconfigurará el debate internacional sobre las armas autónomas, dijeron los expertos.

El llamamiento del CICR es significativo porque el grupo tiene una posición única entre los gobiernos como organización humanitaria en la mitigación de los efectos del conflicto. Se refieren a sí mismos como los “guardianes” del derecho internacional humanitario.

Las armas autónomas son aquellas que “seleccionan y aplican la fuerza a los objetivos sin intervención humana… sobre la base de un “perfil de objetivo” generalizado y de sensores, dijo Maurer en su discurso. “Lo que las hace diferentes de otras armas es que, tras ser activadas por una persona, se disparan solas cuando las activa su entorno, no el usuario. Esto significa que el usuario no elige el objetivo específico”.

Este tipo de armas sólo existen hoy en el campo de batalla en circunstancias extremadamente limitadas, como el sistema de armas Phalanx para autodefensa de buques, que detecta y dispara automáticamente las amenazas de misiles atacantes. Pero el interés por este tipo de armas es cada vez mayor, según Maurer, lo que aumenta la posibilidad de que se empleen en combates con humanos en los próximos años.

“La tecnología actual y los desarrollos militares están alimentando el interés por el empleo de armas autónomas que ataquen una gama más amplia de objetivos, en zonas más extensas y de mayor duración, e incluso en zonas urbanas: entornos complejos y dinámicos”, dijo.

Hay algunos indicios de que el futuro está más cerca de lo que se cree. En enero, el general John Murray, jefe del U.S. Army Futures Command, dijo que, en futuros enfrentamientos, en los que las comunicaciones están muy disputadas, los operadores humanos no podrán estar “en el control” para supervisar armas autónomas como sucedería con los enjambres de drones.

“La política de un “humano en el control”, en la defensa contra contra un enjambre de drones, es que puede ser necesario un humano para tomar la primera decisión, pero no estoy seguro de que ningún ser humano pueda seguir el ritmo de un enjambre de drones, por lo que es ésta un área en la que creo que, en los EE.UU., podemos tener algunas conversaciones en el futuro, en términos de cuánta participación humana se necesita realmente cuando se está hablando de decisiones no letales, desde un punto de vista humano”, dijo.

El CICR recomienda nuevas limitaciones a este tipo de armas en el marco del derecho internacional humanitario. En concreto, pretenden que se establezca que no pueden atacar a los seres humanos, que se limite la duración y la geografía en la que pueden emplearse (por ejemplo, en situaciones en las que no haya civiles) y que se establezcan requisitos sobre la forma en que los seres humanos interactúan con ellas, para garantizar “una intervención y desactivación oportunas” cuando algo vaya mal. “Nuestra opinión es que hay que descartar las armas autónomas imprevisibles, sobre todo por sus efectos indiscriminados, y que la mejor forma de conseguirlo es mediante una prohibición de las armas autónomas imprevisibles”, dijo Maurer.

Paul Scharre, vicepresidente y director del Center for a New American Security, o CNAS, dijo que “es probable que muchos estados sigan el ejemplo del CICR a la hora de adoptar sus posiciones sobre las armas autónomas”. Describió la posición del CICR como un enfoque matizado, que incorpora las perspectivas de los grupos de defensa (algunos de los cuales han buscado una prohibición total) y del Gobierno de Estados Unidos, que ha impulsado el cumplimiento de las leyes de guerra existentes.

Si algunas de sus recomendaciones ganan adeptos entre los Estados, es de esperar que el debate gire en torno al significado de varios términos, como lo que constituye un “arma autónoma impredecible” o qué tipo de interacción hombre-máquina se requiere”, dijo a Defense One.

Frank Sauer, investigador principal de la University of the Federal Armed Forces de Munich y jefe de investigación del Metis Institute for Strategy and Foresight, calificó el anuncio de “potencialmente cambiante”, especialmente para el debate sobre el empleo de armas autónomas letales en las Naciones Unidas.

“La palabra del CICR tiene mucho peso. Los anteriores procesos de control de armas y desarme, como las prohibiciones de los láseres cegadores o las minas antipersona, se vieron muy afectados por el posicionamiento del CICR. Es lógico que la recomendación inequívoca de una nueva reglamentación vinculante marque el rumbo de las futuras negociaciones sobre la autonomía de las armas”, declaró a Defense One.

“Después de años de divulgación y compromiso activo por parte de académicos, representantes de la sociedad civil y miembros de las comunidades científicas y técnicas con diplomáticos y profesionales militares en las Naciones Unidas, es muy alentador ver que el proceso está dando ahora este paso crucial”, dijo.

Los expertos afirman que la singularidad del grupo podría llevar a los gobiernos a la mesa de negociaciones por fin.

Fte. Defense One

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.