La contraofensiva de Kharkiv en Ucrania demuestra que los tanques siguen siendo los caballos de batalla

En un brillante y soleado día de mayo, mientras el canto de los pájaros se mezclaba con el estruendo de las explosiones, me fijé en el tanque T-72 con las bandas de rodadura rotas y el chasis quemado y oxidado que yacía ante mí. El infame signo de la «Z» pintado en su lateral indicaba que se trataba de un tanque ruso, probablemente destruido por un sistema de misiles NLAW suministrado por los británicos, que las fuerzas ucranianas de la zona habían usado para frenar a las antaño dominantes Fuerzas Armadas rusas. Su torreta no estaba dañada y apuntaba inofensivamente hacia nuestro pequeño grupo de periodistas y soldados mientras nos encontrábamos frente a una granja incendiada.

Estas escenas son ahora algunas de las que definen la guerra. Se trata de una parte supuestamente indomable de la maquinaria de guerra rusa, demolida por los valientes y ágiles ucranianos, armados con armas antitanque occidentales montadas en el hombro al más puro estilo David y Goliat. El T-72 es el AK-47 de los tanques, un caballo de batalla fiable que se ha visto en guerras desde Irak hasta Etiopía, desde Siria hasta la carnicería que tenemos ante nosotros en Ucrania. Pero aquí, los soldados ucranianos los destruyen por centenares.

Hace ochenta años, un enjambre de miles de tanques soviéticos liberó estos mismos campos de batalla de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. ¿Era el T-72 destrozado que teníamos delante un símbolo de que el tanque es ahora un arma de guerra obsoleta, condenada a seguir el camino del caballo o la bayoneta?

No tuvimos que esperar mucho para obtener una respuesta. Hace aproximadamente un mes, los tanques ucranianos, en su mayoría T72 de la era soviética,atravesaron las líneas defensivas en la región de Kharkiv, en el noreste de Ucrania. En unas pocas semanas de lucha, Ucrania aprovechó su ventaja en blindaje y personal en el campo de batalla para recuperar miles de kilómetros cuadrados, liberando varias ciudades clave de la ocupación rusa.

Parece que la muerte del tanque ha terminado.

Los puntos débiles de los tanques: Expuestos

Este es el segundo gran conflicto reciente en el que el público y los analistas han cuestionado la utilidad de los tanques. Durante la guerra de Nagorno-Karabaj de 2020, Azerbaiyán usó su arsenal de drones de alta tecnología diseñados por Turquía e Israel para eliminar desde el cielo gran parte del arsenal pesado del Ejército armenio.

A pesar de que los dos ejércitos estaban casi en paridad al comienzo de la guerra, y de que Armenia tenía la ventaja de defender el territorio en lugar de atacarlo, Azerbaiyán empleó su ventaja en vehículos aéreos no tripulados, como el avión no tripulado Bayraktar TB2, de fabricación turca, para ganar de forma decisiva en sólo seis semanas un conflicto que había estado congelado en el tiempo durante más de un cuarto de siglo.

Los misiles Javelin y NLAW, suministrados por Estados Unidos, vuelan por encima del tanque antes de descender para evitar el «glacis» fuertemente blindado de la parte delantera de la coraza. Esto apunta a un punto débil del diseño soviético, justo debajo de la torreta, donde la tripulación se sienta encima de la munición del tanque. Un impacto directo puede hacer que los proyectiles del tanque exploten, destruyendo el vehículo y matando a la tripulación. Según algunos analistas, la disponibilidad generalizada de armas antitanque portátiles y drones, y sus resultados en los conflictos de Karabaj y Ucrania, demuestran que el tanque tiene ahora mucha menos utilidad que en los campos de batalla del siglo XX.

A finales de 2021, el entonces primer ministro británico, Boris Johnson, defendió la reducción de tanques en el Reino Unido, diciendo a una Comisión de Enlace Parlamentario que «tenemos que reconocer que los viejos conceptos de librar grandes batallas de tanques en la masa terrestre europea han terminado». Apenas tres meses después, los tanques rusos y ucranianos se enfrentaban en la mayor guerra terrestre convencional en Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Teniendo esto en cuenta, debemos ser cautos a la hora de sacar conclusiones sobre el futuro del tanque basándonos en estos dos conflictos. Los primeros meses de la invasión rusa de Ucrania se caracterizaron por el uso extremadamente malo de los tanques por parte de Rusia, ya que la estrategia política del Kremlin informó sus tácticas, asumiendo que las Fuerzas Armadas ucranianas se derrumbarían de inmediato, dejando que las tropas de Moscú desfilaran por Kiev después de apenas tres días. Esto llevó a que muchas unidades de tanques rusas fueran enviadas por delante solas, sin protección para defenderse de las omnipresentes armas antitanques de los ucranianos, especialmente en el entorno urbano de los suburbios de Kiev.

Los tanques no son » una frivolidad»

La doctrina militar tradicional dice que los tanques deben ser apoyados por la infantería desmontada, el apoyo de la artillería y la cobertura aérea si está disponible. Esto se conoce como «guerra de armas combinada». Así que el uso ruso de los tanques es excepcional en este sentido, basado en la inteligencia defectuosa del Kremlin sobre la voluntad de lucha ucraniana. En Karabaj, los armenios carecían de las capacidades de guerra electrónica para desactivar los drones azerbaiyanos que muchos ejércitos más grandes dan por sentado, lo que dio a Azerbaiyán una superioridad aérea casi total.

«Los tanques, en términos de potencia de fuego de protección móvil, siguen siendo muy relevantes en las operaciones».

«La gente ha afirmado que el tanque es irrelevante desde hace mucho tiempo. Por lo general, el argumento es frívolo», dice a Popular Mechanics Jack Watling, investigador principal de guerra terrestre en el Royal United Services Institute, un think tank británico de defensa y seguridad. «Los tanques, en términos de potencia de fuego de protección móvil, siguen siendo muy relevantes en las operaciones. Los tanques se están empleando en el Donbás por lo general, pero con la amenaza de las armas guiadas, se está haciendo de manera muy diferente a la normal. Se están empleando en enfrentamientos de largo alcance, casi como sistemas de artillería de precisión desde unos cuatro kilómetros».

Los Estados que deseen mejorar su potencia de fuego seguirán necesitando un vehículo blindado que pueda cubrir rápidamente el terreno, proteger a sus tropas y ofrecer su propia potencia de fuego.

«Los tanques no son invencibles»

La ironía en Ucrania es que muchos de los tanques que se están reutilizando para la actual contraofensiva ucraniana que comenzó en septiembre son los que han sido capturados y reequipados en el campo de batalla.

Según un informe del Wall Street Journal, cuando el Ejército ruso huyó de Kharkiv, dejó atrás cientos de tanques, incluidos los modernos y potentes T-80 y otros vehículos blindados. Ucrania los está usando ahora en su esfuerzo por recuperar el territorio de la región de Donbás que perdió durante el verano; también fueron cruciales en la batalla por la ciudad clave de Lyman a principios de octubre.

Ucrania ha capturado ahora más tanques rusos para la batalla que los que le han proporcionado sus aliados occidentales, lo que ha llevado a sus militares a bromear diciendo que Rusia es ahora su principal proveedor de armas pesadas. Investigadores de fuentes abiertas descubrieron que las fuerzas ucranianas han destruido 1.328 tanques rusos durante la guerra. A modo de comparación, se trata de más tanques que los que tienen la mayoría de los principales países europeos en sus arsenales. Francia sólo cuenta con unos 400 tanques en su ejército, y Alemania con poco más de 250.

El Ejército polaco, que aspira a ser el mayor de Europa, ha firmado un acuerdo con Corea del Sur para adquirir 1.000 tanques. Mientras, el Cuerpo de Marines de EE.UU. está renunciando a su flota para centrarse en una posible guerra naval en el Pacífico y los está cediendo al Ejército que, a su vez, está mejorando su flota de Abrams M1A2 e investigando para producir un prototipo de vehículo de combate robótico, un tanque no tripulado destinado a ocupar la primera línea en los conflictos modernos.

Según Watling, «la capacidad de desplazar rápidamente la potencia de fuego por el terreno y superar a la infantería es una capacidad que seguirá siendo relevante. Los tanques no son invencibles y nunca lo han sido».

Un aspecto interesante de la guerra de Ucrania es que, a pesar de todas las especulaciones anteriores de que la guerra moderna estaría dominada por la nueva tecnología, ya sea la cibernética, la robótica o incluso la inteligencia artificial, las armas empleadas en esta guerra serían familiares para cualquier soldado de la Segunda Guerra Mundial.

Fte. Popular Mechanics