La clave para mantener la superioridad en los teatros de operaciones. Overmatch

El establecimiento del teatro de operaciones es clave para mantener el dominio y la superación en las crisis, la competencia y el conflicto, y ninguna comunidad tiene un papel más importante que nuestra organización logística.

En pocas palabras, el establecimiento del teatro de operaciones implica actividades estratégicas, operativas y tácticas que crean y mantienen las condiciones favorables para llevar a cabo operaciones conjuntas. Requiere tener las fuerzas, el equipo, la infraestructura y las relaciones firmemente establecidas en el frente para proporcionar a los comandantes de las unidades de combate la variedad de herramientas que necesitan para responder rápidamente. Esta presencia permanente en el frente genera confianza y ayuda a asegurar a los aliados y socios en una región y sirve como disuasión creíble para los potenciales adversarios.

El Army Materiel Command (AMC) es responsable a nivel estratégico de la logística de los teatros de operaciones. Esto comienza al asegurar que la capacidad estratégica para proyectar el poder de combate a nivel mundial. Además, se logra a través del posicionamiento avanzado de existencias preposicionadas del Ejército (APS) y el equipo y a través de las ventas militares extranjeras (FMS), que construyen capacidades compartidas con aliados y socios.

Infraestructura de proyección

Para establecer eficazmente el teatro de operaciones, el Ejército debe contar con la infraestructura adecuada para proyectarse desde sus instalaciones en EE.UU. y en el extranjero a teatros potencialmente disputados a miles de kilómetros de distancia por tierra, mar o aire. Disponer de las mejores fuerzas entrenadas, preparadas y equipadas del mundo no sirve de nada, si no podemos llevarlas a donde tienen que estar y mantenerlas allí. La capacidad de aumentar rápidamente las fuerzas listas para el combate en y a través de los teatros es fundamental para proyectar fuerzas en un momento dado para apoyar a la fuerza conjunta y a nuestros aliados y socios.

Las oficinas de transporte del AMC, los depósitos, los arsenales, las plantas, los puertos y la infraestructura de las instalaciones -cabeceras de ferrocarril, carreteras y aeródromos- son clave para las capacidades de proyección de poder de la nación y deben ser modernizados para apoyar los requisitos de preparación actuales, de aumento y futuros del Ejército. Para lograrlo, el AMC está desarrollando e implementando el Plan de Inversiones en Instalaciones (FIP) holístico que identifica los requisitos de más de 141.000 instalaciones y alinea los recursos con las prioridades del Ejército. Mediante las últimas capacidades de análisis y visualización de datos, el FIP proporciona una perspectiva de 10 años, actualizada anualmente, que garantiza que los fondos se asignen a los proyectos de mayor prioridad en función de las necesidades de preparación del Ejército.

El AMC también está enlazado con el Mando de Futuros del Ejército y la comunidad de modernización para garantizar que la infraestructura de proyección de poder se moderniza junto con los sistemas de armas del Ejército.

Desde los aeródromos y las cabeceras de ferrocarril de las instalaciones de generación de fuerzas de movilización hasta las grúas y los muelles de nuestras terminales marítimas militares y puertos comerciales, nuestras capacidades estratégicas de proyección de energía proporcionan ventaja estratégica, y dependen de una infraestructura lista y moderna.

Existencias preposicionadas del Ejército

Como componente crítico de la tríada de movilidad estratégica, con el transporte marítimo y aéreo, el APS consiste en conjuntos de equipos estratégicamente situados y listos para trasladarlos a las zonas de despliegue táctico. El APS acorta los plazos y reduce las necesidades de transporte estratégico de las unidades desplegadas al proporcionar el equipo de combate específico para el teatro de operaciones necesario para responder rápidamente, acelerando la llegada de las tropas al frente. Además de tanques y piezas de artillería, el APS incluye el mantenimiento y elementos de apoyo como mando, control, ordenadores, comunicaciones, la cibernética, inteligencia, vigilancia y reconocimiento.

El APS es independiente de productos como alimentos, combustible, suministros médicos y municiones que se encuentran en el teatro de operaciones, pero trabajan juntos para proporcionar a los comandantes el equipo, los suministros y las capacidades de sostenimiento que necesitan. Gestionado por el Mando de Sostenimiento del Ejército, el Ejército mantiene actualmente seis conjuntos de APS alineados con un mando combatiente geográfico o a flote.

El Ejército está empleando una estrategia de APS del siglo XXI centrada en la expansión, el reposicionamiento y la modernización para garantizar que el equipo adecuado esté posicionado en las regiones adecuadas para su rápido empleo. Por ejemplo, en los últimos dos años, el AMC ha reposicionado miles de piezas de equipo y ha modernizado las instalaciones e infraestructuras del APS para apoyar mejor las necesidades de los comandantes de combate en los teatros de Europa y África.

Parte de la estrategia del APS del siglo XXI es su empleo para apoyar ejercicios y despliegues de fuerzas asignadas regionalmente, y no sólo como reserva de guerra. Durante la serie de ejercicios Defender-Europe 21, los equipos de configuración de equipos y de zona de entrega asignados al Batallón de Apoyo de Campo del Ejército-Benelux entregaron 281 piezas de equipos APS a unidades de infantería, de comunicaciones y de apoyo en Alemania y Estonia. Tras el ejercicio, los emplazamientos de Zutendaal (Bélgica) y Eygelshoven (Países Bajos) recibieron, inspeccionaron y realizaron el mantenimiento de todo el equipo expedido para garantizar que estuviera listo para ser expedido de nuevo. Los ejercicios de despliegue y empleo de las APS en ejercicos crean habilidades y memoria muscular que resultarán beneficiosas en caso de entrar en crisis o conflicto.

Las APS también demuestran su relevancia y criticidad en las operaciones de contingencia del mundo real en Europa. Tras la invasión rusa de Ucrania en febrero, el presidente Biden ordenó el despliegue de varios miles de soldados estadounidenses en Europa para dar seguridad a nuestros aliados y socios de la OTAN y disuadir de nuevas agresiones. La 1ª Brigada Blindada de la 3ª División de Infantería, que desplegó desde Fort Stewart (Georgia) a Alemania con poca antelación, sacaron equipo de las existencias del APS-2 y empezaron inmediatamente a adiestrarse con los aliados y socios en el Área de Entrenamiento de Grafenwoehr. Elementos del Mando Logístico del Bundeswehr de las Fuerzas Armadas alemanas entregaron múltiples cargas de vehículos y equipos desde Mannheim a Grafenwoehr, demostrando la interoperabilidad y la asociación con los aliados. El APS cumple su propósito en un escenario global, ya que las tropas se despliegan rápidamente, sacan el equipo y se desplazan para llevar a cabo sus misiones.

Ventas Militares al Extranjero

No lucharemos solos en la próxima guerra. La asistencia en materia de seguridad y las FMS mantienen relaciones sólidas con los aliados y socios y fomentan su capacidad y preparación, al tiempo que apoyan las prioridades de los comandantes de combate. El AMC y nuestro Mando de Asistencia a la Seguridad del Ejército (USASAC) son fundamentales para establecer y mantener asociaciones militares mediante la ejecución de su programa de asistencia a la seguridad y FMS. (Foreing Military Sales). El AMC Security Assistance Enterprise lleva a cabo actualmente más de 6.100 casos FMS con más de 135 países.

Como hemos visto durante el actual conflicto en Ucrania, el FMS está demostrando ser invaluable para apoyar a nuestros aliados y socios. Desde 2019 hasta el presente, USASAC llevó a cabo 107 casos de FMS y proporcionó más de 300 millones de dólares en equipos a Ucrania. Desde municiones hasta armas pequeñas; misiles Javelin hasta dispositivos de visión nocturna y radios; y desde HMMWV hasta Toyota Land Cruisers, el FMS demuestra nuestro compromiso con el desarrollo de la capacidad de los socios.

La clave del éxito del FMS es ofrecer a los socios y aliados un paquete completo de material, piezas de repuesto, formación, publicaciones, documentación técnica, apoyo al mantenimiento y otros servicios que el AMC proporciona a las unidades del Ejército. Esto garantiza que los socios y aliados reciban el equipo y puedan entrenarlo, utilizarlo y mantenerlo eficazmente.

Conclusión

Nuestra capacidad logística ha sido durante mucho tiempo una ventaja estratégica para nuestro Ejército. Durante los acontecimientos actuales en Europa del Este, la capacidad de nuestra nación para responder con un despliegue y empleo dinámico de fuerzas para asegurar a nuestros aliados y socios y disuadir a nuestros adversarios nunca ha sido más importante. La configuración adecuada del teatro de operaciones es fundamental para el éxito.

Debemos avanzar en la modernización de la infraestructura crítica de proyección de poder, anticiparnos a las necesidades futuras y preposicionar el equipo en consecuencia, y continuar desarrollando relaciones críticas con los aliados y socios a través de la asistencia de seguridad. Establecer el teatro de operaciones mediante los principios del Ejército de Tierra en materia de logística y sostenimiento -desde el área de apoyo estratégico hasta el punto de contacto táctico- garantiza nuestra capacidad para mantener una fuerza de combate creíble que pueda demostrar una clara superioridad estratégica y operativa sobre los adversarios, y hacerlo de forma inmejorable.

Fte. Defense One (Teniente General Donnie Walker)

El Teniente General Donnie Walker ocupa actualmente el cargo de Comandante General Adjunto del Mando de Material del Ejército de Estados Unidos y el de Comandante Superior del Arsenal de Redstone, Alabama. Es licenciado en Logistics Management por el Florida Institute of Technology y en Military Arts and Sciences por la U.S. Army War College.