La Armada y la Infantería de Marina de EE.UU. hacen planes para transformar su forma de combatir

Buque de superficie no tripulado navegandoLa 3ª Flota de la US. Navy realizó su primer Unmanned Integrated Battle Problem 21 frente a la costa de California; un destructor Zumwalt mandará y controlará una variedad de buques y aviones no tripulados.

Ambos, Armada y el Cuerpo de Marines están probando formas radicalmente nuevas de operar en el Pacífico enviando buques experimentales no tripulados a un ambicioso ejercicio, que se basa en un nuevo y ambicioso plan de salto de islas que exige un rápido calendario de aplicación.

Al poner a prueba una variedad de capacidades no tripuladas, “en un escenario de combate en el Pacífico”, dijo en un comunicado el contralmirante Robert Gaucher, jefe del Pacific Fleet’s Maritime Headquarters, el ejercicio “incluirá maniobras en el espacio disputado en todos los dominios, objetivos y fuegos, e inteligencia, reconocimiento y vigilancia”.

El ejercicio incluirá el proyecto Super Swarm, un proyecto secreto de la Oficina de Investigación Naval para operar enjambres de pequeños drones, y verá el UAV MQ-8B Fire Scout lanzado desde un buque de combate litoral, así como al UAV MQ-9 Sea Guardian. El Fire Scout y al Sea Guardian se integrarán con unidades de la Armada y del Cuerpo de Marines.

El ejercicio es el anuncio de la puesta en marcha del primer mando operativo de la Armada para probar y desarrollar conceptos para su nueva generación de buques de superficie no tripulados en 2022, un paso importante para la incorporación de buques autónomos a la Flota.

Los Marines están inmersos en su propia experimentación, y esta semana han publicado su Tentative Manual For Expeditionary Advanced Base Operations, que servirá de guía para sus esfuerzos por construir nuevas formas de saltar de isla en isla por el Pacífico.

El Comandante de los Marines, el general David Berger, ha dicho que quiere que los primeros elementos de la EABO se pongan en práctica antes de 2023, un cambio rápido “porque eso es lo que cree que debe a los comandantes de combate, a los comandantes de las fuerzas conjuntas, para poder disuadir realmente a la amenaza que se mueve constantemente”, dijo a los periodistas esta semana el teniente general Eric Smith, comandante adjunto para el desarrollo del combate. “No me ha dado ningún alivio al respecto”.

Todo lo que hagan los Marines desde el Pacífico hasta el Ártico en los próximos dos años tendrá esta nueva experimentación en su centro, dijo Smith: “Cada vez que van al campo, es un experimento informal con una radio, con una formación, con un concepto de mando y control que todo vuelve al laboratorio. Así que ahora se empezará a ver una aceleración realmente rápida en el número de experimentos, a todos los niveles, desde los pequeños hasta los grandes”.

En esencia, el documento de 180 páginas pretende ser el primer paso en de un proyecto para crear una serie de pequeñas y ágiles unidades encargadas de la defensa aérea, la guerra antibuque y submarina, y de tomar, mantener y reabastecer pequeñas bases temporales como parte de una campaña de salto de isla en el Pacífico en la que las unidades se mantienen en movimiento, proporcionando un objetivo más difícil para los misiles y aviones enemigos.

En cuanto al equipamiento, las previsiones señalan una transformación en el modo en que los Marines se equipan, poniendo en el campo de batalla una serie de equipos nuevos y en desarrollo de forma rápida y a gran escala.

Para 2030, el plan indica que el Cuerpo contará con más de 100 buques de superficie no tripulados de largo alcance en la Flota, que realizarán misiones de vigilancia y ataque mediante pequeños drones armados y guiados con precisión, capaces de merodear sobre los objetivos antes de estrellarse contra ellos. También prevé la puesta en marcha de nuevas baterías de ataque de precisión armadas con cientos de Naval Strike Missiles, una poderosa amenaza para mantener a los buques enemigos fuera de las 115 millas de alcance del misil.

En los últimos dos años, Berger ha impulsado lo que son, con mucho, los cambios más radicales en el tamaño y la composición de su Fuerza, a la vez que planea hacerlo todo sin pedir más dinero. Recientemente, Berger envió un memorando al Secretario de Defensa, Lloyd Austin, en el que le comunicaba que no iba a solicitar más dinero en el presupuesto de 2022.

Fte. Breaking Defense

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.