La Administración Biden toma medidas para quedarse en Irak para siempre

EEUU Irak para siempreUn reciente informe de la ONU revela los amplios objetivos del esfuerzo bélico de Estados Unidos. Estos objetivos, al menos tal y como se expusieron brevemente el 16 de febrero ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, probablemente prolongarán la participación de Estados Unidos de forma indefinida.

“Entre sus principales prioridades, Estados Unidos tratará de ayudar a Irak a reafirmar su soberanía frente a los enemigos, dentro y fuera del país, impidiendo un resurgimiento del ISIS y trabajando por la estabilidad de Irak”, dijo el embajador adjunto de Estados Unidos ante la ONU, Richard Mills, a sus colegas diplomáticos. Eso significa facilitar elecciones libres y justas, continuó Mills, además de luchar contra las milicias vinculadas a Irán y los grupos terroristas como el Estado Islámico, así como canalizar dinero hacia el desarrollo económico, las mejoras humanitarias y la eliminación de la corrupción. “Estados Unidos seguirá siendo un socio firme y fiable para Irak, y para el pueblo iraquí”, concluyó, “hoy y en el futuro”.

Esto es un eufemismo. Con objetivos tan amplios y flexibles como éstos, Estados Unidos tendrá una presencia militar y una lista de proyectos asociados de construcción nacional en Irak no sólo hasta el final de la administración Biden, sino durante las próximas décadas.

Biden hizo campaña con la promesa de “poner fin a las eternas guerras en Afganistán y Oriente Medio, que nos han costado una cantidad incalculable de sangre y recursos”. “Permanecer atrincherados en conflictos que no se pueden ganar”, razonó con razón, “sólo agota nuestra capacidad de liderazgo en otros asuntos que requieren nuestra atención, y nos impide reconstruir los otros instrumentos del poder estadounidense”.

Biden tiene un historial como voz de la moderación comparativa en la Administración de Obama para dar cierta credibilidad a esa promesa, en lo que respecta a las promesas de campaña. En esos años como vicepresidente, se opuso al aumento de tropas en Afganistán. También estaba en contra del cambio de régimen de Estados Unidos en Libia, y estaba dispuesto a aceptar un Irak federalizado para reducir las violentas rivalidades internas con menos participación de Estados Unidos.

Con apenas unas semanas en el cargo, aún no está claro cuál será su política en Irak, pero las breves declaraciones de Mills sugieren que no deberíamos esperar un cambio drástico en el papel de Estados Unidos en el país, ciertamente nada parecido a la retirada completa que el votante medio podría anticipar al escuchar la promesa de acabar con las guerras eternas.

Impedir un resurgimiento del ISIS, estabilizar Irak, salvaguardar las elecciones, gastar miles de millones adicionales para “proporcionar refugio crítico, atención sanitaria esencial, asistencia alimentaria de emergencia y servicios de agua, saneamiento e higiene” y “acabar con la corrupción” (¿en serio? ¿acabar?): estos objetivos mantendrán a Estados Unidos ocupado en Irak (de hecho, ocupando, ya que el personal civil siempre recibirá protección militar) a perpetuidad. Cada uno de los puntos de la lista, excluyendo al ISIS, ha sido un objetivo de Estados Unidos desde el período inmediatamente posterior a la invasión de 2003. El hecho de que la lista no sea más corta ahora debería decirnos algo sobre la viabilidad de estos objetivos para Estados Unidos.

Para ser justos con Biden, esa única excepción, las operaciones antiterroristas contra el ISIS, siempre ha sido la excepción a su promesa de guerras eternas. Pero su plan, esencialmente, manteniendo el statu quo, pasa por alto tres puntos esenciales.

En primer lugar, no habrá una erradicación completa del ISIS (y/o de cualquier grupo extremista que venga después) por medios militares. Esta es una batalla de ideas, ansiedades y economía tanto como de violencia física, y comprometerse a mantener una presencia militar en Irak hasta que no haya más terroristas es, en un futuro previsible, comprometerse a mantener una presencia militar en Irak para siempre. Esa presencia no es la misión original de cambio de régimen, por supuesto, pero ese no ha sido nuestro objetivo en Irak durante más de una década. La guerra de Estados Unidos en Irak se ha convertido desde hace tiempo en un proyecto de contraterrorismo y contrainsurgencia a gran escala. Bajo cualquier definición razonable, terminar la guerra significa terminar ese proyecto, que, como herramienta de reclutamiento para los terroristas, es una especie de máquina de movimiento perpetuo.

En segundo lugar, tratar con los remanentes del ISIS no requiere mantener las botas de Estados Unidos sobre el terreno en ese proyecto indefinidamente. Si el ISIS o un grupo similar acumulara fuerza hasta el punto de revivir el sueño del califato o de cambiar sustancialmente las condiciones del terreno, el Congreso podría, probablemente lo haría, autorizaría el regreso de las tropas a Irak. Pero Biden también debería darse cuenta de que Estados Unidos no es el único adversario del terrorismo que podría responder en ese escenario: ninguna de las potencias regionales (incluida la vecina Irán) es amiga del ISIS, y tienen un gran interés en controlar su propagación por el bien de su propia seguridad.

Por último, mantener las tropas en Irak durante más tiempo no es una opción neutra en cuanto a riesgos simplemente porque es la opción por defecto en Washington. Por el contrario, invita constantemente a una nueva escalada al poner a las fuerzas estadounidenses en peligro innecesario por parte de una amplia variedad de grupos antiestadounidenses, incluidos el ISIS y las milicias vinculadas a Irán. Prolongar la guerra en Irak aumenta la posibilidad de una guerra con Irán y es contraproducente para los objetivos de Biden sobre las relaciones entre Estados Unidos e Irán.

También es impopular entre la gran mayoría de los estadounidenses, que, sin distinción de partidos, comprenden lo que nuestro gobierno aparentemente no puede: la guerra en Irak fue un error, y retrasar aún más su conclusión es otro. Biden debería poner realmente fin a esta guerra eterna con una retirada total e inmediata de las fuerzas estadounidenses.

Fte. Defense One (Bonnie Kristian)

Bonnie Kristian es colaboradora de Defense Priorities, editora de The Week y columnista de Christianity Today. Sus escritos también han aparecido en CNN, NBC, USA Today, Los Angeles Times y Defense One, entre otros medios.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.