Japón y Reino Unido se unen para fabricar el mejor misil aire-aire del mundo

Japón y Reino Unido se unen para crear lo que podría ser el mejor misil aire-aire del mundo, mejor que incluso el poderoso AMRAAM de la Fuerza Aérea de EE. UU.

Se espera que entre en servicio a fines de los años 2020, para armar a los F-35 Joint Strike Fighters operados por ambos países. Será la primera arma que Japón desarrolla con un aliado diferente de Estados Unidos.

Japón y Reino Unido son las potencias militares principales con programas propios de investigación y desarrollo. En los últimos años, Japón ha desarrollado el misil aire-aire AAM-4B de alcance medio. Creado para sustituir a otros en servicio en Japón, incluido el AMRAAM fabricado en los Estados Unidos, el AAM-4B fue el primer misil con un radar avanzado de barrido electrónico en la ojiva.

El AAM-4B es un misil excelente que equipa a los aviones de combate F-2 y F-15J de Japón. Sin embargo, también es un arma voluminosa, que se transporta externamente en el fuselaje del avión. Reactores como el F-35A, del que Japón ha hecho un pedido de 42, portan sus armas internamente en bodegas para preservar sus perfiles furtivos, por lo que el AAM-4B no cabe dentro.

Para sustituirlo, Japón está trabajando en un diseño que utiliza un radar AESA, que ya equipa a cazabombarderos como el Eurofighter Typhoon, el F-35 Joint Strike Fighter y el ruso Sukhoi Su-57. Los radares AESA se deshacen del “plato” de radar tradicional que gira hacia adelante y hacia atrás, sustituyéndolo por una serie de módulos de transmisor / receptor de estado sólido y procesadores de señal avanzados. Si bien esto puede parecer un pequeño detalle, tiene grandes implicaciones en el campo de batalla.

Estos radares pueden trabajar sin esfuerzo a través de múltiples frecuencias simultáneamente, lo que los hace no solo mejores para encontrar objetivos sino también más difíciles de detectar. Mientras, los radares tradicionales revelan su punto de origen de la misma manera que el haz continuo de una linterna delata al poseedor en una habitación oscura, un radar AESA solo podría aparecer como el breve destello de un ojo normal, también iluminando brevemente al objetivo con bandas de luz invisible a simple vista, que incluye luz ultravioleta, infrarroja y otros, proporcionando de forma colectiva iluminación continua. Esas mismas características también hacen que el radar sea altamente resistente a la interferencia enemiga.

Mientras, al otro lado del mundo, el misil Meteor británico es el primer misil aire-aire en el mundo que cuenta con un motor ramjet. El Meteor utiliza el refuerzo de un cohete de combustible sólido normal para alcanzae la velocidad, después de lo que las tomas de aire del misil se abren y el estatorreactor toma el control.

El estatorreactor quema el oxígeno del aire que corre a través de sus tomas para empujar el misil a “al menos” Mach 4. Crucialmente y a diferencia de los motores tradicionales de combustible sólido para cohetes, también reduce la cantidad de combustible y oxígeno que gasta, permitiéndole reservar energía para el último momento, si es necesario. Según The National Interest, el alcance del misil es “muy superior a” 65 millas.

Como resultado, el Meteor tiene una “zona de no escape” (una zona de operación en la que un avión no puede evadirse del misil, usando su propia maniobrabilidad) que es “al menos tres veces” mayor que el misil americano AMRAAM. El Meteor también fue diseñado desde el principio para ser transportado internamente en el F-35, y el Reino Unido ha pedido aproximadamente 138 F-35B para los nuevos portaaviones de la clase Queen Elizabeth de la Royal Navy.

Japón y Reino Unido iniciaron conversaciones exploratorias sobre un nuevo misil en 2014. La prohibición autoimpuesta por Japón de desarrollar nuevas armas con otras naciones había finalizado recientemente, y el país estaba buscando asociarse con otros para comerciar con nuevas tecnologías y reducir los costos de desarrollo.

Cada país se dio cuenta de que el otro podría aportar algo único a un nuevo misil aire-aire, a la vez que cada uno necesitaba un nuevo misil para el F-35.

Según el Nikkei Asian Review, a mediados de diciembre de 2017 se realizará un anuncio formal sobre el codesarrollo del misil, con un prototipo ensamblado en 2018. Los vuelos de prueba deberían comenzar en 2023 y el misil debería estar listo para producción a fines de 2017. 2020s.

El resultado, un misil aire-aire con un radar japonés AESA y un motor ramjet europeo. El misil AMRAAM de EE. UU., originalmente lanzado a mediados de la década de 1980, se ha mejorado progresivamente, pero no está equipado con ninguna de las características más importantes del misil anglo-japonés, por lo que también está “a punto de agotarse”, lo que significa que las futuras actualizaciones posibles son incompatibles con el diseño básico del misil y se necesita un nuevo diseño.

EE.UU. está trabajando en el nuevo Long Range Engagement Weapon (LREW), pero actualmente se desconoce su calendario para disponer de un arma operativa.

Fte.: Popular Mechanics