Irán está intentando reconstruir el avión teledirigido estadounidense que derribó el año pasado

Global HawkEl RQ-4 Global Hawk, alcanzado por un misil tierra-aire, está siendo reconstruido por el Ejército iraní. El ensamblaje se está haiendo a partir de recuperadas, pero nunca volará.

Irán podría aprovechar aprender de los restos para construir su propio dron, para lo que tiene un historial de hacer copias de equipos americanos.

Irán ha recuperado grandes secciones del avión no tripulado RQ-4A Global Hawk de la Fuerza Aérea de EE.UU. que derribó el verano pasado. El dron cayó en el Golfo Pérsico donde fue recuperado más tarde. Aunque Irán podría aprender algunas cosas sobre el diseño, la construcción y los sensores de a bordo del dron, no podrá construir una buena copia del avión no tripulado.

El avión teledirigido RQ-4 Global Hawk fue derribado el 20 de junio de 2019 por un misil tierra-aire iraní. El ataque hizo que el Global Hawk cayera en picado hacia las aguas del Golfo Pérsico, un evento observado por las fuerzas militares de Estados Unidos. Un flamante Global Hawk cuesta aproximadamente 123 millones de dólares por unidad.

Ahora, según Forbes, Irán está juntando los restos recuperados del dron. Los medios estatales iraníes han revelado imágenes del dron en una configuración parcialmente ensamblada. El gobierno iraní afirma que la Armada del Cuerpo de Guardias Revolucionarios de Irán (IRGC-N) recuperó las piezas del dron del fondo del Golfo Pérsico. El IRGC es una organización paramilitar bajo el control directo de los mulás de Irán y es responsable de las operaciones militares iraníes dentro del Golfo Pérsico.

Los analistas dudan de que el dron haya sido recuperado del fondo del mar, señalando que el IRGC-N no dispone de capacidad de salvamento en aguas profundas. Las piezas expuestas, incluidas partes del fuselaje y las alas, probablemente flotaron después de su caída en el Golfo y fueron recuperadas por barco. Las partes más pesadas, incluyendo los sensores, la aviónica y otros elementos, pueden estar todavía en el fondo del océano.

H.I. Sutton de Forbes cree que el derribo, además de ser usado por su valor propagandístico, puede haber sido hecho para recuperar un RQ-4 para su análisis. Los restos del naufragio se recuperaron con relativa rapidez, lo que sugiere que Irán puede haber planeado hacerlo antes del ataque. Irán estaba mostrando partes del dron ya en septiembre de 2019.

Teherán ha hecho afirmaciones extravagantes sobre lo que descubrió, incluyendo “códigos y contraseñas” que dice que puede usar para desactivar los drones “a miles de kilómetros de distancia”. Aunque eso es extremadamente improbable, apunta al hecho de que Irán intentaría aprender todo lo que pudiera sobre el dron derribado.

Fte. Popular Mechanics

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.