Iniciativa trilateral de control de armas entre EE.UU., Rusia y China

china nuclear weaponsDesde la Guerra Fría y la desintegración de la Unión Soviética, varios acuerdos de control de armas nucleares han sido un componente importante de la relación bilateral entre Estados Unidos y Rusia. De hecho, han sido un importante factor de estabilización entre los dos estados rivales tradicionales.

La Administración Trump y su cambio del globalismo al nacionalismo, disolvió como resultado una serie de acuerdos bilaterales como el acuerdo del JCPOA de Irán y se retiró de otros acuerdos multilaterales como el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

En consecuencia, EE.UU. han perdido credibilidad para cualquier futuro compromiso de cooperación bajo su actual liderazgo. Después de su retirada del Intermediate Range Nuclear Forces (INF) Treaty en 2019, el New Strategic Arms Reduction Treaty (New START), el único acuerdo nuclear bilateral importante, está ahora dando su último suspiro. A medida que se acerca la fecha de expiración del Tratado, febrero de 2021, EE.UU. desea que el marco de control de armas bilaterales, que ha durado décadas, se reforme en una estructura trilateral con la inclusión de China como un tercer componente, a través de la extensión y modificación del Nuevo START.

Recientemente, la Administración Trump mostró flexibilidad en su demanda de participación china en las conversaciones trilaterales de control de armas nucleares con Rusia. EE.UU. está buscando ahora un marco políticamente vinculante con Rusia, que cubra todas las ojivas nucleares, establezca un régimen de verificación, y que podría incluir a China en el futuro. Sin embargo, hay divergencias en cuestiones clave en las que Rusia exige una prórroga incondicional del Tratado, mientras que Estados Unidos se opone a ello pidiendo que se limiten todos los tipos de ojivas nucleares que posee Rusia como condición para prolongar el Tratado.

El nuevo acuerdo de control de armas propuesto por EE.UU. será difícil de aceptar para China, debido a la asimetría existente entre sus arsenales nucleares. Las relaciones entre EE.UU. y China están entrando en una espiral descendente con una guerra comercial acelerada y compromisos bilaterales fallidos. Dado el creciente nivel de desconfianza, China seguiría siendo reacia a unirse a cualquier compromiso bilateral o trilateral con EE.UU. en un futuro próximo o al menos hasta que se cambie el actual liderazgo. Además, dada la diferencia en el tamaño de su arsenal nuclear con respecto a dos de los mayores estados con armas nucleares, el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino Zhao Lijian calificó a EE.UU. como “ni serio ni sincero” en las negociaciones propuestas y en su lugar, enfatizó la extensión del existente Nuevo Tratado START limitando el número de cabezas nucleares bilateralmente.

Hay varias razones importantes detrás de la renuencia china a unirse a un acuerdo trilateral de control de armas nucleares. En primer lugar, la naturaleza asimétrica de los arsenales nucleares entre los tres estados, Estados Unidos y Rusia poseen 20 veces más ojivas nucleares y sistemas de vectores más eficientes que China. El gobierno chino también quiere que Estados Unidos reduzca el número de sus ojivas nucleares de alrededor de 5 a 6 miles a unos pocos cientos y que alcance el nivel de China, lo cual es poco realista dado el estatus de los principales estados con armas nucleares, las doctrinas maduras y las posturas en evolución de los dos principales estados con armas nucleares. Por último, la actual administración de EE.UU. y sus políticas destinadas a contener a China, son otro gran motivo de preocupación, al menos hasta las elecciones presidenciales y la formación de una nueva administración.

Aquí surgen dos perspectivas de predicción. En primer lugar, es probable que China siga siendo reacia a la idea de su inclusión en cualquier futuro acuerdo de control de armas. Por el contrario, la nueva administración americana, posiblemente demócrata, con una fuerte defensa de la reducción de las armas nucleares, podría convencer a China con sus condiciones negociables de formular un marco completamente nuevo de futuro control de las armas nucleares. El alcance y la dimensión de ese arreglo fortalecerá las ambiciones generales de control de armamentos y desarme a nivel mundial. Ello se debe a que la inclusión de un tercer elemento en ese acuerdo de control de las armas estratégicas puede aportar un mayor consenso y así allanar el camino hacia futuros acuerdos multilaterales.

Esos acuerdos podrían atraer a otros Estados poseedores de armas nucleares, para que demuestren su credibilidad mediante un enfoque más responsable de las ambiciones de no proliferación y control de armamentos. En los casos en que siga siendo necesario ampliar el nuevo tratado START entre los dos Estados partes existentes, la inclusión de China puede ser decisiva para evaluar si un importante control bilateral de las armas tendría el mismo éxito, una vez que se pase a una estructura de tres o más instancias o no.

A pesar de las circunstancias actuales, un modelo de control de armas trilateral conlleva algunos beneficios individuales para China y Rusia. Si se acepta la propuesta, junto con el estatus de una fuerte potencia económica contemporánea, China pasaría al estatus de potencia estratégicamente significativa con los dos principales estados con armas nucleares. Por lo tanto, proporcionaría a China otra razón para fortalecer su estatus hegemónico regional.

Rusia apoyó la postura china de mantenerse alejada del acuerdo de control de armas porque Rusia lo encuentra lógico, debido a la asimetría en el arsenal nuclear de Beijing con respecto a Moscú o Washington. La inclusión de un tercer nivel en el control de armas estratégicas que tiene similares relaciones hostiles y competitivas con EE.UU., probablemente fortalecería la posición conjunta chino-rusa en el marco posterior.

La naturaleza de un modelo trilateral inicial podría ser facilitar a China actuar como árbitro para reducir el número de ojivas, lo que permitiría entablar futuras negociaciones con criterios de igualdad.  El carácter cooperativo emergente de las relaciones ruso-chinas a nivel regional es otro aspecto que puede convencer a China de que se sume a un acuerdo de este tipo que presionaría directamente a EE.UU. en cualquier escenario contradictorio o tratado formado bajo el modelo trilateral de control de armas nucleares.

Rusia y China se están acercando en la región de Asia y el Pacífico en términos de competencia política y militar con EE.UU. Esta cooperación político-militar y los intereses regionales mutuos podrían más tarde impulsar a Rusia a respaldar la postura china de incluir el “criterio de la regla de la mayoría” en los acuerdos trilaterales de control de armas.

Sin embargo, teniendo en cuenta la postura actual de las tres partes interesadas, cualquier progreso en la preservación del único gran tratado de control de armas estratégicas entre Estados Unidos y Rusia es solamente posible que se produzca después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos.

Fte. Modern Diplomacy (Hananah Zarrar)

Hananah Zarrar es investigadora del Centre for Aerospace and Security Studies (CASS), Islamabad. Tiene un título de MPhil, especializada en Asuntos Estratégicos y Nucleares.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.