¿Hasta qué punto es estable Corea del Norte?

Kim Jong-unCorea del Norte vuelve a tener escasez de alimentos y la causa de esta última crisis de inseguridad alimentaria es, al parecer, el clima.

Este es un problema bien conocido pero esta vez, al menos el gobierno lo admite. La última vez que Corea del Norte la padeció, a finales de la década de 1990, su líder Kim Jong Il se negó a admitirlo, mientras alrededor de un millón de personas morían de hambre a su alrededor. Afortunadamente, el actual líder Kim Jong-un está admitiendo la realidad. Esto significa que es más probable que haga algo al respecto.

Este Kim no es un reformista, pero al menos parece preocuparse por el estado de la economía más que su aislado y desapegado padre.

Si bien, la causa de esta última crisis es, aparentemente, el clima, la misma excusa se usó hace veinticinco años. De alguna manera, las variaciones meteorológicas no provocan alertas de hambruna en la vecina Corea del Sur, donde vivo. Las verdaderas razones, como siempre, son casi con toda seguridad políticas: el desgobierno y la corrupción.

Se acusa a las sanciones internacionales, pero su impacto en la agricultura es marginal, pues se sobre todo a los bienes de lujo de la élite y a los artículos industriales de doble uso (los que pueden utilizarse para fines militares o civiles), aunque existen excepciones humanitarias que el régimen podría aprovechar. La ayuda alimentaria estaría disponible si se pudiera garantizar algún tipo de supervisión para que la ayuda se destinara a los hambrientos y no a los militares u otros actores del régimen. Esto fue un problema a finales de la década de 1990 y probablemente lo será también este año.

Se trata de una cuestión intrínsecamente política: podrían recibir ayuda de terceros países, pero el régimen no está dispuesto a aceptar el mínimo mecanismo de rendición de cuentas. De hecho, esta crisis supone poder comprobar la afirmación de que este Kim es un reformista. Si lo es, reconocerá que la ayuda exterior no es un simple cheque en blanco. Tiene que haber algún mecanismo que garantice su buen uso.

El cierre de la frontera con China debido al coronavirus es muy probablemente la causa inmediata. La corrupta agronomía “socialista” de Corea del Norte es poco productiva e ineficiente. Para evitar que se repita la hambruna de finales de la década de 1990, la Marcha Penosa (The Ardour March), el régimen ha hecho la vista gorda con las importaciones ilícitas de alimentos procedentes de ese país. Los norcoreanos que cruzaban la frontera desesperados durante la hambruna establecieron vías informales de acceso al noreste de China. El régimen no las ha reprimido mucho desde entonces, probablemente porque estas continuas entradas ilícitas facilitan la seguridad del régimen al ayudar a alimentar a la población y evitar la auténtica desesperación popular.

Una hambruna es una razón bastante obvia para rebelarse: si te estás muriendo de hambre, no tienes nada que perder. Si el régimen no puede alimentar a su pueblo, entonces debe cambiar, recibir ayuda extranjera o arriesgarse a que se produzcan disturbios por el pan y a que se produzca una disidencia interna. Incluso Mao Zedong cedió en el Gran Salto Adelante cuando la magnitud de la hambruna resultante fue innegable.

Pero el régimen de Kim en Corea del Norte ha rechazado el cambio político durante décadas, probablemente porque teme abrir una caja de pandora de demandas desde abajo, incluyendo la unificación. Así que si el “socialismo”, a pesar de su corrupción e ineficacia, debe mantenerse, y si la ayuda extranjera es un anatema debido a los mecanismos de rendición de cuentas, la “gotera” desde China es una alternativa útil para mantener a la población alimentada y quieta.

Pero si esa puerta trasera informal está ahora cerrada a causa del coronavirus, las contradicciones internas del sistema empiezan a acumularse. La agricultura colectivizada es notoriamente ineficiente y, en Corea del Norte, la corrupción desenfrenada la agrava.

La respuesta del régimen la última vez fue simplemente asumir el riesgo político de permitir la inanición masiva, y lo notable fue que no se produjera ninguna violencia a gran escala. Esto sugiere que el régimen es realmente estable: permitió que el 10% de su población muriera de hambre a finales de la década de 1990 y no pasó nada. Aunque es una catástrofe humanitaria asombrosa, es un testimonio sorprendente de la fortaleza del régimen, aunque sólo sea por el éxito con que el gobierno aterroriza a su propio pueblo.

Pero permitir dos décadas de tráfico ilícito desde China también sugiere que el régimen sabe lo arriesgado que fue realmente el final de la década de 1990. Kim Jong prometió en su ascenso que no se volvería a producir ese “ajuste de cinturones”. Es probable que esta promesa no refleje el interés por la población, sino su reconocimiento de que una hambruna masiva es un catalizador obvio para los desafíos del régimen.

Entonces, ¿es estable el régimen esta vez? ¿Otra crisis alimentaria en Corea del Norte provocará por fin el rechazo popular? Probablemente no. El régimen, sorprendentemente, sobrevivió a una crisis similar y más extrema hace veinticinco años. Sería una equivocación apostar en contra. Puede que los norcoreanos crean realmente en el culto a Kim, o tal vez la extrema dureza del Estado contra la disidencia haya disuadido a los norcoreanos durante todos estos años. Nunca ha habido una revuelta en Corea del Norte en sus setenta y cinco años de historia.

Pero el hecho de que Kim se sintiera obligado a admitir lo que su padre nunca admitió da fe de la magnitud de la crisis. Kim prometió que un acontecimiento así nunca ocurriría, y sin embargo aquí está.

El crecimiento económico, tras la catastrófica gestión de su padre, ha sido un elemento legitimador de su gobierno pero, si alguna vez se produce un retroceso, desde abajo o desde elementos del régimen, es probable que esto forme parte de su narrativa. Y si la inseguridad alimentaria se convierte de nuevo en una hambruna, es probable que el régimen vuelva a abrir la puerta de China y se arriesgue a una propagación del coronavirus.

Fte. The National Interest