Grecia presenta un nuevo dron de vigilancia destinado a vigilar sus islas

Grecia está trabajando para impulsar su industria nacional de drones, que se ha quedado atrás respecto a otros países europeos, con el desarrollo del avión Archytas, de fabricación local.

Las autoridades presentaron este dron de despegue y aterrizaje vertical por primera vez en la Exposición Internacional de Tesalónica a principios de este mes. El avión de ala fija es una producción conjunta de la Industria Aeroespacial Helénica y las universidades Aristóteles, Tesalia y Demócrito que, según sus representantes, es la primera de una serie de productos que saldrán de la asociación.

El Archytas, considerado un dron polivalente, es capaz de operar tanto en operaciones de rescate como militares. Según la información facilitada por Hellenic Aerospace Industry, puede proporcionar conocimiento de la situación a lo largo de las fronteras terrestres y marítimas de Grecia, vigilar los vehículos terrestres, acompañar a las fragatas y detectar los vehículos marinos no tripulados que se desplazan a gran velocidad.

Nikos Koklas, director de investigación y diseño de Hellenic Aerospace Industry, declaró a Defense News que el dron ha sido diseñado para «realizar estas misiones con mínimas modificaciones, que se pueden introducir sobre el terreno». Las «excelentes capacidades de vigilancia y reconocimiento de la aeronave manifiestan un ajuste perfecto para la protección del territorio griego y de las islas», añadió.

La misión de vigilancia es especialmente importante para Grecia. Enfrascada en una rivalidad histórica con Turquía, que también es una potencia en materia de aviones no tripulados, la retórica entre Atenas y Ankara se ha agudizado recientemente. Los dos miembros de la OTAN llevan años en desacuerdo sobre el espacio aéreo y las reivindicaciones territoriales en el mar Egeo y sobre él.

Dependiendo de la carga útil seleccionada, dijo Koklas, el Archytas puede cubrir hasta 300 kilómetros (186 millas) a la velocidad de crucero de 120 kph (75 mph) y volar durante cuatro horas consecutivas. Aunque el UAV está diseñado para operar sin armamento, los usuarios pueden modificarlo para que lleve armamento ligero, máximo 14 kilogramos (31 libras).

Su capacidad de despegue y aterrizaje vertical la proporcionan cuatro hélices eléctricas en la viga longitudinal, que une las alas a la cola en V negativa. El sistema se integra además con cuatro puntales para maximizar la durabilidad del vuelo al generar una resistencia mínima. Según el fabricante, esto permite que el dron llegue a lugares muy remotos y que aterrice en las cubiertas de grandes buques sin necesidad de pista de aterrizaje.

Tras presentar el prototipo de demostración, un dron Archytas realizará su primer vuelo a finales de octubre de 2022. Se espera que el primer sistema de preproducción se integre y fabrique en diciembre de 2023, con el primer vuelo en marzo de 2024. Los primeros clientes del Archytas serán las Fuerzas Armadas griegas, así como otros organismos griegos de protección civil.

Al ser preguntado por el interés internacional en el Archytas, Koklas declaró que «ya ha despertado la atención de varios otros países además de Grecia, formulando una perspectiva comercial excepcional».

Fte. C4ISRNET