Grecia moderniza sus Fuerzas Armadas con nuevos helicópteros y fragatas, y actualiza el pacto de defensa con Estados Unido

fragata de clase HydraA pesar de su difícil situación económica y de las crecientes tensiones con la vecina Turquía, Grecia sigue adelante con la renovación de sus Fuerzas Armadas, según su ministro de Defensa.

Nikolaos Panagiotopoulos dijo que “la adquisición de sistemas de armas de alta gama” incluiría la compra de helicópteros de guerra antisubmarina, así como la modernización de cuatro fragatas, en servicio en la Armada Helénica, y de cazabombarderos F-16 de su Fuerza Aérea. Grecia está “renovando la totalidad de sus Fuerzas Armadas”, incluida la adquisición de cuatro fragatas, a la vez que actualizando su pacto de defensa con Estados Unidos.

Añadió que Grecia también se ha comprometido a mejorar el puerto de Alexandroupolis, en su costa nororiental, para que “sea el centro de transporte” de la OTAN en los Balcanes y su base logística para las operaciones en el Mar Negro. Dijo que elementos de la 101ª División Aerotransportada del Ejército de Estados Unidos emplearon las instalaciones recientemente en el marco del ejercicio Defender Europe 21.

“Nuestra aspiración es hacer que el puerto y el acuerdo de defensa mutua sean aún mejores”, dijo durante un foro en línea del Center for Strategic and International Studies celebrado recientemente. En el caso del puerto, las mejoras incluyen la ampliación de los muelles para recibir buques más grandes y la expansión de sus instalaciones de almacenamiento de combustible. Otras obras son las conexiones por ferrocarril, carretera y oleoducto con el resto de Europa.

Calificó la base de Souda Bay, en la isla griega de Creta, como “la joya de la corona” de las instalaciones navales regionales de Estados Unidos y la OTAN, ya que puede albergar portaaviones estadounidenses, como ocurrió en marzo, con la llegada del USS Dwight D. Eisenhower (CVN-69), y otros grandes buques de guerra.

Describió a Grecia como el “Estado ancla” de Estados Unidos y la OTAN en el Mediterráneo oriental.

Sin embargo, varias veces en el foro mencionó las limitaciones económicas de Grecia que afectan a todo su gasto público. El problema se remonta a la crisis de la deuda de 2015, cuando Atenas dejó de pagar más de 1.930 millones de dólares al Fondo Monetario Internacional. Posteriormente se impusieron restricciones a lo que Atenas podía hacer a nivel interno y con el gasto en seguridad.

“Diría que somos extremadamente activos” en operaciones de seguridad “en el volátil Mediterráneo oriental”, dijo Panagiotopoulos. Mencionó la participación en ejercicios conjuntos y combinados como la serie Defender y el cumplimiento del compromiso de Grecia con la OTAN de modernizar sus fuerzas ante la toma de Crimea por parte de Rusia y el apoyo a los separatistas ucranianos a partir de 2014.

Pero para los griegos, lo que hace que el Mediterráneo oriental sea especialmente “volátil” son las ambiciones “neo-otomanas” de Turquía, que amenazan no solo a Grecia sino a la integridad de la alianza de la OTAN, dijo Panagiotopoulos.

Grecia se independizó del Imperio Otomano, precursor de la Turquía moderna, hace 200 años.

Dijo que recientemente Grecia puso en alerta a sus fuerzas marítimas, cuando un buque de investigación turco entró en aguas que Atenas reclama como propias para explorar posibles yacimientos de energía.

Una amenaza más inmediata se produjo en marzo de 2020, dijo, cuando Ankara amenazó con enviar miles de migrantes y refugiados a Grecia, a menos que la Unión Europea aumentara los pagos a Turquía para atenderlos. La UE accedió a las demandas turcas.

Dijo que no se trataba de incidentes aislados. Citó el enfrentamiento del año pasado entre las Fuerzas Navales francesas y turcas frente a Libia, como otro ejemplo en el que Ankara no se ajustaba a los objetivos de la Alianza.

A principios de este año, el Presidente francés Emmanuel Macron reprendió a Turquía por volverse más autocrática y ponernos “en una situación loca en Siria” cuando atacó a las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por la OTAN. Dijo que Ankara estaba ignorando la importancia de la Alianza para proteger su propia soberanía contra una Rusia revisionista.

Panagiotopoulos no mencionó las medidas que Estados Unidos tomó contra Turquía por comprar un sistema de defensa aérea S-400 de fabricación rusa, entre las que se encuentra la de retirar a Ankara del programa F-35 Lightning II Joint Strike Fighter.

“Seguiremos cumpliendo con el derecho internacional, no con la diplomacia de las cañoneras”, para resolver las disputas con Turquía, dijo Panagiotopoulos. Señaló que la línea directa establecida por la OTAN entre las fuerzas armadas de ambos era un paso importante para la desconflicción, pero que la diplomacia era más importante. Panagiotopoulos dijo que “nuestro objetivo estratégico nunca fue aislar a Turquía”, pero sus acciones y “su retórica rozan la beligerancia”.

“Nos gustaría que Turquía formara parte del esquema” de cooperación regional que Grecia ha establecido con Chipre, Israel, Estados árabes, Egipto y Libia mediante nuevos acuerdos económicos y diplomáticos, dijo.

Al evaluar la amenaza del Kremlin en el Mediterráneo oriental, Panagiotopoulos dijo que Rusia “históricamente siempre ha buscado una presencia en las aguas cálidas”, y que ya tiene una base naval en Siria. El Mediterráneo oriental “está más cerca de sus intereses estratégicos” y Rusia mantendrá una fuerte presencia.

Tras destacar la infructuosa campaña de desinformación de Rusia para influir en la votación sobre el ingreso en la OTAN de Macedonia del Norte, añadió que Moscú “seguirá intentando ejercer su influencia en los Balcanes”.

China, por su parte, “se ve a sí misma como una superpotencia en ascenso”, que promueve sus intereses económicos y comerciales “de forma muy metódica, muy paciente, muy sistemática” en el Mediterráneo oriental.

Panagiotopoulos dijo que Pekín “eligió invertir en una serie de puertos” y aeródromos en Europa. Uno de esos puertos es el Pireo, que está cerca de Atenas. La razón por la que los griegos aceptaron la oferta de China fue porque “nadie más eligió” invertir allí. Añadió que las actividades de China en Grecia se han limitado a proyectos de infraestructura.

Mientras Pekín emplea el “poder blando” en Europa, Panagiotopoulos señaló que amenaza con el “poder duro” en otras regiones, sobre todo en el Mar de China Meridional. Las dos potencias necesitan llegar a un “modus vivendi” para evitar una crisis militar que afectaría a más naciones que Estados Unidos y China, dijo.

Fte. USNI News

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.