Ganar: Cómo lo hace China

Ganar: Cómo lo hace ChinaLa construcción de buques de guerra chinos continúa a un ritmo rápido, consistiendo en un gran número de destructores y buques de asalto anfibios (LPS y LHD). Estos buques son también de categoría mundial en cuanto a tecnología y diseño. Para ello, China ha trabajado durante más de una década en modelos cada vez mejores de estos buques.

Las fotos por satélite de sus astilleros y las actividades de las instalaciones y capacidades de investigación indican un serio esfuerzo por adelantarse a la tecnología occidental durante la década de 2020. Eso significa la transición a buques de propulsión totalmente eléctrica y a sensores que igualen las capacidades occidentales y que evolucionen lo suficientemente rápido como para superarlas.

China sigue experimentando con el diseño de portaaviones mientras pone en servicio dos y un tercero está a punto de ser terminado. Cada portaaviones representa una etapa diferente en el proceso de desarrollo chino.

Como parte de ese esfuerzo, China se ha convertido en el único país del mundo con dos astilleros capaces de construir grandes portaaviones. Estos dos astilleros están ampliando visiblemente sus capacidades para poder construir los portaaviones más grandes (100.000 toneladas).

China no comenzó el desarrollo de sus portaaviones hasta finales de la década de 1990, pero lleva desarrollando sus propios diseños para otros tipos de buques de guerra desde los años 70 y 80.

China se toma todo el tiempo que sea necesario para conseguir un buen diseño de los buques, que en algunos casos les lleva mucho tiempo. Un ejemplo de ello es el desarrollo chino de submarinos nucleares. Desde la década de 1960, China ha intentado, sin éxito, diseñar y construir SSN (submarinos de ataque nuclear) y SSBN (submarinos nucleares portadores de misiles balísticos) competitivos, así como un SLBM (misil balístico lanzado desde el mar) fiable.

Los SSBN son más grandes y complejos que los SSN y China se ha concentrado en perfeccionar un diseño de SSBN competitivo. China inició la construcción de su primer SSN en los años 60 y una década después construyó su primer SSBN. Aunque cada SSN y SSBN mejora, esas mejoras han producido diseños de submarinos nucleares que siguen estando varias décadas por detrás de los estadounidenses, aunque cerca de igualar la tecnología actual de los submarinos nucleares rusos.

Mientras que la Armada estadounidense está atascada con una capacidad de construcción de buques de guerra disfuncional y una nueva tecnología que no puede permitirse, los chinos han evitado esos errores hasta ahora y están cerrando rápidamente la brecha de calidad. Eso incluye hacer que sus nuevos buques pasen mucho tiempo en el mar, en todas las estaciones y condiciones meteorológicas, para adquirir una experiencia operativa que no puede obtenerse de otra manera.

Todo esto es el resultado de que China haya llegado a la conclusión de que ya no es suficiente con ser la principal potencia militar terrestre de Asia Oriental, como lo ha sido durante miles de años. La nueva economía china requiere que China proteja su acceso a los mercados extranjeros y a las fuentes de materias primas. Una armada grande y moderna no sólo haría eso, sino que también sería capaz de disputar el dominio naval que Occidente ha tenido durante siglos.

China cuenta ahora con una estrategia naval como ninguna otra en su historia. Este es uno de los componentes de una estrategia china que incluye objetivos ambiciosos en tierra y mar, con los que la propiedad del Mar de la China Meridional, de grandes porciones de la India y, de forma bastante discreta, de los territorios rusos del Lejano Oriente.

Además, China busca el dominio naval en el Pacífico Occidental y el Océano Índico. Ir tras las zonas terrestres adyacentes es la forma tradicional de expansión china, que durante miles de años, a absorber zonas no pobladas por los Han (etnia china). Aunque las “tierras chinas” tradicionales están ya incorporadas a la China comunista, no hay precedentes de dominio naval chino más allá de sus aguas costeras.

Los occidentales no comprenden algunos aspectos básicos de la historia y la práctica chinas. Por ejemplo, los chinos llevan mucho tiempo llamando a China Zhongguo, que suele traducirse al español como “reino del medio”. Una traducción más literal y exacta es “todo lo que hay bajo el cielo”. Hasta el siglo XXI, esto se refería principalmente a las zonas terrestres adyacentes ocupadas por una gran minoría de chinos Han. Pero ahora “todo” significa también el Mar de la China Meridional y quizás tierras mucho más lejanas. China ha reclamado el Mar de la China Meridional porque actualmente se enfrenta a una situación única en su historia: la dependencia de mercados y recursos alejados y a los que se llega mejor por mar.

Hasta hace poco, había observado la política de “tenemos todo lo que necesitamos y no necesitamos lo que tienen los extranjeros”, pero había una excepción: el oro, la plata y las gemas.

Esto dificultaba el comercio extranjero con China, ya que este país tenía mucho que ofrecer, incluida la seda y otros tejidos exquisitos. El país toleraba a los comerciantes extranjeros que llegaban por mar. La mayoría eran árabes e indios, pero este comercio no era esencial para ella.

Tampoco lo era el comercio a través de la ruta terrestre; la “Ruta de la Seda” que llegaba hasta Oriente Medio, así como a India y a todos los puntos del camino. Como China prefería que se le pagara en plata, esto limitaba la cantidad que podían pagar los clientes lejanos. Eso funcionó bien para China.

A China le gustaba vigilar lo que ocurría en tierras lejanas y a veces tomaba medidas extraordinarias para ello. Por ejemplo, a principios del siglo XV (1402-33) China financió una gran flota de más de 300 barcos. Entre ellos, muchos eran enormes, de 120 metros de eslora, para investigar tierras lejanas de forma adecuada. Estas naves tenían más del doble de tamaño que las occidentales.

Esta rara flota china, que propuso mandó Zheng He, un general muy capaz y alto funcionario, que contó con la confianza de varios emperadores chinos, tenía el propósito de ser una “flota de tributos”, con la que impresionar a los extranjeros con el poderío de China y exigir tributos a los gobernantes extranjeros. Esta flota también comerciaba, aunque sólo fuera para traer muestras de productos extranjeros, enviados e ideas.

Todo ello se consideraba una curiosidad, no algo realmente útil para China. La flota de tributos también transportaba más de 20.000 soldados para impresionar a los extranjeros que China no quería que se entrometieran.

Zeng He era un general muy capaz y empleó las tropas unas cuantas veces para impresionar a los extranjeros molestos de que los chinos querían salirse con la suya. Estos siete viajes llevaron a la flota al sudeste asiático, India, Oriente Medio y África oriental.

Tras la muerte de Zeng He, al parecer durante el último viaje, el emperador ordenó desmantelar la flota y archivar los registros escritos de los viajes. China tenía, como siempre, todo lo que necesitaba en China y los extranjeros no tenían nada que ofrecer que justificara una flota tan grande. Dejemos que los extranjeros vengan a China con sus ofertas y, mientras reconozcan la supremacía china, serán tolerados.

Lo que Zheng He se perdió fue la creciente explosión de conocimientos en Europa. Ésta estaba produciendo todo tipo de tecnologías nuevas y muy útiles. Antes de que finalizara el siglo XV, algunos de estos nuevos barcos europeos habían llegado a África Oriental y a las antes desconocidas y exploradas Américas. Durante las siguientes décadas, estos bárbaros extranjeros de alta tecnología comerciaron y conquistaron su camino cada vez más cerca del Imperio chino. Cuando estos “barcos negros” fuertemente armados de los bárbaros occidentales aparecieron buscando comerciar, los chinos no quedaron impresionados por lo que los viajeros occidentales tenían que ofrecer.

Las ideas occidentales eran particularmente despreciadas. Durante más de 400 años después del primer viaje de Zheng He, China rechazó las ideas occidentales, englobadas en el Renacimiento, el Siglo de las Luces, la Revolución Industrial y un creciente conjunto de nuevos avances científicos, de ingeniería y políticos.

Es a partir del siglo XVII, cuando esos conceptos occidentales se hicieron más difíciles de ignorar. Los avances occidentales en la construcción de barcos, la navegación y las armas, especialmente los cañones, llegaron a China con más frecuencia, en mayor número y a menudo con violencia. China tardó en adaptarse. A finales del siglo XIX, cuando los despreciados japoneses adoptaron gran parte de esta tecnología occidental, China se vio obligada a reconocer que el mundo había cambiado, y no de una manera que les beneficiara.

Las nuevas ideas generadas por el Renacimiento y el Siglo de las Luces podían ser ignoradas, pero no la tecnología occidental. Las ideas occidentales, como la democracia y el socialismo radical (comunismo), tenían cierto atractivo para los chinos, deseosos de sustituir el antiguo sistema imperial basado en el feudalismo y en una burocracia altamente cualificada. Los esfuerzos por implantar estas nuevas ideas calaron, pero no en gran medida y a menudo con resultados desastrosos, lo que se produjo fue un siglo de revolución y guerra civil que debilitó mucho al país. Los chinos consideraron más tarde que se trataba de un siglo de humillación que fue posible gracias a la superioridad tecnológica y organizativa de las naciones occidentales.

Cuando los comunistas chinos llegaron al poder después de la Segunda Guerra Mundial, uno de los principales objetivos era recoger por fin los beneficios de la Revolución Industrial. Pero el “Gran Salto Adelante” de la década de 1950 y la “Revolución Cultural” de la década de 1960 mataron a más de 30 millones de personas, mientras que hicieron poco para ayudar a la economía o a la mayoría de la población. Los líderes aprendieron de esto y en la década de 1970 se dieron cuenta de que el gobierno comunista existente sólo podía afirmar que había destruido el feudalismo y lo había sustituido por un sistema económico comunista que no era mucho más eficaz que el antiguo sistema imperial.

Entonces los líderes chinos intentaron algo diferente. En un movimiento típicamente audaz, digno del almirante Zheng He, se animó a la población a crear una revolución industrial con las ideas occidentales sobre los derechos de propiedad y el desarrollo empresarial de nuevos productos y técnicas de fabricación.

En la década de 1980, los dirigentes proclamaron que “era glorioso hacerse rico” siempre que se mantuviera al margen de la política. En otras palabras, la “dinastía” comunista seguiría gobernando, pero de una forma que permitiera a la mayoría enriquecerse, o al menos ser más ricos de lo que habían sido en el pasado. Funcionó y, desde los años 80 hasta el presente, China finalmente atravesó la Revolución Industrial y se convirtió en la segunda economía del mundo (después de Estados Unidos). Al ritmo actual de crecimiento, tendrá la mayor economía a finales de la década de 2020 y cree que necesitará un poder militar comparable para mantener sus ganancias económicas.

Los dirigentes chinos estaban impresionados por Estados Unidos, que había sido el más eficaz practicante de la Revolución Industrial y se había introducido tardíamente, durante el siglo XIX. En 1900, Estados Unidos tenía la mayor economía del mundo y, según observaron los chinos, seguía siendo una nación que producía todo lo que necesitaba dentro de su territorio continental. A pesar de ello, los estadounidenses eran una nación muy comercial, pero eso era algo extra. Los comunistas chinos también señalaron que durante la Segunda Guerra Mundial los estadounidenses exportaron principalmente armas, equipos industriales, combustible y alimentos. Los estadounidenses hicieron esto con una población inferior a la quinta parte de la de China. En la Segunda Guerra Mundial menos del diez por ciento de los estadounidenses trabajaban en la agricultura, pero producían casi tantos alimentos como China y exportaban lo que no consumían. Los estadounidenses producían la mayor parte de la nueva tecnología. En la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos tenía la flota más poderosa del planeta, y todavía la tiene. Sus fuerzas aéreas no tenían rival y en los años 60 los estadounidenses caminaban por la Luna y regresaban sanos y salvos.

A finales del siglo XX, los dirigentes chinos se preguntaban qué hacer al respecto. Estos líderes, aunque seguían siendo comunistas, eran vistos por la mayoría de los chinos como una dinastía imperial más. Los hijos privilegiados de los altos cargos comunistas eran llamados despectivamente “principitos”. Y aunque algunos de estos hijos eran una vergüenza para sus familias, muchos más convirtieron a la siguiente generación de jefes en lo que equivalía a un gobierno hereditario. Los dirigentes chinos tomaron nota de ello, junto con la creciente asertividad de los nuevos chinos acomodados. A principios del siglo XXI, más de la mitad de la población china era más rica de lo que nunca imaginó. En dos generaciones, la mayoría de las familias chinas habían pasado de la pobreza a la riqueza. Sus hijos estaban mejor educados que ninguno antes.

Llegados a este punto, los gobernantes chinos se dieron cuenta de que sólo podrían aferrarse a su poder hereditario mientras los nuevos ricos vieran que sus gobernantes comunistas ayudaban al crecimiento económico continuado, en lugar de perderlo a través de la creciente corrupción o de guerras que no conseguían más que empobrecer a los nuevos ricos chinos.

Para asegurar la supervivencia de la nueva dinastía, los líderes chinos adoptaron una solución típicamente china: planearon deliberadamente a largo plazo. En términos occidentales, jugaron a largo plazo, lo que significaba mantener el crecimiento económico a la vez que se creaban capacidades científicas y militares chinas que superaban las de cualquier otra nación.

Eso había funcionado en el pasado hasta que los emperadores chinos ignoraron al resto del mundo a pesar de los buenos consejos de funcionarios imperiales como Zheng He, que ahora es aclamado por los como un visionario ignorado. En 1980, los dirigentes chinos decidieron que no seguirían ignorando al resto del mundo, sino que se convertirían en lo suficientemente prósperos y poderosos como para dominarlo a largo plazo. Como demostró Zheng He, eso requería la armada más poderosa del planeta.

Para lograr el dominio militar, el líder chino aceptó que esto llevaría décadas y esto es lo que los chinos están haciendo. Las reformas militares comenzaron en la década de 1980, cuando los chinos adoptaron armas, técnicas y tecnología occidentales, para lo que compraron o robaron toda la tecnología occidental que pudo y esto incluyó la tecnología de fabricación, así como los diseños occidentales para las armas, el adiestramiento y el equipo militar. China avanzó lentamente. No construyeron un gran arsenal nuclear una vez que aprendieron a construir armas nucleares y misiles balísticos en la década de 1960. Lo mismo ocurrió con los aviones de guerra y los vehículos blindados. Esta no era la manera occidental, pero ha funcionado para los chinos a medida que adquirían y aprendían a utilizar una tecnología tras otra.

El enfoque chino del diseño y la construcción de buques de guerra es un buen ejemplo. Desde la década de 1990, los chinos han pasado de copiar diseños rusos a otros que se ajustan a los últimos occidentales. Lo mismo ha ocurrido con las fuerzas terrestres y aéreas. Los chinos también se dieron cuenta de que ya no podían contar con unas fuerzas armadas grandes (en mano de obra), sino que necesitaban una fuerza mucho más pequeña de tropas mejor educadas, entrenadas, equipadas y armadas.

En la década de 1980, los dirigentes chinos calcularon que tardarían medio siglo en igualar y superar a Occidente en poderío militar. Los occidentales se burlaban de esa idea, pero ahora se acepta generalmente que para la década de 2030 los chinos lograrán su objetivo.

Eso no significa que China vaya a aprovechar ese poderío militar para conquistar el mundo. Ese no es el camino de los chinos. Su plan es poseer un poder militar que, al igual que la flota de tributos de Zheng He, haga ver a los extranjeros de que no se puede desafiar a China y de que, si China quiere algo, es más probable que lo consiga.

Esto se está haciendo a través del proyecto chino BRI (Belt and Road initiative), que está restableciendo la Ruta de la Seda, no sólo por tierra sino también con una versión marítima. La versión terrestre implica la inversión de más de medio billón de dólares en la construcción de infraestructuras de transporte y de otro tipo desde China hacia Asia Central, el Sudeste Asiático, el Sur de Asia e incluso Europa. Estas inversiones locales dan a China una enorme influencia política y económica. A largo plazo, significa que China ha conseguido por fin algo que merece la pena exportar a lo largo de la Ruta de la Seda: el poder económico chino y, si es necesario, el militar.

La versión marítima de la nueva Ruta de la Seda está ahí para garantizar el acceso a zonas fuera de Eurasia. Y lo que es más importante, la nueva flota china puede dominar las rutas marítimas de todo el mundo y obligar a otras naciones a preocuparse por su propio acceso a los mares. Todo ello depende del continuo crecimiento económico y tecnológico de China, que es menos seguro que sus planes de expansión militar. Fue el rápido crecimiento de la economía lo que permitió a los chinos pagar su nueva flota y sus modernas fuerzas terrestres.

Pero, tanto los líderes chinos como los economistas extranjeros señalan varios defectos graves en los sistemas financieros y políticos chinos, ya que están intentando hacer uso de un estado policial fuertemente controlado y de alta tecnología para solucionar estos problemas económicos y no está claro si su enfoque de Gran Hermano funcionará. Si lo hace, cambiará el mundo además de China.

Fte. Strategic Page

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.