Todo en el fusil láser chino es sospechoso

Informes del South China Morning Post, revelan la supuesta nueva arma láser de China, un “láser AK-47” que suena casi increíblemente portátil y potente.

El experto en láseres (y pistolas láser), Styropyro, ha aprovechado sus conocimientos sobre el tema para hacer una fuerte crítica técnica. En resumen, es casi imposible crear un láser con las características que describe el informe. Más, hacer que un láser sea portátil es mucho más difícil -incluso imposible- teniendo en cuenta los límites de la tecnología moderna de las baterías y el tamaño del arma, según el informe.

Para empezar, es difícil encontrar una longitud de onda teórica de láser que se ajuste a la lista de afirmaciones del informe: que el rayo es invisible, que puede pasar a través del vidrio, que puede prender fuego a la ropa, y que puede quemar la piel. Los láseres infrarrojos pueden encender fósforos, por ejemplo, pero son inofensivos para la piel humana.

Un láser que haga honor a la publicidad, tendría que alcanzar una diminuta frecuencia “sweet spot”, aún más pequeña por la prohibición de la Convención de Ginebra de armas láser que cieguen. Aunque aparentemente eso no haya obstaculizado la investigación del láser en China en el pasado.

Incluso dando de lado a estos problemas, el láser también es sospechoso por su diseño increíblemente ligero y compacto. Asumiendo que no se trata de una fuente de energía de ciencia ficción, las baterías para alimentar un arma de este tipo necesitarían pesar cuatro o cinco veces más, que los tres kilogramos de peso de la pistola que se han informado en su totalidad. Y para colmo, las afirmaciones de que la pistola podría prender fuego a la gasolina desde lejos también son sospechosas.

Los láseres son especialmente malos para prender fuego a los combustibles, como demuestra Styropyro: por ahora es imposible saber cuánto hay de verdad en las afirmaciones chinas. El armamento láser existe de hecho, pero los que conocemos están diseñados generalmente como armas defensivas montadas en vehículos. Pero sea lo que sea que los ingenieros chinos puedan haber cocinado, la física sugiere bastantes reservas.

Fte. Popular Mechanics