En América, nadie sabe qué hacer con China

América, nadie sabe qué hacer con China“La política de Washington hacia China es incoherente desde hace décadas. El crecimiento económico de China, estrechamente ligado al comercio mundial, está produciendo un país relativamente más poderoso. A todos les gusta el comercio, pero a todos les disgusta una China más fuerte. Nadie quería enfrentar esta contradicción, por lo que Estados Unidos se ha confundido, en su política económica, haciendo que los objetivos militares americanos sean más difíciles y costosos de alcanzar”.

Estaba claro desde antes de la pandemia de coronavirus, pero ahora lo está aún más: todo el mundo está preocupado por el ascenso de China y nadie tiene una idea clara de qué hacer al respecto.

La Administración Trump ha sido consistente en el aspecto de la planificación, excepto en las diversas erupciones del podio presidencial. Tanto la Estrategia de Seguridad Nacional de 2017 como la Estrategia de Defensa Nacional de 2018 se apartaron de Oriente Medio y pusieron en el punto de mira en Beijing. ” Great power competition” se convirtió en la consigna.

Pero en la onda del coronavirus, políticos y expertos están escalando unos sobre otros, haciendo propuestas para golpear a Pekín: ¿Revocar la inmunidad soberana de China en los tribunales de EE.UU. para permitir que los americanos perjudicados por el coronavirus demanden al gobierno chino? Hecho; ¿Interrumpir el debate con el G-7 sobre si llamar al coronavirus la “Gripe de Wuhan”? Hecho; ¿Congelar las contribuciones americanas a la OMS como una reacción a la influencia de China allí? Hecho; ¿Aislar de alguna manera la deuda de EE.UU. con China y incumplir parte de ella? Hecho; ¿Poner todo el peso diplomático de EE.UU. al servicio de Taiwán? Hecho.

Ahora, la Administración está preparando presuntamente acciones de represalia no especificadas contra China, por su mal manejo del virus. Por su parte, Joe Biden aprovechó la ocasión de su primer anuncio de política exterior, para prometer que sería más duro con China que el presidente Donald Trump. Con disculpas a Seeley, América parece haber entrado en una época de confrontación con China en un arrebato de locura.

La combinación de la mala conducta china en el manejo del virus y la opinión de la élite en Estados Unidos, parece haber puesto la opinión americana en contra de China. Según Pew, el 72 por ciento de los republicanos y el 62 por ciento de los demócratas tienen una visión negativa de China. Jeffrey Jones, de Gallup, informa que “las opiniones de los estadounidenses sobre China rara vez han sido positivas en las últimas cuatro décadas, pero nunca han tenido al país en menor consideración que en la actualidad”.

A pesar de la demonización, nadie ha sugerido una política que frene el ascenso de China. Tres factores están impidiendo una respuesta coherente. Primero, las políticas económicas y de seguridad de EE.UU. trabajan con propósitos contradictorios. Las políticas económicas hacen que los objetivos de seguridad sean más difíciles de alcanzar. Segundo, los aliados americanos están eludiendo parte de su propia defensa. Su atrofia económica y sus actitudes ambivalentes hacia la defensa cargan una parte desproporcionada sobre los hombros americanos. Finalmente, Estados Unidos sigue empantanada en Medio Oriente. De Siria a Irán a Irak, las elites americanas tienen una herencia en la zona, que no quieren dejar atrás. Antes de lanzarse de cabeza a una época de conflicto con China, Washington debe hacer frente a estas debilidades fundamentales.

La solución que se escucha con más frecuencia es “desacoplar” la economía estadounidense de la china. Como dice Paula Dobriansky del Belfer Center, Estados Unidos simplemente necesita “establecer nuevas cadenas de suministro, reestructurar las relaciones comerciales y empezar a crear un orden económico internacional menos dependiente de China”. Wang Jisi, un destacado académico chino de las relaciones entre EE.UU. y China, dice que el desacoplamiento “ya es irreversible”.

Por su parte, “palomas” chinas como Daniel Drezner tienden a eludir la dimensión de seguridad, enfatizando en cambio que, la disociación “perjudicaría a ambas economías y empeoraría la situación de seguridad”. La pregunta que los “halcones” es “¿dañar a quién más?” Las “palomas” tienen razón al argumentar que el pánico en Washington supera la gravedad de la situación, mientras que las tendencias en materia de seguridad van en la dirección equivocada, si hay que apoyar los objetivos de Estados Unidos en Asia.

Las élites estadounidenses estarían en paz con una China mucho más rica que se comportara como en los años 80 o 90, pero eso desafía la mayor parte de lo que la mayoría de la gente sabe sobre política internacional. Incluso palomas relativas como Robert Zoellick admiten que quieren que Washington siga siendo “el árbitro de las opciones de China”. A Beijing, por razones comprensibles, no le gusta esta idea, prefiriendo menos restricciones en sus opciones.

El hecho desafortunado es que, tal como predijeron los realistas, a medida que el poder de China ha crecido, también lo ha hecho su visión de sus intereses y su asertividad en la búsqueda de los mismos. Sólo en las últimas semanas, Beijing: ha realizado ejercicios navales frente a la costa de Taiwán, incluido un portaaviones; ha reclamado formalmente islas controladas por China que son objeto de disputas territoriales con Vietnam y otras naciones; ha atribuido el coronavirus a una conspiración de Estados Unidos; y ha enviado buques de la guardia costera a aguas disputadas con Filipinas. Esta es la imagen del futuro.

Pero en este contexto, Estados Unidos lleva una parte desproporcionada de la carga de la defensa de los vecinos de China. Washington está enfocado en encontrar más recursos y atención para dedicar a China. El Congreso insertó una provisión en el presupuesto de defensa de 2020, que requiere que el comandante del Indo-Pacific Command elabore una lista de peticiones para marzo. Ese comandante lo ha hecho, pidiendo más de 20.000 millones de dólares en fondos adicionales, todo ello enfocado a competir con China en sus regiones fronterizas.

Los aliados americanos caminan como sonámbulos. De acuerdo con las cifras de los informes del IISS Military Balance, en 2009, Japón gastaba aproximadamente el 75 por ciento de lo que China en defensa. En 2019, esa cifra se había reducido a menos del 27 por ciento. En 2009, Taiwán gastaba aproximadamente un 14 por ciento de lo que gastaba China. Incluso con los aumentos durante la década, en 2019 la cifra se redujo al 6 por ciento. (Por cierto, el gasto chino ha aumentado también, en relación con el de EE.UU.)

Lo que China está haciendo es relevante. El enfoque de China en las capacidades A2/AD (Anti-Access/Area Denial) puede sustentar modestos objetivos defensivos, no la dominación global. Pekín está tratando de empujar a Estados Unidos fuera de su esfera. Los socios americanos de la región deberían ser presionados para emular a China, complicando cualquier de sus planes ofensivos, de la misma manera que Pekín ha complicado cualquier plan americano de esa índole.

Por último, los responsables políticos estadounidenses han demostrado que son incapaces de centrarse en la estrategia. Por ejemplo, en 2019, dedicaron gran atención a la falsa promesa de Trump de diciembre de 2018 de retirar las tropas estadounidenses de Siria. Ya sea por inercia, por la influencia de los grupos de interés o por pura pereza, las elites estadounidenses han tardado en darse cuenta de que el Oriente Medio es, desde el punto de vista militar, una pérdida de tiempo.

Si los responsables políticos están tan preocupados por China como sugiere su retórica, deberían hacer dos cosas. Primero, hacer de la relación entre EE.UU. y China el foco organizador de la política americana. En la medida en que Washington se propone seguir tratando de dirigir el Medio Oriente, este esfuerzo va en detrimento de la claridad y el enfoque en China. Los estados grandes y poderosos importan más que los estados pequeños y débiles. Si las elites americanas se centran en los últimos, eso irá en detrimento de su política con respecto a los primeros.

En segundo lugar, los encargados de la formulación de políticas estadounidenses deberían hacer una exposición pública de la distribución de la carga de los aliados. Hasta que el Secretario de Defensa Donald Rumsfeld les puso fin en 2004, el Departamento de Defensa publicaba informes anuales sobre las contribuciones aliadas a la defensa común. El DOD actuó principalmente como abogado de los aliados de América, pero Trump debería instruir al Pentágono para empezar a emitir los informes de nuevo, con especial énfasis en los aliados asiáticos. (El Departamento de Defensa debería tener cuidado de no llevar a cabo la discusión sobre el reparto de cargas como un chantaje de protección, como Trump acostumbra).

Y si la rama ejecutiva no lidera una discusión sobre el reparto de cargas, el Congreso debería hacerlo. En 1988, el Comité de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes emitió el Report of the Defense Burdensharing Panel, que había convocado testimonios y audiencias en los meses anteriores. Ese informe concluía puntualmente que “Mientras los americanos paguen la mayor parte del costo y asuman la mayoría de los riesgos y responsabilidades de la defensa del mundo libre, los aliados estarán preparados para dejar que Estados Unidos lo haga”. En 2019 se presentaron proyectos de ley tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado para revitalizar los debates sobre el reparto de la carga en Europa y el Oriente Medio. No hay razón para que el Congreso deje estas cuestiones al poder ejecutivo. Las discusiones sobre el reparto de cargas mueren en la oscuridad.

El desacoplamiento es un argumento lógico para lograr los objetivos de la política americana, y a la vez impensable. El reparto equitativo de la carga es vital para la estrategia americana y difícil de imaginar. El enfoque claro en China, como la cuestión más importante para los estadistas americanos es esencial y a la vez excluido por la política burocrática y doméstica. Si Washington quiere finfluir en el papel de China en el mundo, necesita reconciliar estas contradicciones.

Fte. The National Interest (Justin Logan)

Justin Logan (@JustinTLogan) es director de programas e investigador asociado en el Center for the Study of Statesmanship de la Universidad Católica.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.