El nuevo tratado START parece totalmente muerto

Obama_signs_New_STARTLa semana pasada, el nuevo enviado de EE.UU. para el control de armas reiteró la postura de la Administración Trump sobre el New START: China debe unirse al tratado de armas estratégicas entre EE.UU. y Rusia, o Washington dejara que caduque el próximo año. El primer resultado, en teoría, aumentaría la estabilidad de las relaciones entre las principales potencias nucleares. Pero algunos expertos dicen que la Administración está apostando por un acuerdo clave de control de armas, para perseguir un objetivo que no tiene ninguna posibilidad de obtener, empujando así al mundo a una nueva carrera de armas nucleares.

El New START limita el despliegue de armas nucleares estratégicas y plataformas de lanzamiento de Estados Unidos y Rusia, a la vez que requiere que cada parte permita la inspección de su arsenal.

No restringe el desarrollo de nuevos misiles, y no cubre a China.

A principios de la Administración Trump, los responsables comenzaron a sugerir que no renovarían el Tratado firmado por el Presidente Barack Obama en 2009. En una entrevista reciente con el Washington Times, Marshall Billingslea, recientemente nominado para ser subsecretario de Estado para el control de armas, y que actualmente es enviado presidencial especial para el control de armas, dijo que el acuerdo “no aporta nada a Estados Unidos con respecto a nuestras preocupaciones en relación con China, ni con respecto a nuestras preocupaciones sobre lo que Rusia ha estado haciendo, una serie de actividades desestabilizadoras fuera de, y no limitadas por, el Tratado”.

Tim Morrison, miembro del Instituto Hudson y ex funcionario de la Casa Blanca de Trump a cargo de la política de control de armas de EE.UU., acogió con beneplácito la postura. “De esto se trata una negociación: hacer que la otra parte o partes renuncien a algo a lo que no quieren renunciar para conseguir un acuerdo que beneficie a ambas partes.

Por tanto, la posición de partida no debería ser “¿Qué quiere China?” o “¿Qué quiere Putin? La posición de partida siempre debe ser “¿Qué es lo que interesa a la seguridad nacional de Estados Unidos?  Si no estás de acuerdo, llámame; tengo un Ford Edsel que puedo venderte a un buen precio”, dijo a Defense One.

Un ex funcionario de alto nivel del Departamento de Estado, hablando con Defense One en enero, dijo que se necesita más que un enviado especial o un subsecretario, para que funcione algo como un acuerdo trilateral de control de armas, especialmente entre tres potencias nucleares competidoras. “Creo que significará que el Presidente diga: ‘Quiero hacer esto’. Y significará que le dirá a su gabinete, Pompeo, Esper, al presidente de la Junta de Jefes de Estado Mayor, etc., ‘Tenemos que hacer esto’. Por lo tanto, tiene que haber una guía de alto nivel”.

El ex funcionario del Estado citó la reunión de abril de 2009 entre Obama y el presidente ruso Dmitri Medvedev, que produjo una “clara declaración conjunta con orientación a ambos organismos en Washington y Moscú, para avanzar y llevar a cabo las negociaciones”. Esa fue realmente la herramienta por la cual fuimos capaces de reunir un equipo muy poderoso para negociar el New START”. Obama adoptó un enfoque muy práctico para elaborar y negociar un acuerdo, y presionó a los miembros inferiores del Gabinete para que contribuyeran.

Ese tipo de intervención de la Oficina Oval es necesaria para conseguir algo como un gran acuerdo de control de armas negociado, dijo el ex funcionario. Además, en 2009, hubo cierto apetito por un acuerdo por ambas partes.

En 2020, por el contrario, Rusia ha dicho que no está interesada en ampliar el New START para incluir cosas como las armas hipersónicas, mientras que China no está interesada en absoluto en reunirse con la Administración Trump en sus términos. Trump está actualmente agobiado por la lucha contra el coronavirus, obsesionado con la reelección, y parece dedicar más energía a una serie de quejas y venganzas percibidas que al control de armas. Todo eso significa que conseguir un acuerdo de tres vías ahora va a ser muy difícil.

“Es el vacío de liderazgo lo que me preocupa, [el liderazgo] de la inter-agencia. No va a ser este negociador montado en un caballo blanco el salvador. Tiene que haber un liderazgo de alto nivel, empezando por el Presidente y sus secretarios de gabinete trabajando con los rusos, los que proporcionen una guía de alto nivel”, dijo el ex funcionario.

El ex funcionario dijo que los aliados están abiertos a un acuerdo tripartito de control de armas, en teoría. Pero también sospechan que la Administración Trump puede estar estableciendo intencionadamente condiciones para evitar que las negociaciones siquiera comiencen, “como la de obligar a China a participar en la mesa de negociaciones antes de que esté realmente lista y luego, cuando China no quiera empezar a hablar, digamos, bueno, no podemos prorrogar el New START”. Esa ha sido una preocupación entre los aliados, que haya algunas potenciales píldoras venenosas que la Administración haya puesto en marcha, y que podrían suponer el fin del control de armas nucleares tal y como lo conocemos.”

Un partidario del control de armas estuvo de acuerdo.

“Billingslea dejó claro en la entrevista [con The Washington Times] su desdén por el New START, la creencia equivocada de que Rusia y China pueden ser presionadas a la mesa de negociaciones, incluso aparentemente a través de una carrera armamentista, y las expectativas poco realistas de un nuevo acuerdo trilateral”, dijo Kingston Reif, director de desarme y política de reducción de amenazas de la Arms Control Association. “Incluso si la Administración tuviera un plan realista para negociar un acuerdo trilateral de control de armas, el primero en su tipo, no habría tiempo suficiente para negociarlo antes de que el nuevo START expire el próximo mes de febrero”.

“Hacerlo así preservaría los muchos beneficios de seguridad que el tratado provee y daría tiempo adicional para intentar negociar un acuerdo de mayor alcance, que incluya tipos adicionales de armas nucleares y estados con armas nucleares que no están cubiertos por el New START”, dijo.

A menos que el objetivo sea “agotar el tiempo” en el New START, en cuyo caso la Administración lo está haciendo muy bien.

Fte. Defense One (Patrick Tucker)

Patrick Tucker es editor de tecnología de Defense One. Es el autor de The Naked Future: What happens in a world that anticipates your every move? (Actualidad, 2014). Fue sub-editor de The Futurist durante nueve años.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.