El neo-otomanismo de Turquía llama a la puerta

Retroceso Imperio otomano en el siglo XIXEl resurgimiento de Turquía como centro de valores islámicos y su estrategia de alejarse de la sociedad influenciada por Occidente está en marcha.  La ideología del neo-otomanismo se centra en el resurgimiento de la gloria islámica y el modo de funcionamiento del estado islámico. También se refiere a los objetivos de Turquía de reclamar los territorios que estaban en manos de los otomanos antes de su colapso. Turquía tiene los ojos puestos en el renacimiento de la gran Turquía y los modelos ideológicos islámicos. Turquía se dirige al rival de la civilización clásica del Imperio Otomano. Es evidente que en el mundo contemporáneo y en el derecho internacional ningún Estado puede adquirir y anexionar tierras que son Estados declarados, pero Turquía aspira a tener una influencia ideológica y económica en los territorios que formaban parte de la gran Turquía.

Turquía era el centro del comercio y de la civilización islámica antes de su colapso y se convirtió en una República Turca secular en 1923. Bajo Kemal Attaturk, Turquía floreció y adoptó el estilo de vida occidental. Bajo Recep Tayyab Erdogan, Turquía vuelve a sus raíces y a sus días de gloria adoptando el “Neo-Otomanismo” y el Pan-Islamismo como ideología política. La administración de Erdogan está enfocada a sacar a Turquía de la esfera y de la orientación política occidental. Turquía sigue su estrategia con bastante cuidado, pero aun así se complace en las tensiones con sus vecinos como los kurdos y el norte de Siria.

El neo-otomanismo se está convirtiendo en una realidad y después de la Mezquita de Santa Sofía el mundo puede ver visiblemente el cambio de doctrina de Turquía y la adopción del neo-otomanismo. Esto indica el aumento de la conciencia islámica en la región, especialmente en el liderazgo turco. Las escuelas del imán Hatip son escuelas puramente religiosas que funcionan en toda Turquía y su introducción aumenta cada año. La consolidación de los lazos de Turquía con la Hermandad Musulmana y el aumento de la asistencia militar, económica y social a la región africana es actualmente la prioridad de Turquía. Recep Tayyab Erdogan ha criticado repetidamente a Occidente y sus políticas de expansión económica hacia el mundo, en particular la región africana.

Turquía ha establecido fuertes vínculos con muchos Estados africanos y, sobre todo, con Somalia y Sudán. Junto con esto, Turquía también ha establecido sus bases militares en Mogadiscio, Somalia y África. Turquía está tratando de ampliar su alcance y mejorar su posición mundial que, con el tiempo, allanará el camino para un mayor dominio regional. Para el cumplimiento de estos objetivos, Turquía está incluyendo la herramienta del poder blando en su ideología neo-otomana. Han estado realizando enormes programas humanitarios y reconstruyendo las zonas de pobreza de las comunidades africanas musulmanas. Estas políticas están llevando a Turquía cerca del estatus de potencia global adoptando y promoviendo el Pan-islamismo y el Neo-Otomanismo.

La ideología política del Neo-Otomanismo incluye la estrategia de ocupar y aumentar la influencia económica y militar en las antiguas áreas que estuvieron bajo el control de los otomanos. Esto es evidente por el hecho de que la relación turco-sudanesa se está profundizando con el tiempo ya que el gobierno sudanés ha emitido un decreto de préstamo de las “Islas Suakin” a Turquía para la restauración de las ruinas otomanas. Según algunos estudiosos, Turquía ha construido su mayor base militar en las Islas Suakin, que estratégicamente son importantes para el Oriente Medio, ya que sirven como cruce de caminos entre el Golfo de Adén, el Mar Rojo, Arabia Saudita y África Oriental. También estas islas son los mayores puertos de Sudán para el comercio con el mundo; el aumento de la presencia de Turquía en el Cuerno de África hace que Egipto y Arabia Saudí se sientan incómodos. Parece que Turquía está enfocada en establecer su punto de apoyo en los corredores de energía como las Islas Suakin.

Junto con esto, Turquía ha promovido su política de dar a los pueblos de África, una política basada en la cooperación económica en lugar de las políticas económicas expansionistas de Occidente. Por otra parte, Turquía está ampliando su territorio presionando en el norte de Siria con el fin de reclamar los territorios del antiguo Imperio Otomano, lo que representa una noción del neo-otomanismo. Por el momento, ya ha reclamado la provincia de Idlib y de Afrin de Siria. Si se analiza todo el escenario en profundidad, se puede concluir que Turquía, en su verdadero sentido, está siguiendo la ideología del neo-otomanismo al crear su influencia sobre los lugares estratégicamente importantes.

Turquia no se detiene aquí; ha aumentado sus tropas en el norte de Chipre, en alrededor de 30.000 efectivos. También ha hecho reclamaciones territoriales marítimas frente a la costa de Chipre debido a los nuevos descubrimientos de gas. Además, Turquía también ha aumentado su presencia en el Asia Central (Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Turkmenistán y Uzbekistán, con las que ha establecido lazos económicos. Sus mayores ciudades son Taskent, Almatý, Asjabad, Dusambé y Biskek), estableciendo con ellas vínculos económicos. La profundidad de las relaciones es evidente con la creación de la TAKM (Fuerza Militar Turca). Se percibe como la versión turca de la OTAN. Esta fuerza incluye a los estados de Uzbekistán, Turkmenistán, Azerbaiyán, Kazajistán y Mongolia.

Recep Tayyab Erdogan ha cuestionado el funcionamiento y el progreso de las instituciones internacionales de influencia occidental. La administración Erdogan ha dado repetidamente señales de querer retirarse de los tratados de la ONU y ha criticado los realizados por las grandes potencias. Los han calificado de política destinada a mantener a los países en desarrollo en desventaja y dependientes de Occidente, sin desafiar a su poder supremo. La administración también ha criticado el tratado de Lausana de 1923, que estableció los límites territoriales de la Turquía moderna y que la Turquía bajo Erdogan rechaza y exige la devolución de los territorios que les fueron arrebatados ilegalmente. Turquía está exigiendo la devolución de las tierras como se planeó en el plan “Misak-e-Milli”.

Además, Turquía plantea reclamar las tierras del antiguo Imperio Otomano y estos territorios se extienden desde partes del norte de Siria, el norte de Iraq, toda la actual Armenia, algunas partes de Georgia y Tracia Oriental que ahora forma parte de Grecia. Tras la anexión de Ladakh por parte de China, la anexión ilegal de la Cachemira ocupada por India y la ocupación ilegal de las tierras palestinas por los narcissi de Israel, no está fuera de toda posibilidad que Turquía se anexe las zonas que la limitan.

Estas normas y estrategias de aumento de poder son establecidas por la propia comunidad internacional. La anexión ilegal de las tierras palestinas con la reivindicación israelí de recuperar las tierras de su antepasado da a Turquía una vía fácil para reclamar las posesiones del Imperio Otomano.

El mundo occidental no debe ser amenazado por el neo-otomanismo, ya que la versión occidental rota del otomanismo la dan los israelíes.

Concluiré mi argumento con esta cita y la esperanza de un mundo pacífico.

“Quien lucha contra los monstruos debe procurar no convertirse en un monstruo en el proceso. Y si miras lo suficiente al abismo, el abismo te mirará a ti”.

Friedrich Nietzsche

El Imperio otomano englobaba a: Turquía, Siria, Líbano, Península Arábiga, Egipto (nominalmente un Reino), Libia (hasta 1911), los Vilayets de Mosul, Bagdah y Basora, hoy Irak, Palestina, Transjordania y Yemen.

Fte. Modern Diplomacy (Sojla Sahar)

Sojla Sahar, es una estudiante de Peace and Conflict Studies en NDU Islamabad. Trabaja para varios periódicos y tiene un gran interés en los asuntos de Oriente Medio, Afganistán, los conflictos religiosos y étnicos, la política exterior de Pakistán y la resolución y gestión de conflictos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.