El Leopard II es el mejor tanque de Europa

Leopard IITras la Guerra del Yom Kippur, Alemania Occidental decidió actualizar su Leopard I a un nuevo estándar: el Leopard II.

Esto es lo que hay que tener en cuenta: El Leopard II está programado para servir a la Bundeswehr alemana alrededor de 2030. Independientemente de lo que lo sustituya, el Leopard II ha está haciendo con éxito.

En la década de 1970, se hizo evidente que la guerra antitanque había progresado mucho más allá de las capacidades de los blindajes de la época de 1950 y 1960. Alemania Occidental volvió a la mesa de dibujo y dio con un diseño ganador: el Leopard II.

Blindaje obsoleto

La guerra del Yom Kippur en 1973 demostró las limitaciones del diseño de los tanques de los años 50 y 60 cuando se enfrentaron a los misiles antitanque de los años 70. El blindaje israelí había tenido problemas al principio del conflicto, y perdió un gran número de M48 Pattons americanos, Centurions británicos y otros acorazados contra los misiles antitanque suministrados por los soviéticos.

Los observadores europeos se sorprendieron y se dieron cuenta de que era necesario realizar avances en el blindaje, rápidamente. Alemania Occidental decidió actualizar su Leopard I a un nuevo estándar: el Leopard II, que entró en servicio en 1979, con una serie de mejoras y actualizaciones en comparación con el Leopard I, su predecesor.

Mejoras americano-alemanas

Inicialmente, Estados Unidos y Alemania Occidental planearon crear conjuntamente un tanque que equipara a sus dos ejércitos, el MTB-70. El MTB-70 era increíblemente avanzado para la época. Sin embargo, surgieron dudas sobre algunos de los avances técnicos del tanque, como el rediseño del cañón principal y el delicado motor de turbina de gas, por lo que el proyecto fue rápidamente archivado.

Los diseñadores tomaron algunas de las mejores cualidades del MTB-70, como buena movilidad y blindaje eficaz, para crear un prototipo que tenía un blindaje de torreta doble y muy inclinado. También se mejoraron la suspensión y la transmisión del prototipo.

Se añadió un sistema de control de fuego computarizado para aumentar las probabilidades de impacto a 2.000 metros, así como un accionamiento de la torreta totalmente eléctrico y estabilización automática.

La munición también se almacenó en compartimentos aparte, para el caso de que explotara al recibir un impacto. Esto significa que cualquier deflagración resultante sea hacia fuera, lejos de la tripulación, en lugar de producirse una explosión interna.

Otra mejora fue que, con una preparación mínima, el Leopard II puede vadear masas de agua de cinco metros de profundidad mediante el uso un esnórquel de despliegue rápido. Sin preparación, puede vadear más de un metro de agua. El Leopard II había nacido.

Mejoras graduales

A lo largo de la vida del Leopard II, se le han ido incorporando mejoras graduales, lo que ha dado lugar a muchas versiones del tanque.

Para protegerse de los artefactos explosivos improvisados, se ha mejorado en la protección del blindaje de la parte inferior de algunos modelos, así como un revestimiento más grueso para proteger a la tripulación. Además, se añadió un faldón balístico pesado para protegerle las cadenas.

Debido a las sensibilidades políticas alemanas, el Leopard no dispone del blindaje de uranio empobrecido. En su lugar, su blindaje se basa en la inclinación. Además, dispone de proyectiles de humo a lo largo de la torre.

El Leopard II fue seleccionado por varios países miembros de la OTAN, en particular por Canadá, Austria y los Países Bajos, que aportaron variantes del Leopard II a sus respectivas misiones en Afganistán. (España también tiene en servicio una importante flota de carros de combate de la versión Leopardo 2E)

En la actualidad

Está previsto que el Leopard II sirva a la Bundeswehr alemana en torno a 2030. El sitio web del Leopard afirma con orgullo: “El Leopard 2A7 + fue desarrollado y calificado para las nuevas tareas de las Fuerzas Armadas alemanas. Los componentes del sistema, optimizados para proteger a la tripulación, demuestran su valía”.

Fte. The National Interest