El Islam: Globalización vs Occidentalización

Para entender la forma en la que los cambios culturales y sociales influyen en cualquier religión, debemos conocer su definición primeramente: la religión es una relación con Dios que los seres humanos consideran sagrada, divina, espiritual, santa y digna de respeto. Consiste en las formas de tratar con las diferentes preocupaciones de la vida humana.

Las influencias religiosas están enraizadas en todos los aspectos de la vida humana.

Las religiones evolucionan y cambian con el tiempo. Consisten en ideas, valores, prácticas e historias que están incrustadas en la cultura y no son separables. No es posible comprender una religión sin sus dimensiones culturales.

La forma en que el Islam ha adoptado los cambios culturales y sociales a medida que se ha ido extendiendo por todo el mundo es un fenómeno interesante y complejo.

El Islam recorrió de muchas maneras diferentes regiones. Su historia está llena de acontecimientos que llevaron a que se extendiera por todo el mundo. A veces fue transferido por medio de conquistas militares, también a través de caravanas de comercio que viajaron a través de grandes distancias o por predicadores.

Cuando las ideas islámicas entraron en contacto con las nuevas sociedades, evolucionaron de manera única y adoptaron diversas formas, para adaptarse al medio. Es por eso, que estas sociedades tienen múltiples interpretaciones diferentes del Islam, en cuestión de factores prominentes como los matrimonios mixtos, el comercio, las personas influyentes, etc. Su difusión es un fenómeno complejo y decir que viajó simplemente a través de la espada no está justificado.

El Islam es la cristalización de la cultura musulmana, que se desarrolló desde el siglo IX al siglo XII.

La expansión militar de los primeros siglos facilitó la difusión del Islam sólo de nombre y fue más tarde, cuando el Islam se difundió en su verdadero significado, cuando la población comenzó convertirse.

Los grupos de viajeros (caravanas) usaron camellos para transportar mercancías y a ellos mismos a través de las diferentes regiones, desempeñando el papel más importante en la difusión del Islam. Estas caravanas ayudaron a expandir la civilización y la cultura islámicas conectando diferentes provincias (con los imperios islámicos) que estaban muy distantes entre sí. Los mercaderes realizaban intercambios comerciales entre las diferentes regiones.

Este comercio fue igualmente influyente en la expansión de la cultura y crearon un sentido de multiculturalismo o internacionalismo, que condujo a la transferencia de tecnología, ciencia y otras formas de cultura. Este fue el comienzo de la globalización. Pero en ese momento sólo se conocía por múltiples nombres como multiculturalismo o internacionalismo. La globalización cultural es un proceso multidimensional, que conduce a diferentes impactos y consecuencias y hace posible la coexistencia de diferentes valores con los símbolos, valores y discursos islámicos. La cultura islámica no consiste simplemente en un conjunto de rituales, sino que es una forma de vida completa prescrita por el Corán.

Cuando el Islam se encontró con la globalización:

Durante la época del profeta Mahoma (SAW), el Islam no sufrió gran expansión a otras partes del mundo. Sólo un pequeño grupo de personas fue a Abisinia durante los primeros tiempos, con el propósito de buscar refugio.

La era verdadera de la globalización islámica comenzó cuando en Medina, el Profeta (SAW) fundó un Estado Islámico en 622. Entonces, el Islam comenzó a extenderse por todo el mundo. Las enseñanzas del Corán y del profeta (SAW) inspiraron a los musulmanes no sólo a aprender sino también a iluminar sus almas con el conocimiento. A pesar de dominar la información moderna y los conocimientos técnicos, los musulmanes tenían una mente abierta para entender todo lo que es bueno y útil. Estaban dispuestos a captar el conocimiento y las ideas de los persas, indios y griegos para enriquecer su civilización. Tenían una actitud de bienvenida hacia el mundo cambiante.

Al evaluar la época musulmana de la globalización, uno podría darse cuenta de que el crecimiento del Islam y su civilización hacia los territorios de ultramar tuvo lugar debido a su naturaleza dinámica revelada por Dios.  El Libro del Islam transmitía mensajes asociados con la fe y además recomendaba a los musulmanes que reunieran los conocimientos de la ciencia y se equiparan con los conocimientos modernos. Cuando los musulmanes llevaron el Islam a tierras de ultramar no impusieron la obligación para los indígenas de cumplir con él. Muchos estudiosos occidentales afirman que el Islam se desarrolló sobre el factor de la espada, lo cual es infundado, el Islam se promovió con una predicación impresionante y ejemplos deseables y probados a través del Profeta (SAW) y los primeros musulmanes en algún momento de su era de globalización. (‘Newsletter 10 Muslim Responses to Globalization’, 2002)

La globalización comenzó sin ser reconocida por una gran parte de la Ummah islámica. Desde entonces, los tsunamis de la globalización comenzaron a tocar las costas de las naciones islámicas, pero no afectaron a la fe de los musulmanes y el estilo de vida islámico.

Como se ha comprendido en los párrafos anteriores, la globalización es irreversible y los musulmanes, inevitablemente, no tienen otra opción que prepararse y protegerse.  Dándose cuenta de que Malasia necesita hacer algo, el ex Primer Ministro Mahathir declaró en uno de sus discursos sobre el tema de la globalización a la Ummah islámica:

«Los países y el gobierno musulmanes tienen el deber de asegurar que la globalización no resulte en la marginación de sus países como ocurrió con la Revolución Industrial y la Era Industrial. No podemos permitírnoslo esta vez. Si una vez más perdemos esta oportunidad de seguir el ritmo de los avances radicales y rápidos que se están produciendo en la tecnología y las ciencias, y los cambios que provocan en la percepción de las cosas por parte del mundo, las nuevas ideas y conceptos en las relaciones humanas e internacionales; si perdemos todo esto y no lo manejamos, no sólo seremos marginados, sino que seremos dominados y hegemonizados permanentemente».

La declaración de Mahatir es un recordatorio a los musulmanes, para que no ignoren los acontecimientos y el progreso que se producen, y no se mantengan alejados en los campos de la Tecnología de la Información, Multimedia, e-Estudio, e-Comercio, etc.

Si los musulmanes eligieran permanecer aislados en esta era de la globalización, se quedarían solos y serían los perdedores, en comparación con el resto del mundo. Una cosa sensata que deben hacer los musulmanes es ser activos en el dominio y uso de la nueva tecnología para un propósito que pueda proporcionar progreso, desarrollo y beneficios económicos para ellos mismos y para el resto de la humanidad. Ahora bien, si se observa el período moderno, en lo que respecta a la política y el gobierno, los musulmanes han absorbido mucho de Occidente, especialmente en relación con la democracia, los derechos humanos, las formas democráticas de gobierno. Ha habido tanta absorción por parte de los musulmanes de Occidente, que cualquier sociedad musulmana de nuestros días, incluyendo aquellas que han permanecido cerradas y enclaustradas, no puede ignorar la fuerza de la democracia y la ola de modernidad y globalización.

La globalización, la modernidad y el Islam

A través de su nombre, la idea de la globalización es muy clara. La palabra global proporciona la idea central, comprende principalmente la economía, la sociedad, la cultura y la política.

Personas de diferentes países con diferentes antecedentes culturales están conectadas a través de la globalización, hacen una cultura homogénea y por lo tanto se globalizan. La globalización ha hecho que el mundo esté interconectado, de tal manera que los acontecimientos locales pueden llegar a tener consecuencias globales.

Veamos la cómo la globalización y la modernidad, que es un fenómeno muy acelerado, influyen en el mensaje del Islam, (m.miasami, sin fecha) Como se ha mencionado en un artículo de investigación, la relación entre el Islam y la globalización ha sido objeto de considerables especulaciones y discusiones sarcásticas.

La creencia de que el Islam se opone a la globalización ha sido la esencia del debate. El Islam exige respuestas adecuadas a los constantes desafíos que plantean los factores fluctuantes de tiempo y espacio y que se revitalice y renueve desde dentro la perspectiva de su comprensión y aplicación, a fin de combatir las posibles deficiencias de la mente musulmana y la degeneración cultural y civilizacional de las sociedades islámicas

En este artículo se destaca que el debate actual sobre el Islam y la globalización se centra más en la «occidentalización» que en la «globalización». Se ha argumentado que la tensión se debe al proceso de occidentalización más que a la globalización. Dado que la mera terminología que rodea el debate ha creado un considerable malentendido, es necesario definir adecuadamente el mandato.

La globalización ha formado parte de la vida humana desde su inicio.  Es intrínseca a la naturaleza humana y a la propensión del hombre a ser un animal social. Es, de hecho, la propensión con la que Dios ha creado a los seres humanos a intercambiar sus recursos con otros para tener mejores oportunidades en la vida.

Aunque la globalización está relacionada con la idea de la ventaja comparativa, el libre comercio y la economía abierta, sus orígenes se remontan a mucho antes de que esas ideas cobraran vida. Para establecer una visión más detallada de la denominada controversia sobre el ‘Islam-Globalización’, es importante diferenciar entre el ciclo de globalización en su contexto original y otros mecanismos comparativamente más recientes, como la occidentalización, que se ven como globalización y, sin embargo, son tan distintos.

La globalización tiene por objeto reducir las diferencias que separan a las diversas comunidades. Esto se logra compartiendo las ventajas de la gobernanza cultural, social, científica y política en todas las facetas de la vida. Es decir, comparten conocimientos, reconocen los principios y códigos de ética de cada uno y establecen un terreno común. En cambio, la occidentalización no considera que esa comprensión o la construcción de ese terreno común sean empresas que valgan la pena.

La globalización es un mecanismo en el que todo el planeta es como una ciudad global. La globalización es un proceso dinámico que tiene diferentes efectos en las diversas religiones del mundo. Rompe las barreras culturales y difunde diferentes ideologías y valores en todo el mundo.

La occidentalización, por otro lado, parece ser un camino de un solo sentido, lo que implica que, en nombre de la globalización, un país busca conquistar e influir en otras áreas. Además, si bien la globalización se produce por el libre albedrío de diversas comunidades, la occidentalización se impone característicamente en otras regiones.  Una vez explicada la distinción entre globalización y occidentalización, el debate sobre el islam-globalización puede medirse más adecuadamente. El islam no es, en su contexto original, antiglobalización (o modernidad, considerada un subproducto de la globalización), pero a los musulmanes les preocupa también la occidentalización. Si bien se critica la occidentalización de la cultura, se acepta la modernización como un fenómeno oportuno (Achmad y Hamzani, 2016)

La modernidad en sus formas políticas y sociales se refiere al aislamiento cada vez más especializado de la religión en instituciones sociales como los sistemas políticos, el derecho, la gestión económica y la educación. A diferencia de la vida social en el período premoderno, estas funciones se llevan a cabo en la modernidad, libres de la influencia dominante de la religión. Desde este punto de vista, el fundamentalismo religioso, en el sentido de un retorno a un pasado purista, es una cuestión en toda su complejidad e hibridación cultural creada por la interacción entre la modernidad y la Umah musulmana. xxxxxxx

La modernidad es un proceso en el que la sociedad se vuelve moderna. Implica movilidad social, industrialización, comercio. La modernización se ha acelerado y acentuado con la globalización en las últimas dos décadas. El Islam, como todas las demás religiones, ha sentido y reaccionado a los efectos y ha respondido al impacto de la modernidad en la sociedad musulmana, las múltiples fuerzas de la vida intelectual, científica y sociopolítica moderna. Apenas hay una faceta de la vida de la sociedad musulmana que se haya dejado intacta. Contrariamente a la creencia común, el grueso de las ideas de justicia, igualdad prescritas por el Islam están de acuerdo con las inherentes al proceso de modernización.

El Islam siempre ha promovido ideas como la coexistencia pacífica, la aceptación de otras religiones, el gobierno democrático y los derechos de la mujer. De hecho, el Islam y la modernización no tienen por qué estar enfrentados entre sí. Los musulmanes no tienen por qué tener una aversión excesiva a la tradición islámica, ya que el Islam nunca ha sido causa de ningún capítulo de oscuridad o ignorancia en la historia musulmana. La cultura islámica no tuvo épocas oscuras. Tal cosa sería una anomalía para la humanidad ya que el Islam es una religión de luz suprema, realidad y guía. El Islam, por el contrario, fue la causa de toda la bondad que surgió en la civilización islámica y benefició no sólo a los musulmanes sino también a los no musulmanes. (Kohler y Krueger, 1952)

El Islam es a la vez tradicional y moderno, como la revelación universal y final para la humanidad. Si bien habla de la infinitud, permanencia e inviolabilidad de su verdad divinamente prescrita y, por tanto, del cumplimiento y seguimiento continuos de sus autoridades, así como de la valoración y la conformidad con los legados y tradiciones engendrados por esos procesos históricos dinámicos, el Islam también exige respuestas apropiadas a los constantes desafíos que plantea la fluctuación del tiempo y el espacio.

Según un artículo (Bicer, 2013), las respuestas islámicas a la fase de globalización son muy complejas. La comprensión islámica, las circunstancias sociales y la interacción con la modernidad son las razones de ello. Las experiencias aisladas forman pensamientos, expectativas, críticas y estrategias islamistas independientes, así como sus compromisos modernos o no modernos.

Cuando las condiciones de privación política, económica o cultural impiden la realización de los deseos sin presión o desigualdad, los musulmanes pueden seguir un islamismo comprometido, privado y político coherente con la racionalización occidental, también involucrado con ella. Los musulmanes deben adoptar un enfoque personal, general, cooperativo y sistemático y esforzarse por lograr una esfera pública islámica moderna comprometida. La globalización debe ser reconocida por proporcionar un ámbito adecuado para el intercambio de ideas y pensamientos.

La globalización a la luz del Corán

La globalización es social, histórica y políticamente poderosa, y prevalece en el mundo. Cualquiera que sea la influencia política y cultural dominante geográficamente, la ideología tiene prioridad sobre las demás. En nuestros tiempos, EE.UU. es la potencia dominante del mundo. La cultura americana es la principal fuente de poder en todo el mundo.

El Corán dice que el equilibrio de poder pasa de mano en mano: «Traeremos a los hombres por turno, y que Alá conozca a los que creen y tome testigos de entre vosotros».  Y Alá no ama a los que hacen el mal» (Corán 3/140). Este versículo significa: «Alá ha dado la vuelta a esas glorias, que algunos días están a favor de la gente y otros en contra». En este verso del Corán, la palabra dawla (mubadala) significa ir y venir. Ese intercambio de primacía entre culturas tiene algunas causas ocultas. Debemos aceptar la globalización como una realidad en principio. Es un ciclo de poder y puede cambiar por ello de persona a persona, de comunidad a comunidad, de estado a estado, de continente a continente. La globalización es en esencia neutral y no demoníaca ni divina. Cambia el papel del cliente y el espacio utilizado. Por consiguiente, hay muchos artículos sobre la globalización, a favor y en contra de la religión.

Los valores religiosos y culturales se han visto afectados por la influencia de la globalización.  Se considera que ésta es una causa de la diversidad religiosa y su amenaza a los valores tradicionales. También se considera un factor de polarización que define la identidad religiosa y su práctica interna. La evaluación de la sustancia de las escrituras religiosas y la historia religiosa nos desafía con esta realidad subrayada de que el Islam es una fe mundial y ha tratado de globalizarse a través de su contexto histórico. El Islam también ha abordado la cuestión de la globalización y el desarrollo de una cultura y una democracia mundiales.

Conclusión

El Islam no está en conflicto con la globalización y la modernidad, pero las características de la globalización, desde el punto de vista islámico, son distintas del actual elemento idiomático. El examen de la calidad de los textos religiosos y de la historia religiosa nos presenta esta realidad obvia de que la religión del Islam es una religión mundial y en su experiencia histórica siempre ha buscado convertirse en mundial. El Islam siempre ha abordado la cuestión de la globalización, el sistema de cultura liberal y el gobierno mundial.

Creemos que el Islam tiene un pensamiento amplio y nacional y principios teóricos que, si se extraen y aclaran en el lenguaje moderno, pueden ser como una lámpara que brilla ante la actual forma humana.

Por supuesto, otros libros sagrados, como el Nuevo y el Antiguo Testamento, afirman presentar este principio, pero la comparación de la base de pensamiento del Islam con otras religiones sagradas demuestra que el Islam y el Corán son incuestionablemente superiores.

Así pues, podemos concluir que, lo que se describe como la globalización actual, no está en consonancia con el punto de vista del islam, teniendo en cuenta la presencia de similitudes y paralelismos, como la eliminación de las fronteras geográficas, pero es evidente que el islam no se opone a la globalización y hace que sea global, aunque las características de la globalización difieran de los rasgos idiomáticos actuales.

Desde este punto de vista, la globalización debe considerarse como una posibilidad para el crecimiento y el avance de los buenos principios humanos, ya que ha transformado las tecnologías de la comunicación y ha permitido a los ciudadanos de todo el mundo una conectividad rápida y unificada. Según este enfoque, la globalización es una oportunidad adecuada para desarrollar las excelentes enseñanzas islámicas y un fundamento para el cumplimiento del gobierno mundial del Islam, como se promete en los versos del Glorioso Corán.

Como resultado, se puede decir que mientras que las tecnologías de comunicación dominadas por Occidente y especialmente por América, el crecimiento y desarrollo de estas tecnologías, en particular Internet y el satélite, han creado una atmósfera en la que esta situación puede ser aprovechada. También es fácil para los destinatarios activos de los medios de comunicación aceptar los mensajes de la religión islámica, que están en armonía con los instintos humanos de que el polvo de la negligencia ha sido afectado en su naturaleza humana pura, y este asunto requiere la conciencia y la agudeza de los pensadores del mundo islámico para que puedan utilizar mejor esta condición y probar este principio de que el Islam está de acuerdo con la globalización.

Fte. Modern Diplomacy

Acerca de Redacción El Radar 2482 Articles
Equipo de Redacción

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario