El impacto real de la guerra entre Hamás e Israel

PalestinosLa última ronda de combates en Gaza puede haber llegado a su fin, pero la lucha regional más amplia sobre la configuración de Oriente Medio continuará a largo plazo.

A medida que el alto el fuego entre Israel y Hamás entre en vigor, se mantenga o no, la atención se centrará en las ganancias y pérdidas de ambos bandos, en las exigencias de cada uno para alcanzar un nuevo modus vivendi y en las perspectivas del conflicto palestino-israelí en general.

Pero más allá del impacto de la guerra, en la dinámica interior y entre Israel y los territorios palestinos, las dimensiones regionales más amplias de la guerra y sus secuelas merecen ser consideradas con atención.

Aunque gran parte de los comentarios a lo largo de la guerra se centraron en los desencadenantes locales, inmediatos y quizás más obvios, como la situación en el barrio de Shaykh Jarrah de Jerusalén Este, los errores de la policía israelí en la gestión del acceso a la mezquita de Al-Aqsa para los fieles musulmanes durante el mes sagrado del Ramadán y el enfado de Hamás por la decisión de la Autoridad Palestina de aplazar las elecciones, que parecían suponer una derrota para el movimiento Al Fatah, la dinámica regional también estaba en juego.

Y al igual que contribuyó a la última conflagración, sin duda tendrán implicaciones para los días y años siguientes.

Las condiciones locales, los agravios y los movimientos que informan las relaciones entre Israel, Hamás en Gaza y la Autoridad Palestina (AP) en Cisjordania, siempre han reflejado en parte una lucha continua por la influencia entre actores rivales a nivel regional.

En los últimos años, cuatro acontecimientos dentro de esa lucha más amplia han sido el combustible y la ignición de la actual explosión. El principal fue el declive de la influencia regional y el peso político de los movimientos islamistas suníes inspirados por los Hermanos Musulmanes (HM), tras el breve ascenso que habían disfrutado en los años posteriores a los levantamientos en toda la región conocidos familiarmente como la “primavera árabe”.

El declive comenzó con el golpe de Estado de 2013 en Egipto, que derrocó al régimen islamista (aunque elegido democráticamente) de Mohamed Morsi y se vio impulsado por la derrota territorial en 2018 del llamado Estado Islámico (Daesh), una organización terrorista, que algunos llegaron a considerar como una variante más extrema del islamismo inspirado en la Hermandad.

Unos pocos actores de la región, Hamás, Turquía y Qatar entre ellos, siguieron abrazando y promoviendo la ideología y los intereses de la gobernanza islamista, pero en general, la trayectoria regional de los últimos años había socavado el campo de la Hermandad.

Un hecho relacionado con lo anterior fue el fortalecimiento de los Estados árabes suníes pragmáticos que se habían alineado, aunque de forma poco coordinada, en torno a los objetivos compartidos de contrarrestar a Irán y disminuir el islamismo suní, ya sea al estilo de los Hermanos Musulmanes o de las corrientes más radicales. Tradicionalmente, y aún más desde el tumulto de la Primavera Árabe, los regímenes de Emiratos Árabes Unidos (EAU), Arabia Saudí, Egipto, Jordania, Bahréin y Marruecos han buscado un Oriente Medio en el que se de prioridad a la estabilidad, el desarrollo económico y los lazos generalmente positivos con Occidente, al tiempo que se eviten y, en algunos casos, repriman activamente los movimientos hacia la liberalización política.

En su determinación por hacer retroceder a Irán y contrarrestar los movimientos islamistas, estos Estados habían encontrado un socio entusiasta en Israel, y los acuerdos de normalización del año pasado reforzaron aún más la incipiente alianza de Israel con los Estados pragmáticos suníes, inyectando una medida adicional de cohesión y fuerza al bloque.

Una notable excepción fue la relación entre Israel y Jordania, que se deterioró en los últimos años en el plano político, aunque la cooperación en materia de seguridad se mantuvo prácticamente intacta.

Los tratados del Acuerdo de Abraham firmados en 2020 también reflejaron una tercera tendencia relevante para el momento actual, a saber, la disminución de la relevancia regional de la cuestión palestina.

Es importante destacar que no es que las poblaciones de toda la región hayan dejado de preocuparse por la causa palestina o de identificarse con ella, sino que a lo largo de una década de protestas masivas por las deficiencias de la gobernanza nacional, las guerras civiles en lugares como Siria y Yemen, el ascenso y la caída de un proto-estado yihadista en Irak y Siria, una invasión iraní cada vez más asertiva (y, en la mayoría de los casos, no deseada) y la pandemia de Covid-19, el ancho de banda necesario para que la cuestión palestina galvanizara a la opinión pública de todo Oriente Medio, simplemente se había visto interferido por otros asuntos más urgentes y cercanos.

Entretanto, algunos dirigentes han llegado a la conclusión de que la falta de resolución del conflicto palestino-israelí no debe seguir anulando otros intereses nacionales que presumiblemente se podrían fomentar reforzando los lazos con Israel.

Un último conjunto de acontecimientos regionales tiene que ver con el eje liderado por Irán, que se consideraba en general como ascendente en la última década, a medida que su influencia se extendía más allá de Líbano y Siria para incluir a las milicias chiíes aliadas en Irak y a los militantes Houthi afiliados en Yemen.

Aunque se vio afectado por su participación en la guerra siria al combatir en nombre de Bashar al-Assad, Hezbolá (representante de Irán en Líbano) se mantuvo firme, amasando un arsenal que se cree de al menos 100.000 misiles y cohetes, y aprovechando el caos y la destrucción de la última década para casi engullir al Estado libanés.

Pero el bando dirigido por Irán se ha enfrentado más recientemente a graves reveses, como la campaña militar israelí para impedir su afianzamiento en Siria, la política de “máxima presión” de la Administración Trump de sanciones contra la República Islámica, y los asesinatos del comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, Qasem Soleimani (a manos de las fuerzas estadounidenses) y del principal científico nuclear de Irán, Mohsen Fakhrizadeh (supuestamente a manos de Israel) en 2020.

Las huellas de estas tendencias regionales más amplias, el declive del poder del Islam político suní, el ascenso de Estados árabes anti-islámicos y autoritarios cada vez más aliados con Israel, la disminución de la relevancia regional de la causa palestina y un campo iraní menos asertivo, aunque todavía decidido, fueron fundamentales, aunque no inmediatamente perceptibles, en la trayectoria de la última guerra de Gaza.

Se ha hablado mucho, por ejemplo, de la decisión de Hamás de atacar a Israel en respuesta a acontecimientos aparentemente no relacionados con Jerusalén, donde el grupo tiene cierto apoyo público, pero no representación o autoridad formal.

Esa decisión, al igual que la determinación de Hamás de presentarse como el defensor de al-Aqsa y, por extensión, como el protector de los palestinos y musulmanes de todo el mundo, tenía sentido si el objetivo es inyectar vida a un incipiente proyecto islamista regional y, de forma más general, recordar a la región la situación de los palestinos.

La AP, a pesar de todos sus esfuerzos por gestionar las relaciones con Israel al tiempo que conservaba la legitimidad política en Cisjordania, nunca se posicionó a nivel regional de forma significativa, en marcado contraste con el éxito de Hamás a la hora de conseguir el patrocinio de los principales actores regionales.

No por casualidad, Doha permitió un mitin masivo en el que participó el jefe político de Hamás, Ismail Haniyeh, prometiendo defender Jerusalén y al-Aqsa. Y no debería sorprender que las condenas más duras de la respuesta militar de Israel procedieran de los partidarios de Hamás en Qatar y Turquía, que sin duda vieron en los actuales disturbios una oportunidad para socavar el ascenso de sus rivales en el campo suní pragmático.

Esos rivales, y especialmente los estados que firmaron acuerdos de normalización con Israel el año pasado, se encuentran ahora en una posición poco envidiable. Se enfrentan a la ira en casa por las muertes de civiles en Gaza resultantes de la operación militar de su recién descubierto aliado allí, junto con un lamento más generalizado de que los acuerdos no hicieron nada para marcar el comienzo de una era de paz entre israelíes y palestinos.

Los acuerdos de normalización demostraron que Israel podía establecer relaciones con los Estados árabes en ausencia de un acuerdo de paz israelí-palestino, rompiendo un paradigma de décadas que había vinculado sistemáticamente a ambos. De hecho, la propia importancia de los Acuerdos radica en que parecen desvincular la cuestión israelí-palestina del panorama árabe-israelí más amplio; las acusaciones contra los Acuerdos por no impedir la guerra entre Israel y Hamás no tienen sentido o son falsas. Los Estados árabes pragmáticos y sus medios de comunicación afiliados condenaron las acciones de Israel en Jerusalén, pero fueron decididamente comedidos y ecuánimes en sus reacciones a la campaña aérea de Israel en Gaza; para una comparación esclarecedora, basta con remitirse a las declaraciones que estos regímenes emitieron durante el último gran enfrentamiento entre Israel y Hamás en 2014.

La última ronda de hostilidades entre Israel y los palestinos, pues, no refutó un cambio de paradigma que facilitó los acuerdos de normalización; más bien, los llamamientos de Hamás a un nuevo levantamiento palestino se entienden mejor como reacciones a esa realidad.

En la guerra, hay objetivos militares y hay público objetivo. El asalto de represalia de Israel tuvo como objetivo y destruyó en gran medida los túneles de Hamás, pero el público objetivo incluía a Irán y sus apoderados, recordando a Hezbolá y a otros espectadores afines en el vecindario los peligros a los que se enfrentan.

En 2006, después de que Hezbolá capturara a dos soldados israelíes y matara a otros tres en una incursión transfronteriza, Israel respondió con ataques aéreos y una invasión terrestre que dañó gravemente a Líbano y que Hezbolá admitió posteriormente haber subestimado.

Mientras que el eventual alto el fuego dejó a muchos en Israel luchando por identificar una “victoria” para las Fuerzas de Defensa de Israel (IDF), la fuerza de la respuesta israelí en la Segunda Guerra del Líbano ha sido acreditada desde entonces para disuadir a Hezbolá durante quince años.

Es posible que Teherán, que proporcionó tanto a Hamás como a su revoltosa prima, la Yihad Islámica Palestina, la financiación y los conocimientos técnicos para construir sus cohetes, haya disfrutado viendo a Israel bajo el fuego de estas últimas semanas; el dron armado que supuestamente lanzaron las fuerzas iraníes en Siria (y que fue derribado por las FDI), al igual que los cuatro cohetes disparados desde el Líbano por grupos que presumiblemente recibieron el permiso tácito de Hezbolá, reflejaron el apoyo de Irán a Hamás desde las gradas.

Pero estos hechos estaban en consonancia con un eje iraní más apagado, y la importancia de Irán en la guerra tuvo en última instancia menos que ver con los cohetes de un bando y más con la respuesta militar del otro.

Fte. The National Interest