El futuro del dólar

El futuro del dólarA finales de marzo, los mercados financieros mundiales se estaban derrumbando en medio del caos de la pandemia de coronavirus. Los inversores internacionales buscaron inmediatamente refugio en el dólar estadounidense, como lo habían hecho durante la crisis financiera de 2008, y la Reserva Federal de Estados Unidos tuvo que poner enormes sumas de dólares a disposición de sus contrapartes mundiales. Setenta y cinco años después del final de la Segunda Guerra Mundial, la primacía del dólar no ha disminuido.

El dominio duradero del dólar es notable, sobre todo teniendo en cuenta el auge de los mercados emergentes y el declive relativo de la economía estadounidense, que pasó de casi el 40% del PIB mundial en 1960 a sólo el 25% en la actualidad. Pero la situación del dólar se pondrá a prueba por la capacidad de Washington para capear la tormenta COVID-19 y emerger con políticas económicas que permitan al país, con el tiempo, gestionar su deuda nacional y frenar su déficit fiscal estructural.

La magnitud del dólar es importante. El papel del dólar como principal moneda de reserva mundial hace posible que Estados Unidos pague tipos de interés más bajos por los activos en dólares de lo que lo harían de otra manera. Igual de importante es que permite al país tener mayores déficits comerciales, reduce el riesgo de los tipos de cambio y da mayor liquidez a los mercados financieros estadounidenses. Por último, favorece a los bancos estadounidenses por su mayor acceso a la financiación en dólares.

El hecho de que el dólar haya mantenido esta posición durante tanto tiempo es una anomalía histórica, especialmente en el contexto de una China en ascenso. El renminbi chino (RMB) es, con mucho, el que tiene más posibilidades de asumir un papel que rivalice con el del dólar. El tamaño de la economía china, las perspectivas de crecimiento futuro, la integración en la economía mundial y los esfuerzos acelerados por internacionalizar el RMB favorecen la ampliación del papel de la moneda china. Pero por sí mismas, estas condiciones son insuficientes. Y los éxitos tan cacareados de China en el ámbito de FINTECH (Finantial Technology), incluyendo su rápido despliegue de sistemas de pago móviles y el reciente proyecto piloto del Banco Popular de China para probar un RMB digital, no cambiarán eso. Una moneda digital respaldada por el banco central no altera la naturaleza fundamental del RMB.

Pekín todavía tiene grandes obstáculos que superar, antes de que el RMB pueda emerger realmente como una moneda de reserva mundial primaria. Entre otras medidas de transformación, debe avanzar más en el paso a una economía impulsada por el mercado, mejorar la gestión empresarial y desarrollar mercados financieros eficientes y bien regulados que se ganen el respeto de los inversores internacionales para que Beijing pueda eliminar los controles de capital y convertir el RMB en una moneda determinada por el mercado.

Washington debería tener los ojos bien abiertos sobre lo que está en juego en la competencia con China. Estados Unidos debería mantener su liderazgo en la innovación financiera y tecnológica, pero no hay necesidad de exagerar el impacto de una moneda de reserva digital china en el dólar estadounidense. Sobre todo, Estados Unidos debe preservar las condiciones que crearon la primacía del dólar en primer lugar: una economía vibrante basada en políticas macroeconómicas y fiscales sólidas; un sistema político transparente y abierto; y un liderazgo económico, político y de seguridad en el extranjero. En resumen, el mantenimiento de la condición del dólar no estará determinado por lo que ocurra en China. Más bien, dependerá casi enteramente de la capacidad de Estados Unidos para adaptar su economía posterior a la COVID-19 de modo que siga siendo un modelo de éxito.

La competencia china de FINTECH

Muchos de los que regresan de China comentan sin aliento la falta de dinero en efectivo que tiene el país. Desde comprar bocadillos en la tienda de la esquina hasta dar dinero a los mendigos, todo se realiza ahora a través de teléfonos inteligentes y códigos QR (códigos de barras de forma cuadrada escaneables). Las colas en los cajeros automáticos son un accesorio del pasado. Las empresas chinas son cada vez más competitivas en FINTECH, y los consumidores chinos son sus mayores usuarios.

Estos hechos regularmente llevan a los expertos a opinar que el dominio chino en FINTECH podría pronto poner en peligro el estatus global del dólar. Esto no es una preocupación seria, ni tampoco está claro que Estados Unidos se esté quedando atrás en asuntos de FINTECH. China no fue la pionera en esta tecnología, sino más bien un rápido adoptador y escalador de ella. Los gigantes tecnológicos chinos Alibaba y Tencent han liderado el camino en la creación de servicios que hacen que las transacciones digitales sean mucho más eficientes, al mismo tiempo que aprovechan un gran mercado de clientes no bancarizados, particularmente en las zonas rurales de China. La aceptación de sus servicios ha sido fenomenal. En 2018, por ejemplo, el volumen de transacciones de pago por móvil en China ascendió a 41,5 billones de dólares.

Este éxito fue posible en gran medida porque la infraestructura financiera existente en China era anticuada y su sistema bancario estatal ineficiente. Igual de importante es que las tarjetas de crédito nunca se impusieron en China, por lo que cuando los teléfonos inteligentes se volvieron baratos y se generalizaron, tenía mucho sentido pasar de una economía basada en el dinero en efectivo directamente a la banca móvil.

Es más, a pesar de lo “sin efectivo” en que se ha convertido China, a muchos estadounidenses también les costaría recordar la última vez que usaron dinero en efectivo para algo que no fuera una transacción menor. Pueden mover dinero de una cuenta bancaria a otra instantáneamente y sin problemas. Los servicios de pago móviles como Venmo y Apple Pay funcionan tan bien como Alipay y WeChat. Pero en general, los estadounidenses siguen prefiriendo las tarjetas de crédito, porque usarlas es tan cómodo como usar un teléfono y la infraestructura financiera existente es segura, robusta y confiable.

Las empresas tecnológicas chinas han acelerado la innovación para satisfacer la demanda de los consumidores y compensar la inadecuada infraestructura financiera del país. Además, han comenzado a desplegar estas tecnologías en los mercados en desarrollo, cuyas economías incipientes fomentaron la aceptación inmediata de los teléfonos inteligentes y ofrecieron así una enorme oportunidad para que las empresas chinas ganaran cuota de mercado.

Forma versus función

Aunque el banco central chino podría lanzar una moneda digital ya este año, los titulares exageran lo transformador que será en realidad. Aquellos que se preocupan de que este desarrollo pueda anunciar el fin de la primacía del dólar estadounidense, no entienden que, aunque la forma del dinero pueda estar cambiando, su naturaleza no lo ha hecho.

Un RMB digital seguiría siendo un RMB chino. Nadie está reinventando el dinero. El símbolo utilizado para las transacciones puede ser diferente, pero las perspectivas de China para el estatus de moneda de reserva dependen del mismo conjunto de factores que se aplican al emisor de esa moneda. Y aunque el gobierno chino ha promovido el uso del RMB para liquidar transacciones comerciales, como parte de un esfuerzo para internacionalizar su moneda, el petróleo y otros productos básicos importantes siguen cotizándose en dólares estadounidenses.

El privilegio conferido al dólar estadounidense como moneda de reserva mundial no estaba apenas predeterminado. La preeminencia del dólar se produjo gracias a una combinación de acontecimientos históricos, las condiciones geopolíticas después de la Segunda Guerra Mundial, las políticas de la Reserva Federal de EE.UU., y el gran tamaño y el dinamismo de su economía. Hoy en día, el “monopolio natural” del dólar estadounidense puede parecer un elemento fijo del sistema internacional, pero durante la primera mitad del siglo XX, el dólar y la libra esterlina británica se enfrentaron esencialmente como monedas de reserva.

Con el tiempo, es probable que el sistema monetario internacional vuelva a dar un peso relativamente igual a dos o más monedas de reserva mundiales. El RMB es un gran competidor, ya que es una moneda de reserva junto con el yen, el euro y la libra. Y a falta de una gran catástrofe, la economía china está en camino de convertirse en la más grande del mundo en un futuro previsible. También será la primera gran economía en recuperarse de la crisis de COVID-19.

Aun así, que el RMB pueda unirse al dólar americano como moneda de reserva primaria no es una conclusión previsible. Para lograr esa condición, China tendría que reformar su economía y desarrollar sus mercados de capital de manera difícil y con complejas consideraciones políticas internas. Las recientes ambiciones chinas que requerían transformaciones similares, como el establecimiento de Shanghai como un centro financiero mundial de pleno derecho para el año 2020, se han aplazado hasta ahora: un centro financiero sencillamente no es viable cuando existen controles de capital y la moneda no está determinada por el mercado. Lo mismo ocurre con las perspectivas del RMB como moneda de reserva importante.

Aunque es poco probable que una moneda digital respaldada por Beijing por sí misma socave la supremacía del dólar, sin duda podría facilitar los esfuerzos de China por internacionalizar el RMB. En países con monedas inestables, como Venezuela, un RMB digital es una alternativa atractiva a la moneda local. Empresas chinas como Tencent, que ya tienen una presencia considerable en los países en desarrollo de África y América Latina, podrían ampliar su presencia allí, lo que llevaría a que el futuro RMB digital ganara cuota de mercado. Esto podría ayudar a mejorar la situación mundial del RMB y formar parte de una estrategia más amplia para proyectar la influencia económica y política china en el extranjero.

Fomento de la innovación en EE.UU.

Por el momento, Estados Unidos debería preocuparse menos por el fin de la supremacía del dólar como moneda de reserva mundial y más por la capacidad de su sector privado para desplegar nuevas tecnologías financieras. La moneda digital no es sólo una idea china, ni tampoco es sólo competencia de los bancos centrales: la innovación financiera en las monedas digitales y los pagos móviles también se está produciendo en el sector privado de Estados Unidos.

Al mismo tiempo, estas nuevas tecnologías contienen riesgos inherentes. Sin la garantía de una sólida privacidad de los datos, la adopción amplia de estas tecnologías resultará difícil. Además, estas nuevas tecnologías podrían facilitar el blanqueo de dinero y otras actividades financieras ilícitas, todos ellos motivos legítimos de preocupación.

Silicon Valley y Wall Street han estado durante mucho tiempo a la cabeza en la creación de innovaciones financieras, nuevas plataformas digitales para las transacciones y nuevas formas de dinero. Si los frutos de esas innovaciones se materializan, las empresas estadounidenses podrían crear la mejor moneda digital del mundo, la más segura y protegida, con sólidos controles contra las finanzas ilícitas. Las ganancias resultantes en eficiencia y reducción de los costos de transacción producirían beneficios tangibles para los consumidores.

Por consiguiente, los encargados de la formulación de políticas deben lograr un cuidadoso equilibrio entre la mitigación de los riesgos de estas nuevas tecnologías y el apoyo a la capacidad de innovación de las empresas privadas de Estados Unidos. El peligro es que unos reguladores estadounidenses demasiado entusiastas pudieran levantar la barrera de entrada, para que las empresas estadounidenses presten servicios a quienes prefieren las finanzas digitales a la banca convencional en Estados Unidos y a los consumidores no bancarizados de todo el mundo: unos 2.000 millones de personas, según el Banco Mundial, la mayoría de las cuales residen en países en desarrollo con mercados financieros más débiles y divisas volátiles.

La preeminencia del dólar americano comienza en casa

Para estar seguros, Estados Unidos debe tomar en serio a China como un formidable competidor económico. Pero cuando se trata de la primacía del dólar, el principal riesgo no proviene de Pekín sino del propio Washington. Estados Unidos debe mantener una economía que inspire credibilidad y confianza global. Si no lo hace, con el tiempo, pondrá en peligro la posición del dólar.

El estatus del dólar es un indicador de la solidez del sistema político y económico americano. Para salvaguardar la posición del dólar, la economía de EE.UU. debe seguir siendo un modelo de éxito y de emulación. Eso, a su vez, requiere un sistema político capaz de implementar políticas que permitan a más americanos prosperar y alcanzar la prosperidad económica. También requiere un sistema político capaz de mantener la salud fiscal del país. La historia no conoce ningún país que haya permanecido en la cima sin prudencia fiscal a largo plazo. El sistema político de Estados Unidos debe responder a los desafíos económicos de hoy.

Las opciones de política económica de Estados Unidos en el extranjero también son muy importantes porque afectan a su credibilidad y, en gran medida, determinan su capacidad para configurar los resultados mundiales. Para mantener ese liderazgo, Estados Unidos debería abogar por una iniciativa para ajustar y actualizar las reglas y normas mundiales que rigen el comercio, la inversión y la competencia en materia de tecnología a fin de que reflejen las realidades del siglo XXI.

Washington también debería ser consciente de que las sanciones unilaterales, que son posibles gracias a la primacía del dólar, no son gratuitas. Armar el dólar de esta manera puede dar energía tanto a los aliados como a los enemigos de Estados Unidos para que desarrollen monedas de reserva alternativas, e incluso para que unan sus fuerzas para hacerlo. Es precisamente por eso que la Unión Europea ha estado presionando para promover aún más el euro en las transacciones internacionales.

Del mismo modo, el que el RMB se una al dólar como moneda de reserva principal estará determinado enteramente por la forma en que China remodele su propia economía. Pero si Pekín lleva a cabo con éxito las reformas necesarias, creará una economía más atractiva para la exportación de bienes y servicios de EE.UU. y establecerá una mayor igualdad de condiciones para las empresas estadounidenses que operan en China, cambios que beneficiarán a Estados Unidos.

El valor de una moneda nacional para sus titulares es, en última instancia, un reflejo de los fundamentos económicos y políticos del país. La forma en que Estados Unidos surja en los años posteriores a la crisis de COVID-19 será una prueba importante. Ante todo, el país debe fomentar políticas macroeconómicas que lo coloquen en una trayectoria sostenible para gestionar la deuda nacional y la trayectoria del déficit fiscal estructural, y no debe desaprovechar los fundamentos que han sustentado su poderío económico, todos ellos basados en un espíritu de innovación y de gobierno eficaz. Si Washington se adhiere a este curso, hay muchas razones para tener confianza en el dólar.

Fte. Foreing Affairs (Henry M. Paulson Jr.)

Henry M. Paulson Jr., es el presidente del Instituto Paulson. De 2006 a 2009, fue Secretario del Tesoro de Estados Unidos.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo no será publicada.