El ambicioso programa «AI Next» de DARPA

A medida que las agencias federales intensifican sus esfuerzos para promover la inteligencia artificial en el marco de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial de la Casa Blanca, el centro de investigación del Pentágono ya está trabajando para llevar la tecnología a nuevos límites.

El año pasado, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa puso en marcha la campaña AI Next, un esfuerzo de 2.000 millones de dólares para crear herramientas de inteligencia artificial capaces de comunicación de tipo humano y razonamiento lógico que superan con creces las capacidades de la tecnología más avanzada de la actualidad. En el portfolio de la Agencia se incluyen los esfuerzos para automatizar el proceso científico, crear computadoras con sentido común, estudiar las implicaciones tecnológicas del cerebro de los insectos y vincular los sistemas militares con el cuerpo humano.

A través del programa de Exploración de la IA, la Agencia también está suministrando partidas de fondos para una miríada de esfuerzos de alto riesgo y rentabilidad para desarrollar nuevas aplicaciones de IA.

La publicación hermana de Defense One, Nextgov, se reunió con Valerie Browning, directora de la Oficina de Ciencias de la Defensa de DARPA, para discutir los esfuerzos de investigación de la IA del gobierno, las deficiencias de la tecnología actual y la creciente tensión entre la industria tecnológica y el Pentágono.

Esta conversación ha sido editada por cuestiones de longitud y claridad.

Nextgov: ¿Cuál es el objetivo final de AI Next?

Browning: La gran visión de la campaña de AI Next es tomar máquinas y hacer que dejen de ser herramientas -quizás herramientas muy valiosas- para convertirse en socios de confianza y colaboración. Hay una cierta capacidad y conocimiento del mundo que esperamos que posea un socio de confianza. Hay una cierta habilidad para reconocer nuevas situaciones, comportarse apropiadamente en nuevas situaciones y reconocer cuando tal vez no tienes suficiente experiencia o entrenamiento para funcionar de una manera predecible o apropiada para nuevas situaciones. Esas son las cosas en general que realmente buscamos. La Inteligencia Artificial habilitada para el aprendizaje automático realiza ciertas tareas como la clasificación de imágenes, el reconocimiento de voz, el procesamiento del lenguaje natural y el reconocimiento de patrones estadísticos, pero también sabemos que la Inteligencia Artificial puede fallar de manera espectacular de manera inesperada. No siempre podemos predecir con precisión cómo van a fallar.

Nextgov: ¿Cuáles son las brechas más grandes entre la IA de hoy y la IA que DARPA está tratando de construir?

Browning: El hecho de que la IA puede fallar de formas que los humanos no lo harían. En la clasificación de imágenes, por ejemplo, una máquina verá la imagen de un panda y la reconocerá como tal, pero si se hacen algunos cambios menores en los píxeles, que el ojo humano ni siquiera notaría, resultará clasificada como un gibón o algo así. Necesitamos ser capaces de construir sistemas de IA que tengan ese tipo de sentido común conectado. Necesitamos sistemas de IA que tengan cierta capacidad de introspección, así que cuando se les dé una tarea, puedan comunicar a su pareja `basándose en mi formación y en mi experiencia, deben confiar en mí para que pueda hacer esto’ o `no me he encontrado con esta situación antes y no puedo…. desempeñarme de la manera que a usted le gustaría que lo hiciera». ¿Cómo podemos entrenar mejor más rápido sin el laborioso trabajo manual de tener que etiquetar conjuntos de datos realmente grandes? ¿No sería bueno que no tuviéramos que crear los datos de entrenamiento del universo entero para ponerlos en los sistemas de IA?

Nextgov: Si nos fijamos en el programa de AI Exploration, ¿cuáles son los beneficios de hacer ese tipo de financiación rápida y a corto plazo?

Browning: Tenemos recursos limitados, y a veces encontramos que, en un área que creemos que puede estar madura para la inversión, todavía hay algunas preguntas clave que deben ser respondidas. Realmente no queremos escalar a un programa muy grande, pero queremos obtener algunas respuestas muy rápidamente. El mero hecho de intentar atraer a un nuevo actor a través del tipo de ciclo de adquisición convencional puede ser muy largo y tedioso. Para este programa, el tiempo que transcurre desde que se publica un anuncio sobre un tema hasta que se consigue que la gente trabaje es de 90 días o menos, y eso no tiene precedentes en las contrataciones gubernamentales. AI Exploration nos permite ir tras algunos de los espacios de mayor riesgo e incertidumbre rápidamente para averiguar si están en el camino crítico para alcanzar nuestra visión final.

Nextgov: ¿Hay algún camino en este momento que parezca más prometedor que otros?

Browning: La física de la IA, que fue una de las primeras en empezar. Creo que pronto sabremos si hay aplicaciones realmente claras. Yo diría que, en meses, no en años.

Nextgov: ¿Qué opina de la Estrategia Nacional de Inteligencia Artificial de la Casa Blanca? Una de las grandes críticas es que el plan no proporciona mucha orientación o financiación específica.

Browning: Creo que se está dando prioridad a las cosas correctas. Innovación: tenemos que invertir, tenemos que ser líderes mundiales. Existen retos claros para asegurarnos de que contamos con la mano de obra y el capital humano para asegurarnos de que estamos aplicando los enfoques STEM adecuados y de que estamos protegiendo esa ventaja tecnológica sin ahogar la innovación. Esas son las cosas que creo que son importantes y las vi todas ahí dentro. Exige que todas las agencias, a medida que desarrollan sus presupuestos, hagan de esto una prioridad, pero no creo que sepamos cuál es ese precio. Así que cualquier intento de decir que porcentaje de su presupuesto o que límite de lo que debería ir a AI, no creo que lo sepamos. Es más inteligente hacer las preguntas correctas y poner los recursos adecuados para hacer esas preguntas.

Nextgov: ¿Cree usted que el Gobierno está poniendo suficientes recursos en estos esfuerzos en comparación con lo que están invirtiendo competidores globales como China?

Browning: Es una comparación difícil de hacer. El dinero se puede gastar bien y se puede malgastar. Desde la perspectiva de la DARPA, creo que el compromiso de 2.000 millones de dólares para los próximos cinco años es apropiado. El nivel de financiación que se ha asignado para ello nos permite poner en marcha programas a un ritmo adecuado para que la comunidad responda. DARPA ha sido muy transparente en cuanto a nuestros objetivos para la próxima la campaña AI Next, no sé cómo se compara con lo que está haciendo China.

Nextgov: Un tema que ha surgido mucho recientemente es esta tensión percibida entre el Pentágono y las compañías de tecnología como Microsoft y Google. ¿Qué papel debería desempeñar la industria tecnológica en los esfuerzos de desarrollo de la IA del gobierno?

Browning: Creo que DARPA puede atribuirse el mérito de ayudar a fomentar un ecosistema de contratistas muy dinámico. Podemos respetar las posiciones de las compañías más grandes sobre si quieren o no trabajar con el Departamento de Defensa. Su papel en todo esto, no queremos subestimarlo en absoluto, pero… podemos seguir innovando con la comunidad a la que nos hemos comprometido. A medida que hemos ido implementando estos nuevos programas, no han faltado buenas ideas.

Fte. Defense One 

Acerca de Redacción El Radar 2483 Articles
Equipo de Redacción