El Ejército de EEUU busca un nuevo fusil de 7,62 mm.

El Ejército de EEUU acaba de publicar una petición de información por un nuevo Interim Service Combat Rifle (ICSR) de 7,62 mm, para dotar a las unidades de infantería con un arma lo suficientemente potente que pueda penetrar los chalecos de protección balística.

“El Ejército ha identificado una brecha potencial en la capacidad de penetración del blindaje corporal con las municiones en servicio. Para hacer frente a esta necesidad operativa, necesita fusil provisional (ICSR) que sea capaz de hacer frente a las amenazas emergentes” según una solicitud publicada el 4 de agosto publicada en FedBizOpps.gov.

El Ejército planea adjudicar inicialmente hasta ocho contratos y siete tipos de armas a cada fabricante para pruebas y evaluación. Una vez concluida la revisión, el Ejército podría adquirir hasta 50.000 armas, afirma la solicitud.

Esta iniciativa se produce dos meses después de que el Jefe del Estado Mayor del Ejército, Mark Milley, revelara al Congreso que la munición M55A1 Performance Round que dispara la Carbine Enhanced M 4 no podría penetrar las placas balísticas modernas enemigas similares a las americanas Enhanced Small Arms Protective Insert,(ESAPI), por lo que posteriormente se elaboraron los requisitos para un nuevo fusil de 7,62mm.

El fusil de 7.62mm en los pelotones de infantería no es nuevo. Desde 2009, el tirador selecto del pelotón está dotado del Enhanced Battle Rifle (EBR 14), un M14 modernizado equipado con una culata de aluminio ajustable de Sage International con pistolete de agarre, visor Leupold 3,5×10 y bípode Harris. Su adopción la motivó la necesidad de combatir a los talibanes en Afganistán a grandes distancias.

Según la solicitud de información, el Interim Combat Service Rifle debería tener cañones de 16 o 20 pulgadas, una culata plegable, rail extendido hacia adelante y pesar menos de 12 libras descargado y sin óptica.

Todas las armas deben incluir elementos tales como silenciador, útiles de limpieza, herramientas especializadas y cargadores para transportar 210 disparos.

Las pruebas de evaluación consistirá en pruebas de fuego real, durante el que se  evaluará lo siguiente:

  • Dispersión (a 300m)
  • Compatibilidad con la Family of Weapon Sights – Individual y laser
  • Longitud del arma (plegada) / Peso (vacío / sin complementos) / Velocidad de tiro (300m y 600m)
  • Prueba de función semi-automática y totalmente automática (ráfagas y ametrallador)
  • Ruido (al oído del tirador) / Apagallamas
  • Controles ambidiestro (en oscuridad o condiciones adversas) / Interfaz con el rail
  • Cargadores de 20-30 cartuchos
  • Visores plegables
  • Las áreas a ser evaluadas podrían incluir, pero no estar limitadas a: control y retroceso, disparador, facilidad y velocidad de cambio de cargador,  interfaz con el visor (por ejemplo, capacidad de adquirir y mantener la imagen en el visor) y seguridad.

Milley dijo a los legisladores a finales de mayo que el Ejército no cree que cada soldado necesita un rifle de 7.62mm. Estas armas estarían reservadas para las unidades de infantería de más rápido despliegue del ejército.

Fte.: Military.com