EE.UU. impulsa la prohibición de los misiles antisatélite (ASAT) en la reunión del grupo de normas de la ONU

Hasta ahora, sólo Canadá y Nueva Zelanda se han unido a EE.UU. en el compromiso de no probar misiles ASAT destructivos, pero se espera que otros países se unan.

Cuando el grupo de trabajo de las Naciones Unidas que intenta elaborar normas internacionales para gobernar las actividades militares en el espacio se reúna de nuevo el 12 de septiembre, se pondrá sobre la mesa una resolución formal ofrecida por EE.UU. para prohibir las pruebas de misiles antisatélites destructivos, según ha sabido Breaking Defense.

La medida estadounidense, es un esfuerzo por convencer a otros países de que sigan los pasos de Washington. En abril, Harris anunció el compromiso de EE.UU. de abstenerse del uso de ASAT de ascenso directo de energía cinética con base en tierra para destruir satélites, antes de la primera reunión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta de la ONU sobre la Reducción de las Amenazas Espaciales (OEWG).

La resolución fue anunciada a finales de agosto por Eric Desautels, subsecretario en funciones de control de armas, verificación y cumplimiento del Departamento de Estado, durante un seminario web patrocinado por el Instituto de Política Espacial de la Universidad George Washington y The Aerospace Corporation.

«Una cosa es anunciar un compromiso unilateral, pero además se necesita mucho trabajo para desarrollar esa comprensión compartida del compromiso, conseguir una amplia aceptación internacional del mismo y tenerlo como norma de comportamiento responsable», dijo. «Y creo que tenemos un plan».

Un posible enfoque, explicó, sería presentar una «resolución no vinculante» en la Primera Comisión de la Asamblea General de la ONU, que se ocupa de los asuntos de paz y seguridad. Las comisiones de la Asamblea General comienzan sus reuniones anuales en septiembre y el pleno se reúne en diciembre.

«Podríamos presentar una resolución que pidiera a todos los países que no realizaran esas pruebas de misiles de ascenso directo», explicó Desautels. «La resolución permitiría a los países dejar constancia de su apoyo, creando ese acuerdo compartido entre la mayoría de los Estados miembros de la ONU, al tiempo que aumentaría la presión política sobre los países que tienen planes para futuras pruebas ASAT».

Desautels señaló además que la Asamblea General de la ONU no requiere un consenso para aprobarla, sino sólo una mayoría de votos.

Hasta ahora, sólo Canadá y Nueva Zelanda han hecho oficialmente el mismo compromiso unilateral. Sin embargo, fuentes implicadas en la iniciativa de la ONU afirman que se espera que varios otros países se sumen a ella.

La Unión Europea, aunque no llega a adherirse formalmente al concepto de EE.UU., lo que no es una sorpresa, dado que los 27 miembros tendrían que estar de acuerdo, acogió con satisfacción el esfuerzo de EE.UU. en una declaración presentada ante la ONU antes de la reunión del GTCA.

«La UE y sus Estados miembros consideran que estas pruebas son irresponsables. Estas actividades son peligrosas y altamente desestabilizadoras; pueden conducir a un deterioro de la confianza entre los actores espaciales, aumentar la percepción de las amenazas y podrían desencadenar una escalada de violencia y potencialmente podrían tener consecuencias catastróficas», explicaba el documento.

«En este contexto, la UE y sus Estados miembros acogen con satisfacción el compromiso contraído por Estados Unidos, al que se han sumado Canadá y Nueva Zelanda, de no llevar a cabo pruebas destructivas de misiles antisatélite de ascensión directa», añadía el documento.

Además, en la presentación del 6 de septiembre ante la ONU [PDF], Alemania y Filipinas también calificaron de «comportamiento irresponsable el ensayo destructivo o el uso real de misiles antisatélite de ascenso directo».

Daniel Porras, director de asociaciones estratégicas y comunicaciones de la Fundación Mundo Seguro, elogió la iniciativa estadounidense.

«EE.UU. está predicando con el ejemplo, pidiendo a los estados que se contengan de una manera que ya ha hecho ella.», dijo. «Este primer paso tiene mucho sentido para mejorar la seguridad en el espacio. Esperemos que el resto del mundo lo vea así».

Debates o disputas

Aunque fuentes implicadas en la reunión de la ONU afirmaron que gran parte del debate será educativo, con paneles que abordarán diferentes tipos de amenazas en el espacio -tierra-espacio, espacio-espacio y espacio-Tierra-, existe gran preocupación de que las cosas puedan derivar en un ejercicio de acusación entre Estados Unidos y sus rivales Rusia y China.

El reto para el presidente del GTCA, el chileno Hellmut Lagos Koller, será evitar estas disputas, dijo Porras. La clave, añadió, será mantener la reunión, -y especialmente a las naciones con menos peso en el juego espacial, centrada en el hecho de que el comportamiento irresponsable y amenazante en el espacio afecta realmente a todas las naciones.

Los diplomáticos están especialmente atentos a Moscú por si se produjera algún problema en la reanudación de las conversaciones, ya que Rusia se opuso a la creación del GTCA y ha tratado de limitar su trabajo con argumentos de procedimiento.

De hecho, en un «documento de trabajo» del 8 de septiembre, la delegación rusa en la Conferencia de Desarme afirma que los debates del GTCA deben limitarse estrictamente a las «amenazas militares» que conducen al borde de las hostilidades, y no a los problemas derivados de los «usos pacíficos» del espacio.

Así, el documento argumenta que las discusiones sobre muchas cuestiones consideradas críticas por EE.UU. y muchas naciones occidentales, como los desechos, las operaciones de aproximación y proximidad alrededor de los satélites de otros países y la congestión orbital, deberían quedar relegadas a la Comisión sobre los Usos Pacíficos del Espacio Exterior en Viena, en lugar de al GTCA.

«La Federación Rusa considera que la intención de colocar armas en el espacio exterior es el principal peligro militar externo, y la interrupción del funcionamiento de los sistemas de vigilancia del espacio exterior es la amenaza militar», subraya el documento.

Fte. Breaking Defense